Tragedia de los comunes en la Legislatura local

Tragedia de los comunes en la Legislatura local

La Tragedia de los Comunes está presente en los poderes del Estado. En todos. Cuando hay un bien púbico o común, y algunos actores hacen uso particular de él, pues sucede que (si es posible) abusan. Por ejemplo, pasan de polizones: hacen uso gratis de los bienes y evitan asumir el costo de aquello que disfrutan. Por ejemplo, en un agostadero hacen pastar sus reses hasta aprovechar la mayor cantidad de terreno sin importar que al tiempo todo eso acabe. Algunos economistas califican de ‘racionales’ estas conductas, porque piensan que la naturaleza de los individuos es aprovechar el máximo de ventajas particulares y el menor posible costo. La razón del azadón. En el caso de las áreas de la gestión pública, pues queda de relieve que los sujetos que las componen tienen intereses individuales y hacen uso de su posición para sacer ventajas particulares con los recursos que son comunes o públicos. Siempre que puedan hacerlo lo harán, y dirían los economistas a los que hacemos alusión: porque es racional hacerlo.
Así las cosas, los analistas recomiendan ‘la democratización de las arenas del Estado’. Por ello, es importante la mayor vigilancia pública de los manejos gubernamentales, los contrapesos (o partición de los poderes) y la eliminación de todo monopolio de asuntos públicos. Siempre que ocurre un abuso en los usos públicos es porque puede haberlos. La tragedia de los (recursos) comunes es que se administran en áreas no-democratizadas. Y como nos preocupa el manejo de los bienes púbicos de la legislatura, resulta que estamos ante un espacio legislativo no democratizado: sin vigilancia pública y manejos al arbitrio de los intereses particulares. ¿Cómo puede ser una representación popular no democratizada? Parece una paradoja, pero no lo es: es una vergüenza.
Eso es preocupante no solamente por los recursos de los viáticos, y esas cosas; sino que ese mismo patrón de conducta se traslade a su labor legislativa y de rendición de cuentas. Es altamente probable que los actores que hicieron abuso de los recursos en viáticos sean los mismos que armaron arreglos en las cuentas públicas. Tienen un mismo comportamiento en diferentes funciones. La tragedia de los comunes se traslada a las funciones legislativas: el cálculo de intereses e intercambio de favores con empresarios, políticos o gobernantes. La cosa pública se intercambia en un petate de mercado particular, pero en espacios legislativos.
No es gratuito que en los indicadores de transparencia la legislatura tenga los peores resultados. La opacidad es hermana de la tragedia que mencionamos. Los ciudadanos debemos exigir a la nueva Legislatura que resuelva estos problemas: ¿cómo van a hacer para convertir al congreso del estado en una caja de cristal y regular los gastos y generar el control social de sus decisiones legislativas? Eso lo esperamos. Porque es una desventura que la tragedia de los comunes domine en la Legislatura zacatecana.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70