Los acuerdos pendientes de construir en Zacatecas

Los acuerdos pendientes de construir en Zacatecas

Las luchas políticas de izquierdas y derechas en los últimos 20 años del siglo pasado lograron dar fin al presidencialismo autoritario construido en décadas por el PRI, y lo sustituyeron por la democracia representativa pluralista. Las crisis económicas de los años setentas y la hegemonía mundial del neoliberalismo trajeron al país el reino del mercado, el más abierto de nuestra historia y uno de los más abiertos en este mundo de la apertura global. Hoy, casi otros 20 años después, la corrupción política ha dejado sin piso a la incipiente democracia, y el desmantelamiento del estado y las cadenas locales de producción no han rendido los frutos prometidos. Los responsables de ambas cosas ofrecen durante la campaña electoral más de lo mismo, presumiendo una férrea racionalidad económica que hizo de la paciencia del pueblo un sucedáneo de la resignación.

En la nueva circunstancia, el presidente electo convoca a la unidad de los mexicanos partiendo del respeto a la diversidad social y a la pluralidad política, llamado que muy pocos se atreverán a rechazar tajantemente y las grandes mayorías aceptarán interrogándose sobre cómo proceder. Los zacatecanos podrían tomarle la palabra empezando por cuestiones que parecen obvias pero que confrontadas con la realidad no lo son tanto. Se podría empezar intentando un acuerdo amplio para erradicar la corrupción examinando la arquitectura del sistema estatal contra ese vicio, sus funciones y la idoneidad de sus titulares, desmantelando las prácticas y normas que propician y alimentan la costumbre de los moches, analizando y reformando a fondo leyes tan importantes como las de la construcción y las que norman las licitaciones y asignaciones de contratos y concesiones.

El siguiente paso podría ser el acuerdo para eliminar todos los obstáculos al funcionamiento de la arquitectura republicana, de manera que opere plenamente el principio de que “el poder controle al poder”. ¿Será muy difícil eliminar los incentivos económicos a los diputados cuando se tratan asuntos importantes como la aprobación de los presupuestos? ¿Es imposible construir un verdadero servicio civil de carrera para evitar el crecimiento desmesurado y la improvisación de las burocracias? ¿Porqué no podemos transparentar el proceso de designación de jueces y demás personal profesional del poder judicial? También podríamos coincidir en que la perspectiva económica no es buena y que es fundamental invertir los recursos públicos en obras y servicios básicos y prioritarios. Podemos coincidir en el propósito de que nunca más se intenten absurdos como el teatro de Miguel.

El doctor Rolando Cordera ha señalado que otro campo para el acuerdo es que la densidad y magnitud de la pobreza, combinada con una desigualdad imperturbable, nos arrojan perspectivas lúgubres, ensombrecidas todavía más por la violencia y el crimen. Los zacatecanos debemos asumir que México y Zacatecas deben y pueden ser prósperos a condición de que sean justos. Esta convicción debería ser la guía de nuestros diálogos, encuentros y desencuentros en estos tiempos de esperanzas y temores. Construir un acuerdo en lo fundamental para el desarrollo; redefinir el formato de una nueva economía que permita la superación de la que hoy tenemos y permita nuestra incorporación al desarrollo; alejar del horizonte la sombría perspectiva del individualismo y el sálvese quien pueda que hoy parece inundar muchas esferas de la vida nacional y estatal, son tareas impostergables.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70