Adiós a Del Paso, “un hombre de izquierda confeso”

Adiós a Del Paso, “un hombre de izquierda confeso”
Fernando del Paso, en Guadalajara, el pasado 19 de febrero, cuando varios jóvenes leyeron una antología poética del escritor, a quien ‘La Jornada’ lo celebró por sus 81 años. Foto La Jornada

Ciudad de México. Lúcido, combativo hasta el final y satisfecho con lo que la vida le dio, ayer falleció en Guadalajara el escritor Fernando del Paso a los 83 años.

La noticia enfrió el ánimo de los fieles lectores y entrañables amigos de uno de los narradores más significativos y originales en la literatura latinoamericana de la segunda mitad del siglo XX.

Apenas el 6 de noviembre, el ensayista y premio Cervantes 2015 participó con buen talante en la reapertura de la Biblioteca Iberoamericana Octavio Paz, de la que era director, cerrada 10 meses para restaurar los murales de David Alfaro Siqueiros y Amado de la Cueva que hay en su interior.

Del Paso miró entonces con deleite y satisfacción la viveza resurgida de los colores originales de las obras que plasman los ideales agrarios y laboristas de la Revolución de 1910.

El también poeta, dibujante, diplomático y académico fue hospitalizado de urgencia la tarde del martes debido a complicaciones por una úlcera gástrica. Su hijo Alejandro se comunicó ayer con el rector general de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Miguel Ángel Navarro Navarro, a quien informó que el deceso del escritor ocurrió a las 9:05 horas.

Esa casa de estudios le rendirá al autor de Noticias del Imperio un homenaje de cuerpo presente hoy a las 13 horas en la rectoría. La Secretaría de Cultura federal anunció que realizará un acto de reconocimiento al escritor, con sus cenizas, este viernes a las 13 horas en el Palacio de Bellas Artes.

Marisol Schulz, directora de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, lamentó el deceso de Fernando del Paso y confirmó que en ese encuentro editorial se efectuará un homenaje al escritor.

‘‘Es una noticia triste y sorpresiva. Estaba a punto de ofrecer una entrevista por televisión cuando leí el suceso en redes sociales y, la verdad, no lo creí”, dijo ayer a La Jornada.

‘‘Estoy muy triste. Es un golpe bajo a la cultura de nuestro país. Me uno al duelo de la comunidad universitaria, cultural y social”, añadió.

Del Paso había sufrido hace un par de años una serie de accidentes cerebrovasculares que le afectaron, primero, la vista y, posteriormente, el habla. No obstante, por su tesón logró ser capaz de pronunciar discursos y nunca dejó de estar presente con sus opiniones acerca de los problemas sociales de México en los medios que se lo solicitaban.

Autor de obras paradigmáticas dentro de las letras mexicanas, Fernando del Paso Morante nació en la Ciudad de México en 1935. Cursó los bachilleratos de ciencias biológicas y económicas, así como dos años de la licenciatura en economía en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde realizó también estudios de literatura. Pensaba hacerse médico, pero la sangre y los olores lo hicieron desistir.

José Trigo es su primera novela, publicada en 1966, año en que obtuvo el Premio Xavier Villaurrutia.

Diez años después apareció Palinuro de México, que recibió el Premio de Novela México a la mejor obra inédita en ese género. Hace dos meses, en el coloquio que organizó la UdeG para conmemorar el medio siglo de ese relato, Del Paso dijo que se trataba de ‘‘una autobiografía de mentiras con algunos cuentos. Es lo que yo fui, lo que quise ser, lo que los demás querían que fuera y lo que pude ser también. Es una autobiografía en varios tiempos, positivos y negativos”.

El escritor también ganó los premios Internacional Rómulo Gallegos, en 1982, y a la Mejor Novela publicada en Francia, en 1985, según consigna una biografía publicada por El Colegio Nacional.

Su tercera novela, Noticias del Imperio, de 1986, es sin duda la punta de lanza de su creación literaria. Ha sido traducida al inglés, francés, portugués, alemán, holandés y chino, entre otros idiomas.

En 1995 publicó su cuarta novela, Linda 67; en 1998, La muerte se va a Granada, obra de teatro en verso sobre Federico García Lorca, y en 1999 Cuentos dispersos, libro editado por la UNAM.

Del Paso incursionó también en el ensayo y la poesía con una serie con el título Sonetos del amor y de lo diario,además de publicar dos pequeños libros en verso para niños: De la A a la Z por un poeta y Paleta de diez colores.

El versátil creador también incursionó en el mundo de la publicidad –trabajó para varias agencias–, el periodismo cultural y la locución.

Vivió dos años en Estados Unidos, como participante del International Writing Program de la Universidad de Iowa City; 14 en Londres, como colaborador de la British Broadcasting Corporation (BBC), y ocho en París, donde se desempeñó como consejero cultural y después fue cónsul general de México.

El autor se distinguió siempre por su posición política progresista y ser ‘‘un hombre de izquierda confeso”.

Del Paso fue integrante de El Colegio Nacional desde 1996, de la Academia Mexicana de la Lengua a partir de 2009 y fue miembro honorario del Seminario de Cultura Mexicana. En 1993 fue nombrado creador emérito y en 1998 miembro honorario de The American Association of Teachers of Spanish and Portuguese.

Entre los reconocimientos que recibió destacan el Premio Nacional de Ciencias y Artes en 1991, el FIL de Literatura en 2007, el Mazatlán de Literatura en 1988 y el Premio Novela México 1975.

En 2013 fue distinguido con el doctorado honoris causa de la UdeG; en abril de 2014 fue galardonado con el Premio Internacional Alfonso Reyes, el mismo día que cumplió 79 años, y en noviembre de 2015 el gobierno español le otorgó el Premio Cervantes, el más importante de las letras castellanas, en reconocimiento a toda su obra.

En una entrevista con este diario en 2011, Del Paso compartió la visión que tenía sobre el país y sostuvo que mientras en éste no existiera igualdad, seguiría dominando el crimen violento.

‘‘México es un desastre, económica y socialmente, para qué hablar de lo que todo el mundo conoce, una violencia extrema; pero hay muchas clases de violencia: el robo de los políticos, la violencia es otra clase de violencia. Si hubiera unos paralímpicos de políticos intelectualmente discapacitados nos llevaríamos muchas medallas”, aseguró con la certera y ácida crítica que siempre ejerció.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70