La organización crítica de los afectados: el mejor contrapeso al poder

La organización crítica de los afectados: el mejor contrapeso al poder

La educación superior es un tema sensible e histórico para la izquierda mexicana. Un alto porcentaje de los cuadros y movimientos de la izquierda tiene su origen en las universidades. Y claro está: la propia universidad se convierte en un objeto de preocupación de esta orientación social. La idea de universalizar los estudios superiores, sobre todo el acceso de las capas pobres, es una histórica demanda de los ideales igualitarios. Y esto es así, porque la universalidad de la educación en todos sus niveles tiene dos efectos que añoran las izquierdas: (1) la ilustración como senda de la liberación de las conciencias del pueblo, y (2) la movilidad social que producen los estudios superiores, con su consecuente efecto en el fortalecimiento del proyecto de una sociedad igualitaria, que por ello se convierte en la piedra angular de los movimientos progresistas. Por estas razones había una enfática expectativa en este cambio de gobierno alrededor de fortalecer a las universidades públicas, sobre todo las que se encontraban en crisis financiera. Y cuando se publica el proyecto de Presupuesto de Egresos del año entrante, se oye un grito en el cielo.

La protesta de los universitarios, con voces autorizadas y alta autoridad moral se hizo oír. Desplegados, marchas, tuiteros, reuniones con los funcionarios, paros, tomas de calles y otras acciones llamaron la atención de la prensa nacional. Se convirtió en tema central. Y en sorpresa que se convirtió en asombro. Y hace unas horas recibimos la noticia que la Presidencia recula y llama “error” lo presentado en el proyecto de presupuesto. Por lo tanto, queda claro que sí hay contrapesos al poder del Estado, y es la propia organización de los ciudadanos afectados. Si los ciudadanos se organizan y luchan, se convierten en contrapeso del poder que les afecta. Si se atemorizan y renuncian a la protesta, inhiben sus propios derechos. Como el caso de las voces del Spauaz que pedían omitir toda crítica al Presidente y al Gobierno Federal en general. Antiguos radicales de izquierda, ahora escandalizados por la crítica al gobierno por su decisión presupuestal, parecidos a los más conservadores Testigos de Jehová que predican la obediencia ciega a los gobiernos. El mundo da muchas vueltas. La rectificación de AMLO muestra el valor de la crítica y libre protesta.

En una cosa tenía razón Andrés Manuel: en la crítica a la burocracia dorada dentro de ciertas universidades, como el caso del rector de la U de G que recibe 192 mil pesos mensuales, o el director del IPN, o el rector de la UNAM y de la UAM, de 177 y 129 mil pesos respectivamente. Sin embargo, para eliminar a las burocracias doradas no se necesita disminuir los presupuestos universitarios, basta con una afirmar esa condición al momento de otorgar el subsidio federal. Eliminar los privilegios está muy bien, pero no confundirlo con debilitar las capacidades de las masas docentes, investigadores y extensionistas.

Aplaudimos la rectificación: eso habla bien del Presidente. Sin embargo, creemos que sí se necesita el aumento de presupuesto de algunas universidades estatales, como es el caso de la UAZ. El caso aun no está cerrado: falta ver a los campesinos y feministas también afectadas en el actual presupuesto.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70