El campo zacatecano y la promesa de cambio de paradigma de producción

El campo zacatecano y la promesa de cambio de paradigma de producción

El campo en Zacatecas está deprimido con algunos islotes exitosos. Hay algunos productores que generan altas ganancias, tienen productividad óptima y exportan; es el caso de empresas de producción bajo lógicas capitalistas (que emplean trabajo asalariado) en Ajo, Chile rojo y algunas hortalizas. Producción protegida, con alta tecnología, asesoría especializada y apoyos financieros importantes. El valor de sus cosechas es alta, pero el número de propietarios se cuentan con las manos. La mayoría de los productores son pobres, tienen menos de 20 hectáreas y usan poco terreno en riego. En Zacateas ha entrado con cierta fuerza la agricultura por contrato, como el caso de la semilla de girasol para extracción de aceite; pero el cultivo permanente sigue siendo el frijol.

Zacatecas es el principal productor de frijol del país. En México se consumen aproximadamente un millón 160 mil toneladas al año, y Zacatecas ha llegado a producir 460 mil toneladas de esa demanda. Lo que nos da una idea de la importancia que tiene el frijol zacatecano en el marcado nacional. Pero en los últimos años la cosa no va bien. Los suelos se han afectado: por degradación generada por el propio monocultivo y por motivos del cambio climático su productividad ha disminuido sensiblemente. Un suelo en óptimas condiciones y de riego, puede llegar a producir hasta 4 toneladas por hectárea. Pero ahora mismo, en el estado las mejores producciones llegan a penas a las 2 toneladas, pero tenemos hectáreas que arrojan 300 kilos. La muestra es la producción total este año, que se estableció en 250 mil toneladas, a la mitad de aquellas cosechas históricas.

Pero el problema no sólo es la productividad, sino el coco de toda la actividad económica agropecuaria: la comercialización. Los coyotes toman el kilo de frijol hasta en 8 pesos, con lo que no se recupera ni la inversión, tomando en cuenta que el diesel y los fertilizantes químicos están prohibitivos. Los campesinos tienen la esperanza que se cumpla la promesa de generar precios de garantía, y el en caso específico del frijol fuera a 14.5 al productor. Sabiendo que en menudeo lo podemos encontrar entre 20 y 23 pesos. Hay más de 60 mil toneladas guardadas esperando encontrar mejores precios. Pagar el precio justo al frijol impacta en el financiamiento de toda la economía rural, donde está casi la mitad de la población del estado. Sobre todo, en ausencia de esquemas de crédito preferencial y con esquemas inflexibles. Incluyendo la banca de segundo piso que depende del Estado.

Los programas más significativos para el campo son federales, por ello es importante saber cómo vienen las reglas para el 2019 y el cierre de este año. Hasta ahora los resultados son magros. Se ha tenido éxito en algunos casos, pero es por la autoorganización de los productores, más que por políticas públicas. Se debe repensar toda la política al campo en Zacatecas. El nuevo gobierno anunció el cambio de paradigma, que incluye la idea de la soberanía alimentaria, precios de garantía, créditos baratos y apoyos a la comercialización. Sería bueno que se desempolvaran los programas del Sistema Alimentario Mexicano (SAM), para estudiarlos y ver qué cambios se pueden hacer para orientar la política agropecuaria por los rumbos de la autosuficiencia. Es muy importante saber cómo será el tránsito al nuevo paradigma específicamente en el estado de Zacatecas.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ