Las + Recientes

Woldemberg VS. el demagogo

Woldemberg VS. el demagogo

La repulsa a la consulta a la consulta sobre la disyuntiva de Texcoco o Santa Lucía, no solo se dio de parte de la opinocracia chayotera. esa que el presidente electo ha llamado “prensa fifí”. Entendiendo por este calificativo la connotaciones de conservadora y reaccionaria. También han expresado su descontento, intelectuales de peso con una trayectoria probada en la izquierda y de una incuestionable vocación democrática. Tal es el caso, así lo cree el autor de estas líneas, de José Woldemberg. Quien fuera el presidente del IFE, en la primera alternancia del poder del PRI al PAN, al conocer el resultado no ocultó su malestar ante lo que para él fue una caricatura de encuesta y lamenta las pérdidas que traerá cancelar el proyecto de Texcoco. Sin titubeos, lo menos de lo que ha acusado a López Obrador es de demagogo. Lo ha hecho con una furia exacerbada hasta ahora en éste intelectual desconocidas.

La andanada de desacuerdos que le asesta al tabasqueño próximo a rendir protesta como titular del poder ejecutivo la publica El Nopal del tal Yo, muy probablemente como un refrito, tomado quizá de alguna publicación nacional. En el artículo con el título: “Dónde está el piloto”, el ex consejero presidente del IFE, juzga a López Obrador en términos muy severos. Pinta su raya y anuncia que será uno de sus críticos correosos que estará muy cuidadoso a todo lo que haga y no dudará en señalar sus excesos y lo que él considera errores, propios de la conducta de un dictador.

Debido a su trayectoria de militante de izquierda, a su pluma y al cargo que desempeño en la transición de la primera alternancia, Woldemberg es un personaje por demás conocido entre la clase política. Regiomontano de nacimiento, sociólogo si bien sus trabajos tienen que ver más con la política, fue fundador y funcionario del STUNAM, cofundador y dirigente del MAP (“mapaches”), también cofundador y miembro del PSUM y del PMS; antecedentes del PRD.

Con su trayectoria de izquierda y conocedor de los entresijos del sistema presidencialista por el que se ha regido México, tiene toda la autoridad moral para opinar y cuestionar lo que a su juicio le parece cuestionable y criticable.

Manteniendo un tono siempre irritado, que nunca modifica a lo largo de su escrito, Woldemberg arrasa parejo y no baja de lacayos y paleros a quienes celebraron el resultado de la consulta. Una encuesta en la que se pronunciaron apenas el 1% del padrón electoral. Todos los que acudieron a votar lo que hicieron fue legitimar la farsa de consulta. Si bien para él, el desenlace no resultó ninguna sorpresa, el “arrollador triunfo del demagogo tabasqueño”, confirma “que desde hace unos cuantos años el mundo entró a una era de obscuridad irracional y en un profundo proceso antidemocrático…”

La cancelación de Texcoco por las consecuencias que traerá la equipara a lo que considerada tragedias como el Brexit, el triunfo de Trump y el reciente del no menos fascista Boslonaro, reconquistando para la derecha el gobierno brasileño. “Mientras que en México, el electorado no se conformó con elegir como presidente, en medio de esa tormenta internacional, a un demagogo, mitómano, autoritario e impredecible, sino que además le otorgó un poder prácticamente absoluto, dándole rienda suelta a sus peores instintos”. Pareciera estarnos diciendo: mexicanos, preparemos para soportar a un dictador, ubicándolo al lado de los autócratas descritos por Asturias, Roa Bastos, García Marques y Vargas Llosa que se inspiraron para escribir sus novelas en personajes reales que han gobernado países de Latinoamérica y el caribe.

Lamenta que con la suspensión del aeropuerto en Texcoco debido a la “bravuconería de un demagogo, miles de personas quedaran desempleadas, la moneda se depreciara y los mercados se alteraran. Sera la clase media y los miserables quienes más lo resentirán. Todo esto gracias a la decisión tomada por el demagogo quien al lado de sus “fieles están ciegamente convencidos de que EL si es el bueno, de que EL si es el elegido y de que todo saldrá bien”. En otras palabras el iluminado y dueño de la verdad, atributos de todos los caudillos. Pero, ¿por qué existen los caudillos?.
La cuenta regresiva se acorta para la toma de protesta y con el inicio del gobierno lopesobradorista y confirmaremos o desmentiremos lo que augura el profeta Woldemberg. En la cruzada aventurera del peje, no olvida mencionar los casos de personajes de trayectorias opuestas al presidente electo que al sumarse a su causa los pone en el mismo saco. Citándolos por sus nombres, considera que Carlos Urzúa, Olga Sánchez Cordero, Alfonso Romo y Tatiana Clouthier los califica de ser “auténticos tontos útiles, que por ambición o ingenuidad le alquilaron su prestigio al demagogo, maquillando de moderación y frescura a una restauración cavernaria, fanática y radical”.

Los juicios y calificativos y calificativos que el demócrata connotado le asesta al presidente electo son duros y severos. La decisión de suspender la construcción del aeropuerto de Texcoco lo llevo a un estado de enojo e irritación y le empujo a arrojar todo su veneno crítico contra el tabasqueño. Ha pintado su raya. Con su probada militancia y trayectoria dentro de la izquierda y sus mejores causas dese que asumió una praxis, difícilmente el próximo presidente podrá acusarlo de ser un portavoz de la prensa fifí, así publique en los medios de ésta. Woldemberg como todo ciudadano que no esté de acuerdo con las acciones políticas y de los actores que conducen los destinos de este sufrido país tiene todo el derecho a disentir. Es uno más de los críticos de peso a los que estará expuesta la próxima administración de gobierno. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70