¿Los zacatecanos comprendemos la migración forzada?

¿Los zacatecanos comprendemos la migración forzada?

La migración es un tema que tiene diferentes aristas por donde tomarlo, y por ello, hay algunas confusiones en la manera de definirlo cuando se convierte en problema. El hecho de que una persona decida vivir en un país distinto porque le apasiona la cultura del país huésped o porque quiere estudiar en alguna universidad especialista en un tema que a él le interesa, o porque los médicos le dijeron que el clima de su país natal le hacia daño; en todos estos casos, la migración no es un problema. Ocurre de forma frecuente y es de lo más normal. La migración resulta un problema cuando genera condiciones sociales anómalas o indeseables, o cuando es provocada por realidades sociales injustas. El caso que queremos poner de relieve es la llamada “migración forzada”. Cuando grupos humanos amplios se ven forzados por su inaguantable realidad a irse del lugar que los vio nacer, significa que su traslado no es un acto de libertad, sino de extrema necesidad.
“Por sus frutos los conoceréis”, dice el adagio bíblico: los efectos de la migración forzada son nefastos. Las familias se dividen, los hijos están en un lugar y los padres en otro, se abandona una vida que se ama y en la cual se deposita el corazón y, además, se viola lo más importante que tenemos los seres humanos: la libertad. Cambian de vida por una situación que los fuerza a hacerlo. Decisiones que son arrancadas en medio de la turbación y la turbulencia de los jefes de familia.
No es lo mismo tomar un avión, esperar el viaje tranquilamente en una sala de estar, formarse y subirse al transporte para acomodarse y dormir mientras llegas al destino; que llegar con hambre a la frontera, esconderse de la autoridad, pasar nadando un río en la noche, caminar el desierto y llegar como mercancía prohibida a una ciudad hostil, para trabajar sin salir de un pequeño gueto y vivir como prisionero en “la patria de la libertad”. La migración forzada es un problema porque es causa de enorme sufrimiento y producto de injusticias sociales.
No es un problema porque incomoda a los que tenemos el refrigerador lleno y a dos pasos. Es un problema porque las personas no deben abandonar su tierra que aman y huir como delincuentes y ser tratados como esclavos en países extraños. Hostilizados por furibundos narcisistas que gritan histéricos por el miedo que sienten al ver personas distintas que vienen del extranjero, aunque luego entran a su casa y se sientan en un cómodo sofá a ver la televisión mientras comen un sabroso bocadillo y comentan el escándalo de ‘la invasión extranjera’. Conclusión: vivimos un mundo patético y enfermo. Lo prudente y justo es que los zacatecanos demostremos que comprendemos el fenómeno de la migración forzada porque la padecemos, y seamos congruentes con ello. Pero ante ciertas expresiones, nos preguntamos, ¿los zacatecanos comprendemos la migración forzada?

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70