¿Hacia la Cuarta T?

¿Hacia la Cuarta T?

La no infinitud, sino algo cercano a ella, es lo que permite hacer un alto en el camino de la información, de la reflexión y de la imaginación, no para desentrañar ninguna esencia, ni para mostrar un garbanzo de a libra intelectual en estas cuantas líneas que se escriben más bien por gusto que por cualesquier otra cosa, habiendo tantas otras relevantes y hasta honorables asuntos en que ocuparse y nada, de nuevo, como si la gravedad intelectual que pulula en La Jornada, Zacatecas y en la nacional, por supuesto, fuera inevitable de evadir porque ya es un elemento del imaginario al cual no se puede ignorar sino alentar para efecto de poder decir: la vida va, aunque todavía no se derrote al neolibe4ralismo, ni hayamos encontrado la fase “ulterior” del capitalismo. Uno no tan fantasmal ni tan esperpéntico ni cruel como el de Trump, quien es empeña en ufanarse por vivir lo que él quisiera fuera el fin del capitalismo, imperialismo norteamericano, roto desde dentro, por negarse a cambiar y ya no seguir “apolillándose” en la Casa Blanca, ¿durante la última fase del imperialismo yanqui?
Como sea, lo que importa es hacer algo para desquitar el sueldo presidencial, aunque el ricachón Trump, ni lo necesita, sino cambiar de humor para que no fastidie tanto a los migrantes, documentados o no, ¿por qué no procura o se dedica a promover más fuentes de trabajo para que la explotación normal de los trabajadores, braceros o no y beneficie a ambos, sin violencia y así, en paz y trabajando, todos ganan, desde el capital hasta Trump, además de las familias que quedan en México, Centroamérica o Brasil, etc.

Si eso es allá, acá en México, no cantamos tan mal las rancheras, con el aún reciente arribo al Poder Ejecutivo de Andrés Manuel López Obrador, hoy Presidente, pues estamos todavía como en los capotazos de tanteo y ni tanto, pero sí empeñados en descifrar el asunto de la Cuarta Transformación y deshilvanar y volver tejer la trama del Ejecutivo actual, para ver, qué tanto podemos concurrir a ayudar a cambiar a México para que se generen espirales virtuosas con una cada vez mayor complejidad económica, educativa, cultural, etc. Las que a su vez activen y cambien a todos en alguna medida y de alguna forma.

Sus planes, unos a la vista otros, no tanto, son tan diversos como múltiples y diversos son nuestros problemas como país, estados, regiones, etc. Y urge salir del abandono y del olvido en que muchas regiones están para que, se aterrice o no la llamada cuarta transformación, lo importante para los mexicanos es que se promueva el trabajo, se fortalezca y difunda más la educación y la cultura para que el mexicano promedio cuente con recursos intelectuales suficientes para abrirse paso en su trayecto de vida, sea hombre o mujer, y para ello cuente con la infraestructura escolar a su disposición y a su servicio para formarse y poder desplegar ¿sus sueños? ¿La satisfacción de sus necesidades? ¿Y cuáles? A las vitales se les supone cada vez más satisfechas, en algún grado que sin ser absoluto, muestra que disminuye el hambre, la ignorancia, etc. y eso quiere decir que el sistema educativo y social funcionan porque los gobierno también lo hacen y procuran atender a los mexicanos para llevarlos cada vez más a estadios nuevos o más altos de y complejos para asegurar el bienestar, el saber, la seguridad y el trabajo, necesario todo ello y más para que todos los mexicanos puedan desplegar sus vidas, con seguridad y cada vez más se sientan y vean involucrados con procesos culturales que faciliten a su intelectualidad opciones novedosas y mejores en calidad de vida. Cierto, poner en marcha todo ello requiere presupuesto, de sensibilidad y de intelectualidad. Ni idea tengo de la Cuarta Transformación, pero como trasfondo y programa político – cultural, suena bien. ¿O, no AMLO? ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70