¿Por qué las consultas ciudadanas del próximo Gobierno?

¿Por qué las consultas ciudadanas del próximo Gobierno?

Todavía no toma posesión el Presidente Electo y su gobierno ya tiene un singular elemento que lo distingue de los otros sexenios. No me refiero a la honestidad y austeridad con la que se dice que se manejarán los nuevos funcionarios y las instituciones; ni tampoco me refiero a la expectativa que tiene la sociedad de que el próximo gobierno sea la cuarta transformación de México. Hago referencia a algo que hasta el momento, ha sido lo más tangible del cambio democrático que se avecina en nuestro país; hablo de las consultas ciudadanas, las cuales se han vuelto uno de los principales temas en los medios de comunicación; mismas que han sido argumento central de la oposición fifí; mismas, que acertadamente han sido objeto de crítica y observaciones, por su forma de aplicación. Entonces, pues, las consultas ciudadanas presentadas por López Obrador, son una novedad para el nivel de participación democrática a la que estábamos acostumbrados los mexicanos. En octubre se realizó la primera, en la cual, la ciudadanía decidió cancelar el proyecto del NAICM; ya se anunció para finales de noviembre la segunda consulta, y ya prometió AMLO que mandara a consulta ciudadana el enjuiciamiento a expresidentes. Aquí la pregunta es: un Presidente que ganó las elecciones con una histórica y arrasadora ventaja, y que además actualmente tiene una aprobación del 80% de los ciudadanos ¿necesita hacer consultas para gobernar?

La respuesta es no; no se necesitan las consultas para que AMLO pueda gobernar. Así hubiera ganado por un voto, estaría en pleno uso de sus facultades como Presidente de la República; tendría el poder de gobernar según su criterio. Definamos el poder, como la capacidad, la facultad o autorización para realizar determinada acción; la acción de gobernar, en este caso. Para tener el poder de gobernar, el pueblo debe depositar ese poder sobre alguien; ese alguien, es Andrés Manuel. Entonces en teoría, AMLO ya tiene lo que necesita para ejercer el poder de gobernar, de tomar decisiones (aunque todavía falta la toma de protesta). El Presidente Electo al tomar posesión, puede él solo, cancelar proyectos de aeropuertos; impulsar obras de infraestructura, implementar los programas sociales que le antojen, llevar a juicio a políticos corruptos; todo, sin necesidad de consultar a la ciudadanía. Entonces, ¿Por qué AMLO ha decidido consultar ciertos temas con la sociedad?

En mi opinión, las consultas ciudadanas impulsadas por AMLO tiene dos propósitos fundamentales que van más allá de la aprobación o no, del tema que trate cada consulta. El primer propósito es buscar un verdadero respaldo ciudadano. Bien lo dejó escrito Maquiavelo: -al príncipe le es necesario tener al pueblo de su parte, porque, si no, no tendrá remedio en las adversidades-. Estoy convencido que vienen cambios muy importantes a favor de la población; cambios que van a afectar muchos intereses; cambios que ocurrirán en México, pero que van a impulsar una concientización en toda América Latina. Por ello habrá muchos opositores nacionales y extranjeros que harán hasta lo imposible por desestabilizar el gobierno de López Obrador; así como lo han hecho en otros países. Por eso el próximo Presidente busca hacer parte de la transformación de México a todo el pueblo, para tener una cercanía real con la gente y así resistir y avanzar no como gobierno, sino como nación.

El otro propósito de las consultas impulsadas por AMLO, tiene que ver con la forma de pensar de la ciudadanía y con la insípida democracia a la que se ve sometida la participación ciudadana actualmente. A los mexicanos se nos ha dicho que vivimos en un país democrático, pero, en los hechos reales; hemos sido testigos de vergonzosos fraudes electorales, de imposición de funcionarios, de instituciones totalmente corrompidas, de una justicia que no es ciega, sino convenenciera. Todo esto, provocó que la sociedad se alejara de la toma de decisiones públicas y que redujera a lo más mínimo su participación en la política y la democracia; acostumbrando al pueblo a solo participar en tiempos electorales y limitando su participación únicamente a la emisión del voto. Esa enorme distancia entre el pueblo y la toma de decisiones únicamente benefició a quienes ostentando el poder realizaron acciones en favor de unos cuantos. Debemos saber que ningún cambio político y social en el mundo se hizo gracias a los líderes únicamente, o a los gobiernos impulsores de dichos cambios. La ciudadanía es parte medular de los cambios, por eso AMLO quiere dotarla de poder, primeramente cambiando la mentalidad de las personas; mostrándoles que ellos son los que mandan; convirtiendo a los ciudadanos en protagonistas y no espectadores de la cuarta transformación. El propósito de las consultas ciudadanas es blindar al pueblo de políticas antisociales, acostumbrando a México a una democracia participativa, donde el pueblo quite y el pueblo ponga. Aprovecho este espacio para hacerle la invitación a participar en la próxima consulta del 24 y 25 de noviembre, donde usted podrá decidir sobre los próximos programas sociales, el proyecto del tren maya y la construcción de una refinería. Que la garantía de la cuarta transformación sea la participación ciudadana.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70