La solución a secuestros y violencia: la auto-organización ciudadana

La solución a secuestros y violencia: la auto-organización ciudadana

“Ahí donde está el peligro está lo que salva”, dice Hôlderlin. Está en el proceso de descomposición social lo que nos ha llevado a la situación de extrema violencia que padecemos, y está en la propia sociedad la solución a esa lacra. Las sociedades tienen formas de autoorganización y resiliencia que permiten que curen sus enfermedades. La auto-organización es una propiedad de todo organismo vivo y la sociedad lo es. La entropía y caos que ocurre en un organismo lo puede matar, pero existen mecanismos que disipan las energías negativas y las llevan a crear un orden de nuevo tipo que mantiene vivo a dicho organismo. Pues bien, el mecanismo que permite la autoorganización del organismo social y regresa la vida al mismo, es la participación: la acción concertada de sus miembros que reconduce la entropía que la carcome.

La acción conjunta de ciudadanos puede resolver los problemas que tiene. Por ello, su enfermedad se manifiesta como fragmentación y segmentación social. Cuando una sociedad, que consiste justo en comunicación, interacción y organización, está desconectada, está expuesta a todo tipo de males: es una sociedad des-socializada. Un hueco o un abismo. El mal o los males harán presa de ella.

Pues bien, la violencia por el ataque de unos miembros de la sociedad sobre otros, con formas que producen enorme dolor y sufrimiento, lo único que puede resolver esa morbilidad es la participación concertada de todos: para protegerse se tejen acciones de vigilancia, con la organización se verifica que todos los vecinos sean confiables y se actúa sobre los miembros de las comunidades que tienen posibilidades de conductas desviadas. El crimen organizado opera gracias a que tiene nuevos miembros con quien actuar, y además, porque tiene condiciones logísticas de actuación. Si no hay jóvenes dispuestos a incorporarse a sus organizaciones y si no hay condiciones de operar, seguramente el crimen se acaba por asfixia. Y las dos condiciones de las que hablamos se resuelven con organización decidida.

El caso que se ha denunciado de la ola de secuestros en Tacoaleche ha producido la reacción de actores claves de la localidad en el sentido de emprender acciones que vayan dirigidas a organizar la comunidad para remediar ese mal que la autoridad no lo ha podido hacer. Si la comunidad logra autoorganizarse estará detonando el principio de su curación. La presión al Estado y las medidas concretas que logren realizar será en beneficio de la seguridad del poblado. Pueden convencer a las autoridades estatales que les ayuden a peinar el poblado para limpiar de casas de seguridad la localidad y luego asegurar los ingresos al mismo con filtros que impidan la operación de los modos operandi de los secuestradores. Comunicación, vigilancia y mutua protección se consigue con organización, que a su vez, viene de la decisión colectiva. Al parecer la población está llegando al límite de la tolerancia, pero lo esperanzador es que está planteando una senda que lleva a la vida: la auto-organización.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70