■ Historia y Poder Fernando Betancourt y la revolución de las memorias

■ Historia y Poder Fernando Betancourt y la revolución de las memorias
Fernando Betancourt Robles es de oficio teatrero, actor, director y promotor de las enseñanzas novedosas, señala el colaborador ■ FOTO: LA JORNADA ZACATECAS

Si algo hay que agradecerle a la vida, entre muchas cosas, es haber conocido a Fernando Betancourt, más porque es el maestro natural, el guía fraterno decidido y entrañable y eso es suficiente para poner feliz la tarde de cualquier siglo venidero.

Fernando Betancourt Robles, de oficio teatrero, actor, director, promotor de las enseñanzas novedosas a través de un teatro incendiario, también didáctico, irónico, temperamental, lleno de vida y de recuerdos.

Recuerdos, de verdad, de puritito amor proletario.

¿De dónde venimos y a dónde vamos? ¿ De dónde viene Fernando Betancourt Robles hijo de donde Ignacio y que fue arquero en el majestuoso Teatro de la Paz, uno de los grandes escenarios de la américa hispano parlante y en donde se perfilaron los mejores debuts del arte milenario?

Fernando Betancourt viene del grito de dolores en cuyas venas esparcieron de volada la reflexión directa de que había que ayudar a los pobres de forma inmediata y no volátil sino duradero, radical, solemne, en el escaño ideal para ganarse el mote de ser maestro consagrado.

Fernando en estos días vive uno de esos gratificantes episodios donde es atendido por médicos y amigos en su salud ósea y es valiente y está convencido junto a nosotros en que ese discurso será vorágine en los nuevos cambios de un país de justicias que anheló desde muy morro y para todos lados.

Gracias maestro Betancourt, Don Diablo Socialista, don escorpión demócrata, con los honores de un barrio que suma la experiencia y se enseñorea verte siempre entre sus calles, con tu vertiginosa historia llena de felicidad y picardía. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70