Ulises, Saúl y Julio al 2021

Ulises, Saúl y Julio al 2021

La Regeneración Nacional en Zacatecas tiene la puesta mira en el 2021. Tres de sus presidentes municipales en las zonas de mayor concentración poblacional, dieron muestra de que las decisiones que facturen a su nombre tendrán como objetivo aparecer en las encuestas para elegir al candidato de la sucesión.

Su misión es cuesta arriba y cargando una pesada losa llamada David Monreal Ávila. Así dejó constancia Ricardo en la asamblea extraordinaria de Morena Zacatecas del pasado 21 de agosto, donde también tuvo un papel protagónico la diputada –temporal- Verónica del Carmen Díaz Robles como coordinadora de los delegados federales del partido en 6 regiones del estado.

En dos de los eventos públicos de cambio de gobierno permeó un ambiente de “cordialidad”. Una “cordialidad” mal entendida, ya que detrás de ella persistieron siempre los pactos hacia la transición. En una entrega anterior hablamos de cómo el vínculo entre Ulises Mejía Haro y Judit M. Guerrero López, facilitó el aterrizaje de Morena en la capital del estado.

Apuntamos también cómo algunos regidores y funcionarios, señalados por diversos actos de corrupción en la administración de Guerrero López, recibieron la pronta indulgencia de la Cuarta Transformación en la capital zacatecana, premisa que el día de ayer ratificó Ulises Mejía en el noticiero matutino de Francisco Elizondo Viramontes.

Ahí, el MBA de las alitas, la cerveza y el café, confirmó que así como en su gobierno no permitiría actos de corrupción, nepotismo, tráfico de influencias, ni abuso de autoridad, también dio la indicación a su equipo de trabajo “en los 60 días que estuvimos de campaña, que no iba a haber cacería de brujas, no vamos a atentar con los ciudadanos, con los compañeros de la pasada administración”.

Los traspasos de Fernando Becerra Chiw (PAN) y Víctor Miranda Castro (PVEM) a la campaña de Ulises, a escasos días de la elección, ratificaban la funcionalidad y vigencia del pacto entre el de Morena y la alcaldesa priista. Hoy, los ex funcionarios de Judit vuelven al ayuntamiento, ahora en la Secretaría de Administración y la Secretaría de Planeación, respectivamente.

Durante la misma entrevista en el noticiero radiofónico, Ulises Mejía resbaló en un tema fundamental: la transparencia administrativa. Habrían pasado casi 36 horas después del suntuoso evento donde él y su cabildo rendirían protesta, y el entrepreneur no atinó a especificar los gastos que desembolsó en su primer acto oficial. Ni siquiera en un estimado.

Apenas intentó colocar en la opinión pública que había “logrado” alcanzar un “descuento” con la Secretaría de Turismo, para que no le cobraran la renta del Palacio de Convenciones el día previo de montaje, y el día posterior para desarmar todo el mobiliario utilizado. No obstante, sí corrió el cobro por el día del evento, que normalmente ronda los 200-250 mil pesos. A ello hay que sumar el mariachi, insumos para los invitados, y gastos que reflejaron todo menos “austeridad”.

En contraste, los protocolos de rendición de protesta de los ayuntamientos de Fresnillo y Guadalupe, se apegaron en mayor medida al mensaje político y la sobriedad institucional. La presencia de Ricardo Monreal Ávila sólo se dejó sentir en el bastión que le es propio, como contrapeso al hermano menor, pues lleva en su bolsa la candidatura de David.

Aquí, la relación entre Saúl y José Haro de la Torre se mantuvo también en el terreno de la transición tersa. Sería así porque, al igual que en la capital zacatecana, en Fresnillo la elección la entregó el priista al próximo presidente municipal de Morena.

Al señalar al alonsista como culpable del “desmadre que tiene el PRI” en Fresnillo, el ex diputado federal Benjamín Medrano Quesada (flanqueado por todos los candidatos priistas del municipio, los del distrito local y la del federal) inmortalizó el pacto sucesorio que abrió Haro de la Torre con el cachorro Monreal. “Cordialidad” entendida no como normalidad, sino como condición de.

No así en el caso de Guadalupe, donde la confronta es la estrategia que ha decidido seguir Julio César Chávez Padilla para capitalizar rumbo a la candidatura del 2021. No le es propia, va estimulada por el coordinador de los senadores de Morena. El objetivo de Ricardo es el desgaste de Julio mientras evidencia a Rafael y Enrique Flores Mendoza, así como a Roberto Luévano Ruiz.

Simón Pedro de León Mojarro de igual forma tiene un pie metido en la presidencia municipal de Guadalupe. El día de ayer formalizó su ingreso como tesorero municipal José Alejandro Zapata Castañeda, yerno del “cuñado incómodo”. El cabildo de Ulises Mejía será otro espacio donde Pedro busque mantener vigente su devaluada carrera política.

Pero no sólo en los partidos políticos se atestigua la estrategia de Ricardo. Esta semana Enrique Laviada Cirerol se reestrenó como columnista y locutor de un noticiario vespertino en el Diario NTR de Zacatecas. Su lucha a muerte con Saúl revive con su proyecto.

Twitter: @GabrielConV

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70