Municipios en quiebra

Municipios en quiebra

Se ha perdido la capacidad de asombro en la ciudadanía en general para tomar muy a pecho cuando se habla de crisis financiera en la administración pública, así se hable de la Universidad Autónoma de Zacatecas, de algún ayuntamiento o del mismo Gobierno del Estado.
Son tantas las veces que se ha escuchado que no hay dinero y que se está al borde de la quiebra, que ya se toman con ligereza las declaraciones de ese tipo.
No es que necesariamente quien habla en ese sentido mienta o siquiera exagere, el problema es que es tan habitual, que la cuestión se convierte en tema anual en el caso de la UAZ, y en trianual en el caso de los ayuntamientos.
Por más que se ha legislado para prevenir esta situación, por más que tenemos leyes de disciplina financiera, y organismos anticorrupción, no se ha logrado que los municipios al borde de la bancarrota sean la excepción y no la regla.
Tan solo en 2017, (de acuerdo a texto de Iván de Santiago en https://tripleerre.com/2018/03/15/municipios-en-quiebra/) 47 de los 58 municipios pidieron adelanto de participaciones para poder cerrar el año y compensaron ese dinero de enero a junio del presente.
La cosa se agrava cuando llega al poder un partido o fuerza política contraria a la que gobernaba. Entonces, además del desbalance financiero, según un punto de vista las cosas se aderezan con los dimes y diretes lucidores para el público, y se aprovecha también la ocasión para sangrar políticamente al adversario. Por el otro lado también puede existir mayor ímpetu por limpiar la casa y sacar la basura pues hay poco compromiso político para seguir guardándola bajo la alfombra.
En esa tradición se encuentran los ayuntamientos de Zacatecas y Guadalupe. En la capital la semana pasada trabajadores del Municipio tomaron las instalaciones públicas por unas cuantas horas, y han denunciado públicamente que han sido cesados de sus empleos, injustamente. En contraparte, el alcalde niega que haya despedido gente, y por el contrario, señala basificaciones irregulares.
En Guadalupe la cosa es aún peor, el sábado pasado los trabajadores del área de recolección de residuos sólidos se negaron a trabajar debido a que el día anterior no habían recibido su quincena. Así continuaron el domingo, y al momento de escribir estas líneas se mantenían en la misma posición y advirtiendo además, que tomarían las oficinas de la presidencia municipal de continuar sin pago.
En respuesta, el alcalde aseguró que la falta de pago se debía a problemas causados en la anterior administración pues habían dejado las arcas del municipio en ceros, o bien, con unos cuantos millones de pesos, pero éstos comprometidos a otros rubros.
Al final de este domingo, y luego de haber suplido a los trabajadores de la recolección de residuos con regidores y funcionarios, el presidente municipal anunció que había conseguido el dinero para pagar la quincena que adeudaba gracias a los ingresos propios del municipio, y a 7 millones de pesos que había facilitado el Gobierno del Estado.
Este aviso parece una aspirina a un cáncer, pues según él mismo reconoció, esto sólo libra la última quincena de septiembre pero permanece en duda los ingresos de los trabajadores por los próximos tres meses.
Esta crisis de apenas dos días han dejado la impresión de que el presidente municipal enfrenta la situación con poco apoyo institucional, pues de Gobierno del Estado no ha habido cobijo –suficiente, al menos- a sus reclamos, y el Sindicato de Trabajadores cuya dureza es escasa, ha sido severo en su reacción. Probablemente este tratamiento obedezca a la rudeza con la que el munícipe se manejó durante la campaña, y también desde la elección hasta la fecha, en la que incluso hizo responsable de su bienestar y de su familia a quienes ha señalado como corruptos no obstante de haber pertenecido al mismo partido y grupo político anteriormente.
Llegados a este punto, de aquí en adelante no quedará más remedio que convertir esa rudeza en escrupulosas cuentas en el proceso de entrega-recepción aún vigente, y de ser necesario, en denuncias penales y administrativas que con toda firmeza validen las acusaciones hechas hasta el momento.
De lo contrario, sólo se habrá abonado a las quejas trianuales de las que hablábamos inicialmente pero también se habrá agotado el capital político que se ha logrado en una corta pero ascendente carrera política.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70