“Acepto el reto. No tengo derecho a fallar”: AMLO

“Acepto el reto. No tengo derecho a fallar”: AMLO
Andrés Manuel López Obrador, al rendir protesta en el Palacio Legislativo de San Lázaro ■ FOTO: LA JORNADA

■ El tabasqueño es investido como Presidente Constitucional de la República

■ “La política económica neoliberal ha sido un desastre, una calamidad para la vida pública del país”

■ Afirma que se abrirá la Comisión de Justicia para el caso de Ayotzinapa

 

Ciudad de México. Investido como presidente constitucional, Andrés Manuel López Obrador expresó: “Acepto el reto. No tengo derecho a fallar. Bajo ninguna circunstancia habré de relegirme”. Y anunció la separación definitiva del poder público del poder económico que, acusó, durante décadas se alimentaron mutuamente al cobijo del modelo neoliberal, que “resultó una calamidad” para México.

En un discurso de casi una hora y 22 minutos ante el pleno del Congreso de la Unión, su gabinete, invitados especiales, gobernadores y empresarios, advirtió:

“Trabajaré 16 horas diarias para dejar, en seis años, avanzada la obra de la transformación y obstaculizar la regresión”.

A las 11:22, López Obrador rindió protesta y juró desempeñar el cargo de Presidente que “el pueblo me ha conferido de manera democrática”.
Ante el pleno de la Cámara de Diputados –donde hace 13 años se le retiró el fuero como jefe de Gobierno capitalino- hizo un “llamado de urgencia” al Poder Legislativo para aprobar la reforma a la Constitución que le permita contar con una Guardia Nacional.

López Obrador reiteró que no habrá persecución desde el poder Ejecutivo contra funcionarios “del pasado” que incurrieron en actos de corrupción, ya que lo fundamental es “evitar los delitos del porvenir”.

Dejó claro que las autoridades judiciales desahogarán, “con absoluta libertad” los casos de corrupción denunciados. “Que se castigue a los que resulten responsables pero que la presidencia se abstenga de intervenir”, dijo.

Esta nueva etapa, recalcó, “la vamos a iniciar sin perseguir a nadie, porque no apostamos al circo y a la simulación. Queremos regenerar de verdad la vida pública de México. Además, siendo honestos, como lo somos, si abrimos expedientes nos limitaremos a buscar chivos expiatorios como se ha está hecho siempre”.

“Se tendría que empezar por los de mero arriba, tanto del sector público como del privado y no habría juzgados ni cárcel es suficiente y lo más delicado lo más serio meteríamos al país en una dinámica de fractura, y confrontación”, cuando lo fundamental es la reactivación económica y la pacificación del país”.

El presidente López Obrador agregó que por ello propuso al pueblo de México “que pongamos un punto final a esta horrible historia. Mejor empecemos de nuevo”.

La primera parte de su discurso la dedicó a cuestionar el modelo neoliberal y los saldos que le dejan los gobiernos que aplicaron una política económica que, dijo, sólo generó pobreza, desigualdad y llevó a miles de mexicanos a vivir de la informalidad o de la delincuencia.

Si bien de inicio agradeció al ex presidente Enrique Peña Nieto no intervenir en la elección, enseguida reprochó que en su mandato la deuda nacional llegó a 10 billones de pesos.

Recalcó que él podrá ser juzgado por corrupción, como cualquier ciudadano.

Un desastre, política
económica neoliberal
“La política económica neoliberal ha sido un desastre, una calamidad para la vida pública del país”, aseguró Andrés Manuel López Obrador, durante su discurso en San Lázaro, tras ser investido como Presidente de la República.

“La crisis de México se originó no sólo por el fracaso del modelo económico neoliberal aplicado en los últimos 36 años, sino también por el predominio en este periodo de la más inmunda corrupción pública y privada”, continuó.

“Ni siquiera en términos cuantitativos el modelo neoliberal ha dado buenos resultados

“En cuanto a la política económica aplicada por el modelo neoliberal, ha sido la más ineficiente en la historia moderna de México. En este tiempo la economía ha crecido en 2 por ciento anual y tanto por ello como por la tremenda concentración del ingreso en pocas manos se ha empobrecido a la mayoría de la población hasta llevarla a buscarse la vida en la informalidad, a emigrar masivamente de territorio nacional o a tomar el camino de las conductas antisociales.

“Nos dijeron que la reforma energética vendría a salvarnos, pero sólo ha significado la caída en la producción de petróleo y el aumento desmedido en los precios de la gasolina, el diésel, el gas y la electricidad.

“Cuando se aprobó la reforma energética hace cuatro años se afirmó que se iba a conseguir inversión extranjera a raudales, como nunca. El resultado es que apenas llegaron 760 millones de dólares de capital foráneo, lo que únicamente representa el 1.9 por ciento de la incipiente inversión pública realizada por Pemex en el mismo periodo y apenas el 0.7 por ciento de la inversión prometida.

“Estamos extrayendo sólo un millón 763 mil barriles de petróleo de los tres millones prometidos con la reforma energética y con tendencia a la baja.

“Es tan grave el daño causado al sector energético nacional durante el neoliberalismo que no solo somos el país petrolero que más gasolina importa en el mundo, que ahora ya estamos importando petróleo para abastecer a las seis refinerías que sobreviven.

“Otros saldos de la política económica neoliberal: de México es originario el maíz, esa planta bendita, y somos la nación que más importa maíz en el mundo. Antes del neoliberalismo producíamos y éramos autosuficientes en gasolina, diésel, gas, energía eléctrica y ahora compramos más de la mitad de lo que consumimos de estos insumos

“En este periodo el poder adquisitivo del salario mínimo se ha deteriorado en 60 por ciento y el salario de los mexicanos es de los más bajos del planeta.

“Durante el periodo neoliberal nos convertimos en el segundo país del mundo con mayor migración. Viven y trabajan en EU 24 millones de mexicanos.

“La época del desarrollo estabilizador, de los años 30 a 70 del siglo pasado, los gobernantes no se atrevieron a privatizar las tierras ejidales, los bosques, las playas, los ferrocarriles, las telecomunicaciones, las minas, la industria eléctrica, ni mucho menos a enajenar el petróleo. “Pero en estas últimas tres décadas las máximas autoridades se han dedicado, como en el Porfiriato, a concesionar el territorio y a transferir empresas y bienes públicos a particulares nacionales y extranjeros.

“En el periodo neoliberal la corrupción se convirtió en la principal función del poder político”
“Si me piden que exprese en una frase el plan del nuevo gobierno, expreso: acabar con la corrupción y la impunidad”, afirmó.

Caso Ayotzinapa
Durante el discurso de toma de posesión, decenas de legisladores comenzaron a contar hasta llegar al 43 en recuerdo de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

AMLO dijo que se abrirá la Comisión de Justicia para el caso de Ayotzinapa y continuar con las investigaciones sin la incidencia del Gobierno Federal.

“En consecuencia propongo al pueblo de México que pongamos un punto final a esta horrible historia y que mejor empecemos de nuevo. Que no haya persecuciones, y que las autoridades se desahoguen en absoluta libertad los asuntos pendientes”, puntualizó.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70