Custodios del Museo de Guadalupe denuncian contratación de personal de seguridad privada

Custodios del Museo de Guadalupe denuncian contratación de personal de seguridad privada
Sindicalizados del INAH mantienen una protesta en el recinto FOTO: ANDRÉS SÁNCHEZ

Explican que se busca que sustituyan a los custodios capacitados para esta función

Se violan las normas generales de trabajo, concretamente lo establecido en un acuerdo laboral celebrado en 2014, señala sindicato

 

Desde el año 2016 el Museo de Guadalupe ha ocupado elementos de seguridad privada. Inicialmente ocho de ellos, pero hace alrededor de dos meses incrementó su número a 14, quienes se busca que sustituyan a los custodios capacitados para esta función, algunos que tienen hasta 30 años de servicio, expuso Francisco Carreón Meza, secretario general de la Sección de Técnicos y Profesionistas del Instituto de Antropología e Historia del Estado de Zacatecas, correspondiente al Sindicato Nacional Democrático de los Trabajadores de la Secretaría de Cultura.

Con esta determinación que implica contratos outsourcing dijo, se violan las normas generales de trabajo, concretamente lo establecido en un acuerdo laboral celebrado en 2014 entre esta sección del sindicato del INAH y la directora del Museo de Guadalupe, Rosa María Franco, que deriva de una oferta que la propia funcionaria hizo a los custodios de esta institución, para que trabajaran horas extras en este espacio argumentando que a nivel nacional había problemas financieros y deficiencias de recursos humanos pues “a nivel nacional la plantilla laboral había bajado enormemente”.

El acuerdo, para cuya modificación se requiere una decisión mixta y no unilateral, como quiere imponerlo la funcionaria, expuso, establece guardias de trabajo para los custodios de museo del INAH, “en la mañana, tarde y noche”.

Carreón Meza dijo desconocer si la inserción como parte del personal del Museo de Guadalupe de elementos de seguridad privada obedece a indicaciones de la administración central del INAH, pero a ellos como trabajadores no se les ha notificado mediante un oficio que lo sustente.

Respecto de manifestaciones públicas que ha hecho Rosa María Franco sobre “un oficio” refieren a un documento “informativo” y no a una orden de trabajo, sostuvo.
Además de la violación al convenio laboral, Carreón Meza y uno de los custodios denunciaron que desde 2016 los elementos de seguridad privada de la empresa coahuilense SIEL han sido cambiados hasta en 150 ocasiones, un factor que alarma a los trabajadores de base respecto de la seguridad del patrimonio cultural que implican estas funciones.

“Entonces el personal que esta de base es personal calificado, entra por un proceso de admisión por un reglamento mixto, no entra por entrar, aparte tienen capacitación especializada, son custodios especializados de museos. Y aparte los compañeros con el paso del tiempo están recibiendo capacitación para cuidar el acervo tanto el edificio como lo que está en exhibición”, dijo Francisco Carreón Meza.

Y observó respecto de los elementos de SIEL, que “no hay garantías que este tipo de personal que está entrando tenga el mismo conocimiento”, pues la función del trabajo es custodiar “piezas invaluables”.

Agregó que un museo tiene unas normas de seguridad muy precisas, sustentadas en la que refirió como una “cartilla de seguridad” establecida a nivel nacional para todos los museos del INAH, agregó a su preocupación, “la inseguridad social” sobre la que refirió una reciente “oleada” de robos de arte sacro.

En este momento los 10 custodios del INAH mantienen las guardias de trabajo a la par de la presencia de los 14 elementos de seguridad privada, comentó.

Su denuncia también se refirió a los efectos que ya sufren algunas obras del periodo colonial debido a modificaciones al espacio, específicamente la que se hizo al claustro.

“Tenía media barda, tenía reja de madera,” y por falta de mantenimiento se empezó a dañar, al sustituirse por cristal hace 10 años que genera un efecto lupa y hace que les falte “más circulación de aire” lo que ha provocado afectaciones por humedad.

“Hay alteración, hay desprendimiento de la capa pictórica por tanta luz que le entra. Eso es lo que nosotros vemos a simple vista ya el que debe dictaminar es el restaurador (…) lo hemos denunciado y vienen los especialistas y se dan la vuelta y se van”.

Además esto implica según su señalamiento, la no conservación del principio de autenticidad patrimonial de este lugar, y la originalidad del lugar.

Por estos hechos hicieron una primera denuncia interna en aquel momento ante la Presidencia de la República y ante el Cabildo del Ayuntamiento de Guadalupe, sin que tuviera efectos.

El hecho, dijo, ocurrió dentro del periodo en que se ha mantenido Rosa María Franco al frente del Museo de Guadalupe, y que ya suma 18 años.

El Convento de Guadalupe y el Museo de mismo nombre, están inscritos como uno de los puntos del Camino Real de Tierra Adentro (CRTA) considerado patrimonio cultural de la humanidad en 2001 por la Unesco.

“Desde nuestro punto de vista en los tratados internacionales (firmados por México) con la UNESCO, y que hemos estudiado, efectivamente se menciona que se debe de conservar lo más original posible (…) sabemos que está declarado como Monumento Histórico y después está declarado como parte del patrimonio de la humanidad por ser parte del Camino Real de Tierra Adentro”.

En este sentido los trabajadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia señalaron su preocupación tanto por el acervo del Museo de Guadalupe como por las modificaciones físicas, “modificaciones, adecuaciones” que se han hecho al espacio, la más reciente, el cambio de los marcos de ventanas de madera que sostienen, se dañaron por falta de mantenimiento preventivo y correctivo, y que fueron sustituidas por materiales de plástico de PVC.

“Entonces pues sí se ve muy bonito pero ya estamos perdiendo la originalidad del contexto museológico” del edificio (…) lo hemos declarado pero nos dicen que nosotros no somos especialistas. Estos conflictos son parte de lo que nosotros estamos denunciando, que somos los principales conservadores del patrimonio, el público a veces no entiende que el patrimonio no es de Rosita Franco, el patrimonio es de todo el pueblo de México, de todos los ciudadanos”.

De manera interna los inconformes han demandado el cumplimiento de sus condiciones generales de trabajo, pero si no hubiese respuesta “tendremos que pasar a otra instancia”.

De esta manera, solicitaron ya a autoridades centrales del Instituto Nacional de Antropología e Historia una mesa de diálogo para tratar estos asuntos que esperan se verifique en los primeros días del mes de septiembre.

“Nosotros no estamos violentando en ningún momento ningún acuerdo ni el servicio” en el espacio. Al que hizo referencia como uno de los tres primeros museos a nivel nacional en su tipo, séptimo en el contexto de Latinoamérica y también uno de los más relevantes a nivel mundial “en arte barroco”, por eso es importante que se conozca la relevancia “de mantener el acervo y la custodia”, dijo.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70