Las + Recientes

Un pobre soñador

Un pobre soñador

Autora: Ana Karen Ángeles Jiménez
Residencia: Coyoacán, Ciudad de México, México

 

El tabasqueño consultó las cartas del tarot unas horas antes de la elección, para ver si esta vez resultaba ganador y quitarle el puesto a nuestro querido Peña Nieto, el más guapetón.

Después de doce años queriendo gobernar, las cartas le dijeron “mejor vete de aquí que nosotras no te podemos ayudar”.

López Obrador, desconsolado, se puso a llorar, que ni su esposa lo quiso alentar, pero a él no le importó y buscó una estrategia para no quedar como un perdedor, una vez más.

Corriendo al altar de la muerte llegó, le puso una veladora y le suplicó ¡Por favor!

Calaquita, Calaquita, acabó de buscar en mi SmartPhone una oración, porque llevo varios años pidiéndote el favor, como dicen los chavos de hoy ¡Hazme el paro! y te prometo que me portaré mejor y ya no hablaré de los políticos corruptos como el copetón!

De repente, la Parca se le apareció y le dijo “Ay, cabecita de algodón, ni muerta me dejas descansar, a mí no me vengas a chantajear, que yo ya conozco a tus colegas y hacen todo para ganar”.

No me prometas que te portarás mejor, pero estoy abierta a cualquier negociación, y del amo y señor ni se te ocurra hablar, porque con él ninguna cuenta has de saldar, ya lo ves, está triunfando como todo un campeón, lo culpan de algunas muertes, pero, de alguna otra forma, pagó su negociación.

El Peje le dijo “yo no te puedo prometer cosas así, pero sí cambiar al país y ponerte un altar para verte feliz”.

La Catrina, muerta de risa, le dijo “¡Ay, Manuelito!, a mí no me quieras engañar, promesas de políticos ya me las sé de más. Mejor vete de aquí antes de que yo te ponga tu altar y no me desgaste para ver a tu familia llorar”.

Desanimado, le dijo AMLOVE “está bien mi Huesudita, te daré algo mejor que ese creído del Lord; en cuanto tome posesión, en bandeja de plata te pondré a Donal Trump”.

Ahora sí, mi querido Obrador, faltan unos minutos para que seas ganador. Solamente te voy a pedir un favor, si no me cumples voy a venir cada mes como Andrés, pero yo voy a jalarte los pies.

Poco después, la Flaquita organizó un tremendo pachangón e invitó a sus amigos los políticos para brindar ahora sí por el triunfo de este pobre soñador, que ya era justo porque ya casi llega al panteón.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70