■ México Lindo y Podrido… y Zacatecas otro tanto La violencia contra la mujer

■ México Lindo y Podrido… y Zacatecas otro tanto La violencia contra la mujer

Soy un convencido de que este es un tema nodal que tiene que estudiarse a fondo con el objetivo de encontrar las causas. Solo a través de su análisis encontraremos la posibilidad de revertir estas conductas que afectan en forma tan seria a nuestra sociedad y, a nuestras formas de convivencia. Una sociedad que ha dejado de ser lo pacifico que alguna vez fue y donde tenemos – todos juntos – que encontrar los caminos que nos lleven a regresar a la paz de otros tiempos.

No me queda duda que este es un asunto que tiene que ver con la cultura, con los usos y costumbres y donde todos tenemos la culpa de lo que está sucediendo – tanto hombres como mujeres – por lo que el problema debe ser analizado y estudiado en forma conjunta por ambos sexos para poder encontrar posibles soluciones.

Y que se entienda; cuando estamos hablando que se trata de una disfunción cultural de nuestra sociedad, no estamos usando la afirmación de Peña Nieto cuando se atrevió a mencionar que la corrupción era un asunto cultural, nada que ver, esa como muchas otras de sus pifias declarativas es mejor olvidarla porque si bien la corrupción no tiene nada que ver con una cultura – la mexicana – si tiene mucho que ver con usos y costumbres profundamente arraigados en nuestra sociedad y tendríamos que pensar, han sido promovidos desde la clase política que ha dirigido nuestros destinos en todos los tiempos, pero principalmente en el curso del siglo XX y más profundamente en los 35 años de políticas neoliberales que han sido la principal causa del incremento de estas formas de hacerse de recursos, que se incrementaron exponencialmente en los últimos 3 sexenios, los panistas de Fox y Calderón pero sobre todo en el de Peña Nieto.

Pero esta es otra historia el tema que ahora nos ocupa es el de la violencia en contra de la mujer y que hacer para controlarla o revertirla.
Por qué no va a ser con promocionales donde se pida un alto a la violencia como se va a lograr nada y la prueba es que con todo y sus promocionales los feminicidios, al menos en nuestro estado continúan incrementándose.

La sociedad está cada vez más indignada cuando se dan casos como los de MARIEL que no es el primero sino uno más de una lista ya muy larga que debería indignarnos en los más profundo de nuestro ser independiente de si se trata de personas del sexo femenino o del masculino.

Pensar que una niña de 5 años de edad fue dada en adopción – por las autoridades “competentes” – después de realizar los estudios necesarios – ¿realmente los hicieron? La niña fue entregada a un tío y a su pareja, quienes en cuanto la tuvieron se dedicaron a torturarla y finalmente a abusar sexualmente de ella – el tío – con el consentimiento y la ayuda de su esposa, hasta que por fin le provocaron la muerte.

Son conductas que difícilmente pueden entenderse aun y cuando uno piense en la existencia previa de patología en estos señores que les llevo a cometer estos deleznables actos en contra de una niña indefensa que finalmente descanso cuando le quitaron la vida.

Es plausible que se realicen marchas para protestar por este y por otros acontecimientos similares, pero la realidad es que de nada sirven, nada se logra. Vimos a mujeres – no vi a hombres – marchar bajo la lluvia exigiendo el cese de estos actos que a todos nos afectan, que afectan a la sociedad entera- Pero la pregunta es: EXIGUIENDO ¿A QUIEN? a las autoridades del sistema justicia que ya de por si dejan mucho que desear y que son más bien parte del problema que de la solución. O a quienes en forma por demás poco seria dieron en adopción a la niña, a sabiendas que un proceso de adopción al menos en nuestro medio es sumamente complejo y por demás complicado, con el objetivo de encontrar a padres que realmente puedan hacerse cargo amorosamente de los niños hasta ese momento huérfanos.

Como es que la entregaron a tales monstruos – sería la pregunta – porque existen gran variedad de estudios psicológicos computarizados donde pueden detectarse este tipo de psicopatologías y es claro que esta investigación no se realizó en este caso POR LO QUE NO NOS DEBE QUEDAR DUDA DE QUIENES SON EN PRINCIPIO LOS CULPABLES.

Pero el problema es más complejo, y no puedo dejar de comentar que recientemente una mujer para la que tengo un respeto y una admiración absoluta, artista plástico hija de mi gran amigo el Mago Cherit, quien convoco a una reunión para platicar sobre los temas feministas y para presentar libros que escritoras importantes habían trabajado sobre este y otros temas. La reunión fue un éxito, PERO HABIA BASICAMENTE MUJERES solo estábamos 2 o 3 hombres en el auditorio, y estos problemas no son solamente para que sean estudiados y analizados por la mujer tienen que ser atendidos por ambos sexos para encontrar soluciones.

Ahí me atreví a comentar sobre esto y también sobre lo poco útil que resultan – desde mi particular punto de vista – las instituciones para atender el problema, en este caso LA SECRETARÍA DE LA MUJER, donde su titular, una mujer joven, sin duda entusiasta pero con limitada preparación en el tema y a quien solo se le ha ocurrido poner promocionales donde se pide un alto a la violencia y que por lo visto no han dado resultados – aunque las ponentes digan lo contrario – porque en la realidad los femenisidios solo se han incrementado y cada vez son más patológicos por decirlo de alguna manera si analizamos los ataques sexuales a menores de edad y aún más cuando estos ataques sexuales y de violencia son dirigidos hacia una niña de solo 5 años de edad.

Hay políticas que sirven para maldita la cosa, – los promocionales es una de ellas – pero no son todas, el manifestarse exigiendo el fin de la violencia es pronunciarse con actos y palabras que se lleva el viento, y ya no se diga los pronunciamientos que salen por ejemplo de la legislatura donde una serie de personajes poco preparados, a los que solo interesa sus ingresos – y las herramientas legislativas – menos aún por qué lejos de proponer acciones legislativas, es decir nuevas leyes que ataquen de base el problema o que incrementen exponencialmente las penas para quienes delinquen en este sentido, solo realizan pronunciamientos inútiles – como inútiles son ellos – que no cambian en nada el negro panorama que vivimos pero que sobre todo viven y sufren las mujeres.

El problema es complejo por lo que lo analizaremos también en nuestra próxima colaboración. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70