Las Cocineras Tradicionales de Zacatecas, grupo que fomenta la gastronomía local

Las Cocineras Tradicionales de Zacatecas, grupo que fomenta la gastronomía local
En su cocina se trabaja con ingredientes típicos del estado y se evita hacer compras en supermercados ■ FOTOS: MIGUEL ÁNGEL NÚÑEZ

■ Crearon el restaurante “El Itacate”, que inicia con Wendy Castro, su socia y su hermana

■ Buscan preparar típicos platillos que se han encargado de preservar con antiguas recetas

 

Las Cocineras Tradicionales de Zacatecas son un grupo de mujeres que fomentan y dan a conocer la riqueza de la gastronomía zacatecana, pues es un rubro que no ha sido debidamente explotado, tomando en cuenta la diversidad que ingredientes, platillos y sabores que existen no sólo en los municipios, sino en las localidades de todo el estado, considera Adriana Lizeth Fernández Parga, chef de profesión y creadora del proyecto.

En esta iniciativa, crean el restaurante “El Itacate Zacatecano” el cual inicia con Wendy Castro, su socia, su hermana Tere Fernández, y se unieron las cocineras Hayde, Karen, Mayra y Omar, todos ellos ex alumnos de cocina de Adriana.

La cocinera, quien viste un traje típico, cuenta que la idea de crear “El Itacate Zacatecano” fue la de mostrarle a los comensales “cómo es que se comía antes” y cuando prepara cada uno de estos platillos, la chef recuerda su infancia, su pasado, los momentos de convivencia familiar.

Son esos típicos platillos de la cocina zacatecana que se ha encargado de preservar a través antiguas recetas con guisos tan característicos como el asado de boda, los pacholes, los tamales, las enchiladas, entre otros.

Adriana menciona que son pocas las personas que logran disfrutar la reunión con familiares, debido a la falta de tiempo, pues con el ajetreo de la vida cotidiana es difícil que todos coincidan a la misma hora para comer.

Opina que también se pasa menos tiempo en la cocina, pues en ocasiones las personas compran alimentos preparados en la calle; el ritual de disfrutar los alimentos, también ha cambiado, pues muchos comen viendo televisión o revisando el teléfono.

Recuerda que en su casa no se probaba bocado hasta que estuvieran todos los integrantes de su familia en la mesa y cada uno ponía en la mesa ya fuera las tortillas, otro el chile, otro preparaba una jarra de agua fresca porque se evitaba el refresco.

En su local, ubicado en la céntrica Calle del Ángel, a espaldas de la Catedral Basílica, fabrican platillos típicos como gorditas, tamales, sopes, tortillas de masa azul, y un sinfín de productos que requieren de una gran labor artesanal, pues todos los procesos son hechos a mano y cuidando cada detalle para un delicioso resultado final.

La cocinera dice que conformar este sueño no fue fácil, pues actualmente es complejo encontrar a mujeres que sepan hacer tortilla a mano o preparar alimentos en metate. Pero sus compañeras, muchas de municipios, aportan esta sabiduría y se encargan de investigar sobre la elaboración de diferentes platillos de su comunidad.

“Hay mucha gente que nos dice que no conoce muchos platillos, pues de cada municipio hay una gran variedad”, señalan

Puso como ejemplo, que Wendy, quien es originaria de la localidad del Progreso, de Río Grande, ha preguntado a sus familiares la elaboración de diferentes platillos. Uno de ellos son las calabazas con leche, que es un postre que puede probarse a media tarde.

Omar, quien es de Jiménez del Teul, ha conseguido la receta del pozole de granos, el cual pareciera que está elaborado como un pozole normal, con carne y granos de maíz. Sin embargo, es una especie de atole que se hace con otros ingredientes.

Mayra, originaria de Jerez, también elabora diferentes dulces caseros, elaborados con ate de membrillo y manzana, lo cual no es común, pues todos estos cocineros son jóvenes y lo más importante es que rescatan recetas tradicionales de su lugar de origen.

“Hay mucha gente que nos dice que no conoce muchos platillos, pues de cada municipio hay una gran variedad. Hay gente que ha llorado porque acomodamos las mesas como una cocina tradicional de casa. Y los sabores, la ambientación, les traen recuerdos de su infancia”, comparte Adriana.

En el Itacate se sirven desayunos de 11 tiempos, y se sirve por ejemplo jocoque, salsa de molcajete, conchas con nata de rancho, que se acostumbraba como un postre o una entrada y en las casas anteriormente se hervía la leche y siempre había leche.

Adriana aclara que en su cocina se trabaja con ingredientes típicos del estado y se evita hacer compras en supermercados. Por ejemplo, las tunas que sirve en su restaurante son traídas frescas desde Trancoso diariamente y así también se apoya y se impulsa a los proveedores zacatecanos.

En El Itacate se preparan por ejemplo alimentos con manteca e ingredientes naturales, pues también se trata de que los alimentos, además de que tengan un buen sazón, sean nutritivos y ayuden a la salud.

Para Adriana, cocinar es su vida. Recuerda que desde niña, cuando vivió en la ciudad de Aguascalientes, visitaba cada semana la casa de sus abuelos en Zacatecas y a ella le gustaba mucho jugar a que era dueña de un restaurante en el que vendía tamales, tacos, pozole.

Recientemente, Las Cocineras Tradicionales de Zacatecas fueron invitadas por parte de la Secretaría de Turismo del Estado para representar a Zacatecas en gastronomía, dentro del Festival Nacional de Pueblos Mágicos 2018 realizado en Morelia, Michoacán.

“Fue un éxito la cocina zacatecana en esa muestra. Fuimos el stand más visitado, y el que permaneció después del horario que se tenía contemplado, ya que la gente hacía largas filas para probar los sabores de Zacatecas”, dice Adriana.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70