Año Nuevo ¿Un Nuevo Ciclo?

Año Nuevo ¿Un Nuevo Ciclo?

Al final, valga la perogrullada, el año llegó a su fin y nos deja a cada quien diferentes recuerdos, experiencias, audacias, ilusiones, decepciones y una inacabable cantidad de situaciones que aportan a cada persona una especie de estado de cuenta en el que vale la pena apoyarse por si se ofrece revivir o en el peor de los casos reavivar los sueños, los intentos, las ganas de ser algo más que una miserable manifestación de la masiva expresión de la despersonalización y la presencia de la desesperanza.

En este foro de expresión se cree que lo que puede rescatarse es lo mejor que le haya pasado a cada persona en cualquier terreno, explotar la facultad de búsqueda de la felicidad aunque no se tenga permiso, como escribió Benedetti. Una vez ejercida esta libertad dar gracias al Gran Espíritu o a quien mejor acomode ver como fuerza suprema, sobre todo porque ya se corrió la suerte de cargar a los peregrinos y estar listos para emprender las aventuras de 2019.

Una vez rescatado lo mejor del año que hoy fenece, se podrán sentar bases para mejores proyectos en el año que arriba, deseamos que felizmente a toda la gente en nuestro estado y en el país. Incluso, los tiempos políticos que hoy se viven son el ideal para que todo emprendedor bien intencionado sea apoyado por el gobierno entrante. Las perspectivas no pueden ser mejores: con el país hecho trizas, cualquier buen intento tiene mejores expectativas que el camino al infierno. Además, para algunas personas, como el que escribe, si todavía se ofrece cambiar el mundo, qué mejor momento.

Al Año Nuevo, como cambio de híper ciclo, hay que aplicarle cuidado especial, y deben sentarse bases para buscar una identidad como nación, preguntarse los objetivos concretos a lograr de acuerdo al proyecto de nación que lleve implícito el acuerdo colectivo y democrático. El primero de ellos, obviamente, es el de impedir la balcanización de las ideas. La libertad de expresión no es sinónimo de intolerancia, descalificación, imposición; es ligeramente al revés.

Es el momento de llegar a procesos de acercamiento a través de prácticas comunes de beneficio colectivo. Los proyectos basados en la cooperación que antes eran la escencia de la vida cotidiana en las diversas partes del país y así nos muestra la realidad la peor de sus caras. El esquema familiar está a punto de fracturarse definitivamente y no se cuentan con proyectos que permitan a la sociedad encontrar formas de convivencia afectiva generalizada. Las instituciones dedicadas a la educación, ciencia, tecnología, arte y cultura han sobrevivido no tanto gracias al sistema político anterior, sino a pesar del mismo. Es patético y patológico observar a quienes se dedican a esto, dar maromas de todo tipo para salir el año funcional y administrativamente. Es vergonzoso el presupuesto que se le ha destinado, cada vez más reducido desde hace al menos, cuarenta años.

Primero, el Proyecto Educativo del País debe ser el prioritario. Y es urgente encontrar a quienes mejores resultados puedan aportar. Para sustituir a los que hasta hoy han ejercido el poder y solo han creado desvergüenzas y desventuras hay que buscar donde se encuentren a los verdaderos adalides de la enseñanza.

A pesar de las innumerables fuentes de información con que hoy día se invaden las redes de información, las personas están cada vez menos informadas y los temas de interés colectivo se han sustituido por otro embutido de comunicación de nombres raros que impiden a la gente pensar un poquito antes  de emitir una opinión y tomarse el tiempo de escuchar a un interlocutor. Y el manejo del lenguaje, mejor se lo dejamos a los eruditos; pero si usted tuvo la suerte de vivir cuando esta facultad era importante, comprenderá estos lamentos. Lo que permite afirmar que esta carencia importante del manejo del idioma conduce a la ignorancia colectiva, una especie de analfabetismo funcional, que conduce irremediablemente a la balcanización de las ideas. Es tiempo de que las torres de babel colapsen, que los muros desaparezcan y que se utilicen los sentidos para lo que sirven.

Y si a esta situación con el idioma castellano se le agregan los que se derivan de las lenguas originarias, la dificultad es mayor.

Lo malo de esta visión es que significa que, de alguna manera u otra hay que ponerse a trabajar. Cambiar habilidades por papelitos. Sin dejarle de prestar atención a los títulos de la monarquía académica, es tiempo de prestarle atención a los que saben ponerle semilla a la maraca pa que suene. Hasta donde se percibe, el manejo del conocimiento no conoce de clases. Y cuando así ocurre, es que algo anda muy mal. Y en los procesos educativos lo que cuenta es eso, la educación y esta, es el recurso más importante con que cuenta cualquier sociedad.

Es a través de ella como se puede salvar el ambiente, reconstruir el esquema familiar y su vínculo comunitario y sobre todo, reorientar a las instituciones en el cumplimiento de sus cometidos. Y cuando se logre afianzar un proyecto de nación basado en las disciplinas mencionadas antes, entonces todas las otras áreas de desarrollo se resolverán más fácilmente y el futuro, cuando llegue, será promisorio.

Feliz año nuevo. ν

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70