El Rockdrigo

El  Rockdrigo

Este año se cumplen treinta y tres años del sismo que enlutó el Valle de México, especialmente al DF y una réplica en la misma fecha hace un año. . Hubo mucha desgracia, llanto, luto, pérdida… y muuucha corrupción. De hecho, la vida cambió tanto que desde entonces la ciudadanía chilanga es otra. Creo que a partir de entonces los otrora defeños se volvieron parte medular en la vida política del país. Pero esa es harina de otro costal, un día podemos hacer un foro para chorear al respecto. Hay mucho que rescatar del análisis de los resultados que arrojó esa tragedia. Es más, en las elecciones pasadas ya se notó esa especie de concientización.
Lo que inspira esta propuesta es que este 19 de septiembre del año en curso, se cumplen treinta y tres de aquel “no me olvides” que nos recetó la Madre Tierra a ver si agarrábamos la onda y nos poníamos a convivir como hermanos, y principalmente, como consecuencia del mismo movimiento telúrico entre toneladas de cemento y varilla quedó atrapado el cuerpo y de su espíritu la partida hacia otras dimensiones más allá de nuestra comprensión, del siempre bien recordado Rodrigo González; o el Rockdrigo, para la banda rocanrolera.
Por costumbre, hay algunas celebraciones que se hacen en su memoria en algunas partes de la República, además de las de rigor en Tampico, Tamps., su tierra natal y la de la inmortalizada estación del Metro Balderas. En muchos lugares del país se le recuerda con nostálgicos reventones y rockote del bueno con los viejos y nuevos creyentes de la fe del Sacerdote del Rock, encarnación del Profeta del Nopal: Rockdrigo.
En su etapa creativa más importante coincidió con la emergencia del Movimiento Rupestre, intelectuales de la música, principalmente, con una visión del arte más apegado a la sencillez expresiva, alejada de estridencias y nubes de humo que sólo confunden a las masas sobre la calidad del arte.
En esencia, se propone que el día del aniversario luctuoso se haga un minuto de tristeza por todas las víctimas de aquella desgracia y después, comenzar con la transmisión a través de diversas formas de comunicación con las rolas del Profeta del Nopal y Tiempo de Híbridos, del disco El Profeta del Nopal y luego, cada quien, por la libre, en cada lugar de la República donde se le recuerde, se dé a la tarea de interpretar puras rolas de su autoría. La esencia es que se rescate la obra de Rockdrigo a partir del recuerdo a su obra y a su persona.
No hay vanidades de por medio, sólo el respeto al amigo ido y un amor profundo a la música con que una generación importante se formó en nuestro país.
Desde aquí les saludo, Rupestres del mundo.
Puedo decir, además, que tuve la fortuna de haberlo tenido durante un tiempo entre los broders del alma y compartimos algunas aventuras tanto intelectuales como terráqueas y hasta algunas de corte cósmico espiritual que, aunque no haya que explicar exactamente lo que eso significa, se dieron y perduran en el tiempo.
Hoy que Rodrigo González, el Rockdrigo, sigue tan vigente y lleno de vida en este Tiempo de Híbridos, a treinta y tres años de aquel terrorífico sismo que cortó su vida y la miles de otros, reitero mi estima y admiración por este gran bohemio y cantautor visionario.
En esta ocasión me voy a atrever a acompañar estas letras con unas décimas de otro contemporáneo de aquellos cósmicos episodios de interacciones galácticas que se asemejaban un poco a lo que se puede denominar como vida. El carnal Òscar Cruz Jiménez le dedicó este Huapango al buen Rockdrigo y pues, pónganle música y disfrútenlo.
Rockdrigo González
(28 aniversario luctuoso)

Del cantautor, y jaibito
el recuerdo está muy fresco,
entre chelas y refrescos
la pasamos muy bonito.
Guitarra huapango y grito
de la huasteca mi amigo,
tus cantadas van contigo
sobre el mar de tu Tampico.
De verdad no es puro pico,
Profeta, mi buen Rodrigo

Profeta, mi buen
Rockdrigo
tu versada nopalera
ronca tu frase roquera
con honores y distingo.
Viviendo eterno domingo
fiesta y risa tu horizonte,
en las playas y los montes.
Te recuerdo en Veracruz,
Rodrigo tu eres la luz,
como el canto del sinsonte.

Anacrónica existencia
tu presencia en este mundo,
fue tu aporte más fecundo.
cibernética excelencia.
Fueron sueños, diligencia
tu poética a caudales:
Esos ranchos siderales,
gandallez transnacional,
tu denuncia empresarial
¡Genial Rock-Drigo González!

Con cariño al recuerdo de un
Gran Amigo, músico-poeta.

Oscar Cruz Jiménez
19 de septiembre de 2013
Tampico, Tamps. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70