Las + Recientes

El valor democrático de la diputación de El Mijis

El valor democrático de la diputación de El Mijis

Vivimos en una sociedad plural: los intereses se ven desde la posición que se encuentra en la sociedad. Cada ubicación social tiene una forma de vida, por ejemplo, no es la misma visión de un campesino del semi-desierto, que un comerciante del centro de la capital, o un obrero de la construcción de una colonia popular o un joven estudiante de una universidad privada. Cada personaje de la sociedad pertenecemos a un sector de la misma. No hay personas desarraigadas, todos estamos ubicados en algún lugar. Pensar que hay quien pueda representar a toda la sociedad es una quimera, equivale a pensar que hay personas des-espacializadas. No es posible. Así las cosas, la democracia tiene el objetivo de hacer dialogar a los diferentes sujetos socialmente localizados para encontrar acuerdos que le den dirección a la sociedad. Así nace la democracia: pensando que el fundamento de la vida política (de la Polis) es la opinión de los ciudadanos. Y la opinión se derivaba de un interés y una voluntad. Por el contrario, la aristocracia cree que la base de la vida política no debía ser la opinión, sino la verdad. Y la verdad es objetiva que no depende de la posición social-relativa de cada ciudadano. La lucha de la democracia con la aristocracia es la lucha del valor de la opinión con aquellos que creen tener la verdad.

La opinión es una posición. Toda verdad política es posicional. Así las cosas, es importante que todos los sectores tengan voz en la vida pública, porque es la única manera de estar integrados en la Polis. La forma de la marginación más extrema es efecto de la exclusión de su voz en la arena pública, porque de esa manera se le niega la posibilidad de apelar por los de su posición: es la des-ciudadanización de todo un sector social.

En ese marco adquiere especial valor político la elección de ‘El Mijis’ como diputado local en San Luis Potosí. Tiene la representación de un sector social que es sistemáticamente marginado, negado y ninguneado: los chavos banda. Que al adquirir voz en la plaza pública revelan su verdad-posicional y, con ello, limpian de prejuicios la percepción social sobre las tribus urbanas. La representación política de los chavos-banda hará que estén integrados y lo cual dará mejor calidad a la democracia. Aquellos que abogan por la llamada ‘democracia de élite’ y que reivindican la antigua idea de la verdad, exigen que los diputados tengan estudios universitarios y cosas por el estilo. No entienden que en la política no hay verdades independientes de la posición social, insistir en eso equivale a imponer la hegemonía de cierto sector sobre el resto y marginar a los más vulnerables. Por ello, para los demócratas es buena noticia las diputaciones de personas que como el Mijis: le dan voz e inclusión a grupos sociales llenos de estigmas.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70