Las + Recientes

En defensa del patrimonio cultural de Zacatecas

En defensa del patrimonio cultural de Zacatecas

De algún tiempo a estas fechas, se han venido escuchando diversas voces desde el Poder Legislativo del Estado, para manifestar la necesidad de contar con un nuevo edificio, pues el que actualmente ocupa es a todas luces insuficiente, para albergar a los 30 legisladores y a los 400 empleados que ahí laboran.
Ciertamente esta es una demanda justa y necesaria para que puedan desempeñar de mejor manera sus funciones legislativas.

Quienes conocemos la sede de la Cámara de Diputados nos consta la limitación de sus instalaciones, así como el asinamiento donde laboran sus empleados que indudablemente repercute en una baja productividad.
Por otra parte, es de todos conocida la política de austeridad del actual Gobierno, de ahí que se hace necesaria la estrecha coordinación entre ambos poderes para que las señoras y señores diputados cuenten en un futuro no muy lejano con instalaciones dignas y adecuadas. Un primer paso lo deberían dar los diputados aportando las famosas Herramientas Legislativas, que ascienden en los 3 últimos meses de este año a 18 millones de pesos, y que para el año entrante superarían los 70 millones de pesos.

En lo que no estamos de acuerdo es en el ofrecimiento que el Ejecutivo del Estado ha hecho para que las instalaciones inconclusas del Centro Cultural “Toma de Zacatecas” se conviertan en la nueva sede del Poder Legislativo, argumentando que ello ¨permitiría aprovechar su infraestructura, lo que reduciría tres veces el presupuesto requerido para un edificio nuevo, para luego canalizar estos recursos a obras sociales¨.
Se calcula que el costo de un nuevo edificio para el Poder Legislativo rondaría los 200 millones de pesos, en tanto que utilizar el edificio del Centro Cultural, se dice, se erogarían solo 70 millones de pesos para dejarlo en condiciones de ser habitado por los señores diputados.

En otras palabras el costo total de ese inmueble que se pretende otorgar al Poder Legislativo sería de 450 millones de pesos; 380 millones que la federación, por conducto de la anterior Administración del Estado invirtió, más los 70 millones que se requieren para terminarlo, este y no otro, sería tentativamente el costo real de la nueva sede de la Cámara de Diputados.
Lo más seguro es que el costo de los 70 millones de pesos que se requieren tan solo para terminar las instalaciones del Centro Cultural no alcanzarían, pues transformar y adecuar el proyecto arquitectónico del complejo cultural en un edificio exprofeso para los señores legisladores implicaría un importante cambio estructural y arquitectónico.

No hay que olvidar que el proyecto del Centro Cultural tiene un avance del 90 por ciento, en cuyas instalaciones se cuenta con un gran foro o escenario lo suficientemente grande para la realización de conciertos musicales o también para la representación de obras de teatro de primer nivel; se dispone igualmente de un magno auditorio para albergar a cuatro mil doscientos espectadores, así como también de salas para exposiciones temporales, y espacios para la instalación de diversos talleres artísticos.
Conservar el proyecto original del Centro Cultural, permitiría, que la Banda Sinfónica del Estado contaría, por primera vez con una sede digna, con instalaciones adecuadas para sus ensayos y presentaciones.

Echar abajo este proyecto para adecuarlo a la nueva sede del Poder Legislativo del Estado, implicaría todo un reto arquitectónico. Pues los señores legisladores requieren de una sala de sesiones para 30 de ellos y un palco para unas mil personas; espacios para todas las comisiones legislativas, y para los 400 empleados que actualmente laboran en el Poder Legislativo.
Ciertamente el costo sería elevadísimo. Resulta más conveniente, desde un punto de vista financiero construir un nuevo edificio para los señores legisladores; pues según fuentes oficiales del Ejecutivo del Estado este costaría 200 millones contra los 450 millones de pesos que costaría el Centro Cultural.

Conviene recordar que el proyecto de este Centro Cultural fue posible gracias a las gestiones realizadas en el 2014 ante la Federación por el entonces gobernador Miguel Alonso, con motivo de los festejos conmemorativos del Centenario de la Batalla de Zacatecas. En su ejecución no se invirtió un solo peso por parte del Gobierno estatal.
Se trata de un gran proyecto de infraestructura que está acorde con los actuales requerimientos sociales y culturales de los zacatecanos.
La enorme riqueza cultural de que disponemos y disfrutamos se ha venido construyendo palmo a palmo por los diferentes gobiernos del Estado.

Esta herencia debemos cuidarla, preservarla y acrecentarla para las presentes y futuras generaciones, porque es parte entrañable de nuestra identidad como mexicano y zacatecano.
Lo que se ha invertido en materia cultural no ha sido un gasto, ha sido una inversión altamente rentable que ha contribuido para que Zacatecas sea hoy por hoy un importante polo de desarrollo cultural y turístico a nivel nacional.
El potencial cultural de Zacatecas es enorme. Lejos de cruzarnos de brazos y conformarnos con la riqueza que contamos, se hace necesario seguir acrecentándola, cuantitativa y cualitativamente. Hacemos un atento llamado al gobernador Alejandro Tello para que en coordinación con los diputados federales de Zacatecas, se gestionen los 60 o 70 millones de pesos que hacen falta para terminar el Centro Cultural “Toma de Zacatecas”.

Una vez terminado, y para que no represente carga alguna para el erario de la entidad, se podría seguir el modelo del Auditorio Nacional de la CDMX para que sea administrado por un fideicomiso en donde participe tanto el Estado como el sector privado.
El desarrollo cultural de Zacatecas no puede ni debe estancarse, no lo permitamos. Lejos de ello se requieren muchas más acciones por parte del gobierno y de la sociedad para aprovechar el enorme potencial cultural y turístico de nuestro Estado.

*Analista político

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70