Las + Recientes

Despenalización de la mariguana traerá beneficios, como la desestigmatización de los consumidores

Despenalización de la mariguana traerá beneficios, como la desestigmatización de los consumidores
Venta legal de mariguana en Colorado, Estados Unidos FOTO: LA JORNADA

En Zacatecas no hay un grupo de consumidores de cannabis que se expresé abiertamente
El 31 de octubre, la SCJN admitió 2 amparos que completaron los 5 que generan la jurisprudencia que considera inconstitucional prohibir el uso recreativo de esta planta
En el caso mexicano no estamos preparados para el hecho de poder abrir una legalización a cualquier tipo de sustancia psicoactiva: Luis Eduardo Alvarado

 

En Zacatecas no hay un grupo de consumidores de mariguana abiertamente militantes por su despenalización como sí se expresan, por ejemplo, en Guadalajara. Aquí aunque hay por supuesto quienes están convencidos de que ésta traería beneficios, incluido el de su des estigmatización como usuarios, ha persistido “el miedo a la sociedad” que los asocia con la criminalidad, expone Luis Eduardo Alvarado.

Para él la admisión el pasado miércoles 31 de octubre, de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de dos amparos con los que se completaron los cinco que generan la jurisprudencia que considera inconstitucional la prohibición absoluta del consumo recreativo de la mariguana, “abre una buena puerta para dejar de vivir dentro de este estigma, para dejar de ver esto como algo malo”.

Sin ser propiamente una organización militante en pro de la despenalización, Luis Eduardo Alvarado y una amiga abrieron entre 2015 y 2016 el Bar 420, un lugar que promovía la cultura urbana, “todo lo que se basa en las calles y que la gente piensa que es malo o que olvida”.

Entre eso considerado malo por definición está el consumo de la mariguana para uso recreativo. Pero el nombre 420 y el concepto del lugar también buscaba desmitificar esta visión, y más, manifestarse abiertamente a favor de su despenalización, “crear una cierta base social ante la situación que está pasando –se refiere Luis Eduardo a la política prohibicionista-“.

Las 4:20 se refiere a la hora en la que las universidades y preparatorias norteamericanas se hacía un receso que los estudiantes aprovechaban para “hacer algo, vamos a enrollarlo, vamos a disfrutarlo”, relata.

Es la primera asociación que tiene esa combinación de números, pero fue también un 20 de abril, cuando se legalizó por primera vez el consumo de la mariguana en aquel país en la ciudad de Denver, Colorado, refiere.

Registros periodísticos señalan que el 20 de abril se celebra el Día Mundial del Cannabis que se asocia a una serie de antecedentes.

En México dijo el también promotor artístico de intérpretes de rap y hip hop e integrante de proyecto Siempre fuertes, un estudio de grabación, “estamos pasando por un proceso en el cual no es legal como tal la mariguana; no podemos decir que estás en la calle y puedes estar fumando”.

Se han ido abriendo las posibilidades primero para su uso medicinal y científico, en abril del año 2017, y ahora para su uso lúdico pero bajo ciertas condiciones y mediante un trámite que lo hace accesible de manera personal e intransferible y que no permite su comercialización.

Lo dicho por el máximo tribunal del país es que “El derecho fundamental al libre desarrollo de la personalidad permite que las personas mayores de edad decidan –sin interferencia alguna- qué tipo de actividades lúdicas desean realizar y protege de todas las acciones necesarias para materializar esa elección”.

Se refiere a sembrar, cultivar, cosechar, preparar, poseer y transportar la planta, según refiere el portal de noticias Animal Político.

Esto permitirá que “cualquier ciudadano podrá solicitar un permiso a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para cultivar y consumir mariguana con fines recreativos, y si la dependencia lo niega podrá recurrir a un amparo y cualquier juez debe resolver a su favor”.

“Yo desde el punto del consumidor, lo veo totalmente a favor”, dijo, e incluso espera en algún momento poder participar en la industria alimenticia y medicinal derivada de la mariguana.

Refiere que sólo en 2017 se recaudaron 9 mil millones de dólares en los Estados Unidos por su comercialización legal en dispensarios, farmacias y puntos de venta registrados.

Al momento en que la siembra y distribución del cannabis en México se les quite a los grupos delincuenciales, “va a ganar el pueblo”.

Menciona Luis Eduardo que en Acapulco e Ixtapa, Guerrero, a los campesinos que siembran la planta “el narcotráfico les quita el producto de sus tierras. Ellos podrían estar ganando mucho dinero con la industria de las telas –de hilo de cáñamo-, los extractos, o por rentar las parcelas” legalmente.

Acerca de Zacatecas observó que “tiene muchísima tierra con buena humedad” para cultivar la planta.

“En Estados Unidos están dejando eso libre”, y recientemente se ha anunciado la liberalización en Canadá.

“Con todo este tema de la legalización se van a abrir muchas posibilidades de crear nuevas formas de ver la mariguana, muchas formas de empleo, muchísimos factores para que se active un proceso”.

Aquí menciona el caso particular de Guadalajara que considera con un enorme potencial. En aquella ciudad “hay encuentros, marchas canábicas, smokeshops donde se consigue aceite de cannabidiol -para uso medicinal- ya regularizado”, etc.

En Zacatecas no es así. Aunque haya consumidores de edad madura “que pueden estar saliendo de ocho horas de trabajo en una oficina, una cocina o cualquier área y fumen para descansar e irse a casa, no pueden militarlo como tal porque si a ti te ven en una marcha tus jefes desde un balcón le cuestionarán: ¿¡eh y tú qué andabas haciendo en una marcha con los mariguanos, por qué estas a favor de los mariguanos!?, no puedes estar trabajando con nosotros, es que eso no es legal.

Tú estás aportando al narcotráfico, de seguro tienes amigos que hacen eso, de seguro tú por hacer eso te metes más drogas.

Estamos ante todo eso…y tú simplemente te diste una fumada saliendo de trabajar ocho horas, diez horas. Pero quitar este estigma fue lo que nosotros hicimos con el nombre, llegaba gente de fuera y llegaban preguntando, ¿por qué se llama 420? Porque nos gusta el rap, nos gusta esto porque nos gusta aquello. Sin embargo desde que llegabas había cosas alusivas, teníamos la estructura científica de la molécula de TCH –Tetrahidrocanabinol- en una pared y cosas así”.

Luis Eduardo Alvarado se refirió también a la estructura de cuidado de la salud que en otros países se ha implementado a la par de la legalización de la mariguana.

Menciona en este sentido que en el caso mexicano no estamos preparados para el hecho de poder abrir una legalización a cualquier tipo de sustancia psicoactiva.

Habla del aspecto social, sobre el que considera, “como tal no tenemos esa responsabilidad, puede que la tenga el 20 o 25 por ciento de la población, pero el otro 50 lo va a usar mal y el otro 30 lo va usar como venta o mercado, o sea van a ver que es legal y va a ser fácil conseguir y vas a usarlo como venta –sin controles de calidad y sanitarios-

Por ello considera que en este momento sigue siendo la mejor opción que se dé un seguimiento, un control de los procesos, a quienes usen la planta, por parte de Cofepris.
“Sí es una puerta muy grande la que se abre, pero no estamos todavía ante la total libertad del uso como tal”.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70