La necesaria legalización de la Mariguana

La necesaria legalización de la Mariguana

La Cannabis es una droga que se popularizó desde 1960, que multiplicó su consumo desde la década Hippie a la fecha. Es una sustancia activa que tiene efectos contemplativos: abrillanta la música y todas las actividades de apreciación. Se ha prohibido la venta, pero el consumo es tolerado. Se estima que la consume un 4 por ciento de la población mundial, unos 166 millones de personas, de un total de 200 millones de consumidores de drogas ilegales (según cifras de la ONU). Como se puede ver, el porcentaje de su consumo relativo es hegemónico.
En los últimos años han aumentado considerablemente los estudios sobre Cannabis: ¿por qué la gente decide consumir marihuana (dado el altísimo porcentaje de consumo relativo)?, ¿qué necesidades psicológicas satisface? y ¿qué tanto realmente es peligroso el cannabis? Preguntas que ayudan a pensar con mayor claridad una política específicamente con esta planta. La propaganda sobre el ‘daño de las drogas’ se centra en cocaína, opiáceos o anfetaminas, y la mariguana resulta poco mencionada en dicha promoción, lo cual es indicativo.

Hace 10 años la Cannabis estaba prohibida en todo el mundo, pero ahora hay lugares estratégicos en los que se ha levantado la prohibición. Aun cuando hay Estados en los cuales las políticas sobre la planta han sido, desde los 60’s, mucho menos punitivas, como es el caso de Reino Unido, Francia y Países Bajos. En todos los países el consumo de Cannabis tiene un patrón que resulta muy interesante: es una droga juvenil. Pasando los 30 y antes de los 40 años de las personas su consumo cae significativamente. Pero como la población joven va en aumento, el consumo total crece. Sin embargo, la entrada al mercado de otras drogas ha impactado el consumo de los jóvenes, sobre todo las anfetaminas. Por ello se observan notorios vaivenes en sus tasas de ingesta: en 1979, 50.8 por ciento de los chicos recién egresados de bachillerato habían probado la marihuana; en 1992 sólo el 21 por ciento; y recientemente es un 42 por ciento. La generación de los jóvenes de los años 60 tenían un ethos más proclive a la marihuana; y ahora, es un ethos más activo que incentiva drogas hiperactivas ligadas al trabajo como la cocaína.

Recientemente se han puesto de relieve estudios de usos médicos del principio activo de la mariguana y su bajo impacto a la salud en el contexto del consumo moderado. Con ello, se ha contribuido a disminuir la rabia institucional contra la planta que ahora promete ayudas médicas. Pero, sobre todo, el fin de su proscripción promete disminuir de manera muy importante la violencia que genera su prohibición. La punición del cultivo y venta de marihuana, al mismo tiempo de su alta rentabilidad económica, junto a la libre venta de armas en Estados Unidos, crearon un escenario de horror, saturado de sangre, dolor y lágrimas. Ahora en cambio, parece haber signos del regreso a la sensatez y por fin se plantea abiertamente levantar la prohibición, y con ello, evitar la violencia irracional de la que hablamos. Y permitir un consumo que, todo parece indicar, es menos malo de lo que hace unos pocos años pensábamos. Así, todos deseamos que el tiempo morado llegue a su fin e inicie una época pintada de verde esperanza.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70