Las + Recientes

Un sexenio llamado fracaso Lo que nos quedó a deber Enrique Peña Nieto (Primera Parte)

Un sexenio llamado fracaso  Lo que nos quedó a deber Enrique Peña Nieto (Primera Parte)

Un México donde cada
quien pueda escribir su propia historia
de éxito y sea feliz:
Enrique Peña Nieto

 

Sin duda alguna, el sexenio de Enrique Peña Nieto pasará a la historia por su cúmulo de historias que cada mexicano tiene y padece y, que se traducen en violaciones directas a los derechos humanos fundamentales, a la Soberanía de la Nación, al Estado de Derecho, a la paz, a la seguridad, al desarrollo sostenible etc., sin embargo, para no caer en señalamientos que pudieran traducirse como una animadversión manipulada ideológicamente hacia el PRI y su presidente, fundamento con el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 todo lo que oficialmente, Peña Nieto le quedo a deber a los mexicanos. El citado plan integraba los siguientes apartados: I. México en Paz. El objetivo era: lograr un pacto social fortalecido entre el Estado y la ciudadanía que responda a los retos democráticos y de seguridad que enfrenta el país. Esto implica fortalecer la gobernabilidad democrática; garantizar la Seguridad Nacional; mejorar las condiciones de seguridad pública; garantizar un Sistema de Justicia Penal eficaz, expedito, imparcial y transparente; garantizar el respeto a los derechos humanos; y salvaguardar a la población, a sus bienes y a su entorno ante un desastre de origen natural o humano. La realidad es: más de 125 mil homicidios dolosos, cifra mayor al sexenio de Felipe Calderón (103 mil ejecutados), lo cual, representa una meta incumplida pues hay miles de mexicanos que son víctimas directas e indirectas de la fallida estrategia de seguridad nacional y que se llaman viudas, viudos, huérfanos y padres y madres que viven el martirio de haber perdido un hijo, hija o, peor aún, que desconocen con certeza si viven o mueren y, en el último caso, saber dónde están sus restos para rezarles. Peña Nieto y su equipo de gobierno fueron incapaces de asegurar a los mexicanos una vida en paz, por el contrario, pareciera como si hubieran dejado la puerta abierta a la delincuencia o como si hubieran regalado los marros con los cuales se pudieran quebrar las columnas del estado de derecho; las más de 300 leyes federales no sirvieron de nada y la descomposición social avanza cada vez más. En nuestro país, se asesinan, de acuerdo con la ONU, a 7 mujeres diariamente y el 66% de las mujeres mexicanas aseguran haber padecido alguna forma de violencia. Sumemos a esto los 43 estudiantes normalistas desaparecidos, los 41 periodistas asesinados y las 1,986 agresiones contra los integrantes de este mismo gremio, las 44 ejecuciones de defensores del territorio y ambientalistas efectuadas en el territorio según la organización Global Witness y, así podemos incluir miles y miles de situaciones que nos llevan a concluir lo fatal que resultó haber electo a Peña Nieto como Primer Mandatario, fue un error que se traduce en uno de los peores capítulos de la historia de la República. II. México Incluyente. El objetivo era: Enfocar la acción del Estado en garantizar el ejercicio de los derechos sociales y cerrar las brechas de desigualdad social, lograr que el país se integre por una sociedad con equidad, cohesión social e igualdad sustantiva. La realidad es: Peña Nieto manipuló las cifras de la pobreza con complicidad del INEGI y, según algunos analistas, los pobres aumentaron en varios millones a los heredados por el nefasto Felipe Calderón; en pocas palabras, el gobierno priista saliente fue una máquina de hacer pobres y muertos. Para la OCDE cuando una persona nace pobre, permanecerá en esa condición toda su vida si no pasa algo extraordinario; en este sentido, ahora tenemos 53.3 millones de personas en condición de pobreza, por lo tanto, falló la política económica neoliberal y dio al traste con las legítimas aspiraciones de progreso de miles de nacionales, por el contrario, habrá que ver si al gobierno de la Cuarta Transformación no le tiembla la mano para investigar y castigar el desvío de recursos que se originó en la Secretaría de Desarrollo Social que Chayito Robles timoneó y, donde incluso, aparecieron como en la Legislatura y Gobierno de Zacatecas, empresas fantasma que facturaron y ayudaron a crear grandes huecos financieros en detrimento de programas y apoyos destinados a los sectores social e históricamente desprotegidos. Gracias a la gestión de Enrique Peña, existen más de 20 millones de niños pobres que no comen bien, algunos no van a la escuela, no tienen acceso a servicios de salud y probablemente lleguen a viejos (Si no los alcanza la violencia) en la misma situación de precariedad. La semana entrante continuaremos con el análisis de los ejes rectores del Plan Nacional de Desarrollo del presidente saliente. ■

*Integrante del Consejo Mundial para la
Defensa de los Derechos Humanos
[email protected]

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70