Cooperativismo en Cuba y autogestión en Argentina, alternativas del sistema económico

Cooperativismo en Cuba y autogestión en Argentina, alternativas del sistema económico
El docente Marcelo Vieta participó en el quinto Seminario Internacional de Estudios Críticos del Desarrollo 2018 de la UAZ foto: facebook

Pueden implementarse en otros países para impulsar una economía social y solidaria: Vieta

“Esta forma ha cobrado mayor auge en los últimos 30 años; se tiene una mayor conciencia”

 

El cooperativismo emergente en Cuba y la recuperación de empresas y autogestión de los trabajadores en Argentina, son ejemplos que representan alternativas viables al sistema económico vigente y que pueden implementarse en otros países para impulsar una economía social y solidaria, afirmó Marcelo Vieta, profesor de la Universidad de Toronto, Canadá.

Explicó que la autogestión es una práctica inclusiva y democrática de los trabajadores cuando toman el control de la producción y son corresponsables en la reproducción de las cosas que se requieren para vivir.

De acuerdo la definición que dio el trabajador de una empresa recuperada, “la autogestión es la posibilidad que tenemos todas las personas para realizarnos profesionalmente, económicamente y en nuestra capacidad de trabajar. Surge desde adentro, de nosotros mismos y junto con las personas que queremos compartir esta realización”.

En ese sentido, expuso que la autogestión se caracteriza por una horizontalidad en las relaciones sociales y por el establecimiento de formas de comunicación no jerárquicas, así como por el acompañamiento y compañerismo.

Comentó que esa forma de organización opera en muchos de los movimientos sociales en América Latina como resistencia a los efectos que provoca el capitalismo y el neoliberalismo.

Según Vieta, la economía social y solidaria ha cobrado mayor auge en los últimos 30 años, debido a que se ha llegado a una mayor conciencia durante la época neoliberal, cuando ha dejado de haber una distribución equitativa de la riqueza, es decir, “cuando los hechos y las promesas de la época de oro del capitalismo”.

“La economía social y solidaria emerge dentro de las estructuras económicas del capitalismo neoliberal y también se mueve en contra de una dirección diferente. Al mismo tiempo, la economía social y solidaria puede ser acomodativo al capitalismo como también el capitalismo puede ser acomodativo a la economía social y solidaria”, dijo.

Comentó que la economía social y solidaria contempla actividades socioeconómicas que abordan los deseos y las necesidades de un colectivo que a su vez reconoce el concepto de trabajo más ampliamente que el trabajo asalariado formal y que “apunta a superar las desigualdades sociales provocadas por los mercados, el Estado capitalista y la crisis económica”.

Además, la organización de los trabajadores está apuntalada por valores comunitarios de ayuda mutua en lugar de ganancias privadas, solidaridad en lugar de individualismo, intereses de la comunidad en lugar de intereses propios y de la autodeterminación y no el control centralizado.

Vieta comentó que en el caso de Cuba, desde 2011 el Estado dejó de tener el control absoluto de los medios de producción de tal forma que los ciudadanos pudieron organizarse en cooperativas o bien constituirse como cuentapropistas.

“En Cuba es una experiencia nueva, pues empresas que eran estatales ahora fueron cedidas a cooperativistas o cuentapropistas y desde 2011 han surgido como 500 cooperativas de las cuales 77 por ciento surgieron por la conversión de empresas estatales a cooperativas”, concluyó.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70