El Gobierno de la Encuesta

El Gobierno de la Encuesta

“Las encuestas son como las morcillas: muy

sabrosas, hasta que uno sabe cómo las hacen”

Álvaro Gómez Hurtado

 

Apocos días de aplicarse la famosa “encuesta” para decidir el destino del proyecto del NAICM; es fecha que se desconoce por completo bajo que formato e interrogantes los “encuestados”, decidirán sobre la continuidad de un proyecto (Texcoco) ó la re-inversión en otro (Sta Lucía). En entrevista al coordinador de los senadores de la bancada del PRI, Miguel Ángel Osorio Chong, se le cuestionó si tenía algún tipo de información que pudiera esclarecer la mecánica de la aplicación de la encuesta; lo cual negó tenerla o conocerla, lo cual preocupa no solo a los miembros opositores de la cámara alta, si no también, a las cámaras empresariales que están íntimamente vinculados con los servicios aeroportuarios.

Pero lo sustancial en este tema ya no es la decisión del nuevo gobierno si continúa o no con el proyecto de Texcoco; la mayoría de las opiniones profesionales, técnicas y con conocimiento de causa han reconocido que sería un error fatal para las finanzas del país cancelar el actual proyecto. Lo realmente sustancial de este tema está en lo preocupante e inquietante que resulta el tema de las dichosas consultas o encuestas.

Como ciudadano tal pareciera que no es mala la idea hacer públicas y participativas las decisiones trascendentales del país. Muchos gobernantes de la actualidad de Sudamérica y sobre todo en España, han llevado a cabo en sus mandatos la dinámica del Presupuesto Participativo; dinámica que es una herramienta democrática en los gobiernos, que tiene como finalidad hacer gestión pública donde la Sociedad Civil organizada y gobierno de manera coordinada, priorizan la inversión de los recursos públicos, materializados en Proyectos de Inversión. Lo cual provoca e incentiva a tener una sociedad más consciente y alerta de sus gobiernos.

Pero ante esta dinámica que pretende el nuevo gobierno nos encontramos con una mayúscula disyuntiva. El riesgo de llevar a consulta popular temas tan especializados, pone en peligro que asuntos nacionales tan complejos como el NAICM se maticen en decisiones que obedezcan a ideologías partidarias, y no obedezcan a tomar decisiones técnicas y profesionales. Porque hay que ponerlo en claro, una cosa es dar una respuesta u opinión moralizadora, y otra muy distinta, es dar una opinión técnica y sustentada; en otras palabras no es lo mismo preguntarle por mal que se lea, vea o escuche, sobre un proyecto de inversión histórico a un ejidatario de las tierras olvidadas de Texcoco, que estoy seguro no ha tenido la oportunidad de usar las instalaciones de un aeropuerto,  a que le pregunten a un especialista y usuario constante del servicio aéreo.

El pacto de civilidad que hubo entre AMLO y EPN para acelerar la alternancia y sus procedimientos; quizá fue un error de AMLO. Los temas polémicos del país como la reforma educativa, el NAICM entre otros, están siendo sometidos bajo el escrutinio de quien aún no es presidente en funciones. Seguramente la idea que se construyó de ser él mandamás del país, poco a poco lo está poniendo en su lugar de lo que realmente representa el cargo del ejecutivo de la nación.

Para Finalizar:

A 35 días de llegar al límite de tiempo que marco el presidente electo AMLO para sacar la encuesta sobre el NAICM, se sigue desconociendo los datos  y la metodología de aplicación. Esto solo me hace concluir que el tema se tornó político y no técnico. También esta informalidad por parte del nuevo gobierno entrante en los procedimientos para tomar decisiones vitales,  me remonta a la Venezuela de referéndums de Hugo Chávez. Referéndums amañados que solo sirvieron para perpetuarse en el poder mientras la salud se lo permitía. Pero no solo en eso coincidían estos dos buenos amigos, otras cosas en las que AMLO y Chávez tenían similitud, es que ambos se generaron la absurda idea de que fueron elegidos para sacudir la historia de un país supuestamente oprimido. AMLO al igual que Hugo Chávez; venden la ridícula y suicida promesa de que realizar esta transformación es más fácil de lo que parece.

No quisiera caer en la absurda comparativa entre ambos personajes y sobre todo entre ambas naciones, pero ante los actuales hechos, llegamos a la conclusión que su egocéntrica actitud pretende sustituir la administración pública con magia discursiva. Magia que ocurrirá con la sola presencia y retórica de AMLO en la presidencia que nos garantizará que la corrupción durante su mandato no tendrá efectos. Esos espejismos que vendió en su retórica y su campaña por más de una década, sin duda fueron herramientas letales y precisas que logran ganar elecciones, pero definitivamente no sirven para gobernar y llevar los intereses de todo un país.

Quizás ahora con el contra tiempo reciente que tuvo AMLO en un vuelo comercial que lo demoro más de 8 horas en el aeropuerto de Huatulco, lo detenga un poco para analizar con detenimiento lo importante que es para un presidente contar con un avión presidencial para atender con eficacia las demandas de todo un país que genero expectativas muy altas en el falso mecías. De ahora en adelante mi único consuelo ante esta dinámica del nuevo gobierno que será bajo encuestas o consultas, es que espero con ansias la encuesta que determinara en dos años a partir del próximo diciembre, si queremos los mexicanos continuar con un gobierno de extrema izquierda y con falta de inteligencia.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70