Tres tesis falaces sobre el SPAUAZ

Tres tesis falaces sobre el SPAUAZ

La memoria es una guía, aunque en ciertas ocasiones la desmemoria es el mejor camino. Durante ya muchos años en el SPAUAZ se sostiene una ideología proclive al patrón que se resiste a cualquier análisis, y parecería que se ha vuelto tan natural que cuestionarla se considera erróneo. Podemos sintetizarla en tres tesis: 1.- conseguir la información financiera correcta de la universidad permitirá trazar un plan de acción que trascienda la coyuntura de los emplazamientos anuales, 2.- si la administración y las finanzas de la UAZ se corrigen, ello de inmediato redundará en mejora de las condiciones laborales, 3.- desde el SPAUAZ es necesario construir un proyecto de universidad, para ver “más allá” de lo gremial y facilitar las negociaciones ante el Estado. Estas afirmaciones, mediante el entrecruzamiento que guardan entre sí, trazan una perspectiva de la relación sostenida entre el SPAUAZ y la UAZ que, cuando se medita sobre ella, se descubre que es de sometimiento porque, debido al contenido de las tesis, la conducción de las relaciones bilaterales queda en manos de la rectoría. Ello se debe a que la administración universitaria, la construcción de un proyecto y la información financiera, son objetos que quedan en el ámbito de decisión del patrón por determinación de la Ley Orgánica, lo que limita la posible influencia del sindicato sobre ellos. Por tanto el sindicato se encuentra a la defensiva, sin más que hacer que esperar los movimientos de la administración central para determinar lo que hará. Veamos por qué. La rectoría tiene la obligación, debido alcontrato colectivo, de otorgar toda la información que el sindicato le solicite a través de sus representantes autorizados de manera expedita, pero no lo hace, y si lo hace lo hace mal al ofrecer la información incompleta o retardarla, ante esto la respuesta del SPAUAZ es nula: darle más oportunidades al patrón para que cumpla porque sin la información no hay manera de trazar un plan de acción. Resultado: la postergación indefinida de cualquier acción de presión. En lo que se refiere al proyecto de universidad, a la construcción de objetivos académicos desde el sindicato, las ruinas del proyecto “PROMESA”, diseñado en la gestión de José Francisco Román Gutiérrez en el SPAUAZ como supuesto medio académico de mejorar las condiciones del docente universitario, son elocuente demostración de la importancia que otorga el Consejo Universitario a los delirios de los reformadores sindicales. ¿Conclusión? Proponer iniciativas académicas desde el SPAUAZ es labor de Sísifo: un perpetuo recomenzar. De la misma manera es un despropósito creer que si se mejoran las finanzas universitarias a los docentes les irá bien debido a que, se dice, entonces las prestaciones sí serán otorgadas en tiempo y forma. ¡Tan sometido y pobre está el pensamiento de los sindicalistas que si el patrón cumple con sus obligaciones contractuales se anotan una conquista impresionante! ¿Entonces debemos olvidar la creación de nuevas prestaciones y conformarnos con lo que ya hay? Sí, es la rápida respuesta, porque intentar otra cosa es “poner en riesgo la fuente de empleo”. Por lo tanto se opera la transformación del SPAUAZ en guardián de la universidad, lo que coloca al sindicato en una posición desde la que quiere cuidar a la UAZ de sus administradores. Así que solicita la información financiera para cerciorarse que hay los recursos necesarios para el pago de las pocas prestaciones que sí se pagan, y de no haberlos diseñar la manera de apoyar al patrón en sus gestiones, de ayudarlo con paros y marchas en la CDMX. ¿Dónde queda la independencia del SPAUAZ? ¿Qué se entiende hoy día por “independencia”? Quizá la explicación de la presente situación del sindicato resida en que son personas pertenecientes a la misma corriente política universitaria las que llevan las riendas, tanto de la rectoría como del sindicato, e imponen la directiva de apoyarse mutuamente en la búsqueda de reproducirse como grupo en la universidad y pasar a ocupar otras posiciones en el Estado (diputaciones federales, locales, senadurías). De donde se sigue que no hay lugar para una política independiente del sindicato porque debe pasar por el tamiz de los intereses del grupo dominante en la universidad, que es también el que intenta resolver los problemas financieros por él creados. Nada de lo dicho hasta aquí es nuevo, todos los observadores de la universidad pueden darse cuenta de ello, lo tienen claro e incluso han dicho que la ausencia de pluralidad es lo que origina la corrupción (La Jornada Zacatecas 14/03/17), pero si ese es el problema ¿tiene solución? ¿Queremos una solución o estamos, los universitarios, conformes con la negociación que, en lo individual pueda darse con el grupo dominante? El diagnóstico sobre la situación del SPAUAZ no es halagüeño: es inmóvil, fantasea con ser el Consejo Universitario, se postula como defensor de los intereses de la universidad, por lo que como defensor de sus agremiados es un fracaso: hay cerca de 150 casos individuales nos resueltos del emplazamiento anterior, no hay convocatorias de cambio de nivel y categoría, las cargas de trabajo se integran mal y no se actualizan, por lo que a la fecha cientos de universitarios están trabajando gratis. Es necesario sacudirse las tesis falaces. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70