Ejidatarios y autoridades realizaron asamblea informativa sobre la presa de Milpillas

Ejidatarios y autoridades realizaron asamblea informativa sobre la presa de Milpillas
Aspecto de la reunión fotos: andrés sánchez

Campesinos de El Potrero y Atenco no quieren ceder terrenos para construir camino de acceso

“Sí ha faltado mucha comunicación sobre todo con el pueblo”, aceptan autoridades

Funcionarios les explicaron que no se quedarán sin agua para sus actividades agrícolas y ganaderas, ya que sólo el 15% del afluente será trasladado por el acueducto

El líquido se usará para el suministro público urbano en el corredor Fresnillo-Calera Zacatecas-Guadalupe; no será destinado a la cervecería Modelo o empresas mineras

 

La mayoría de los pobladores y ejidatarios de El Potrero y Atenco que tomaron la palabra ante los funcionarios estatales y federales en la junta de información realizada ayer para manifestar postura, reiteraron su convicción de que se les miente, y por tanto expresaron su negativa a vender sus terrenos para los caminos de acceso a la construcción de la presa Milpillas, solicitando asimismo que se respete su decisión.

La advertencia de que pueden perder un “edén”, pues se les aseguró, habrá posibilidad de hacer negocios de granjas acuícolas, y que no se quedarán sin agua para sus actividades agrícolas y ganaderas, ya que solo el 15% del afluente del río será trasladado por el acueducto para abastecer el suministro público urbano en el corredor Fresnillo-Calera Zacatecas-Guadalupe, y que el agua no será utilizada por la cervecería Modelo o empresas mineras, convencieron a pocos.

Tanto Luis Fernando Maldonado, secretario de Agua y Medio Ambiente (SAMA) de Gobierno del estado, como Héctor González Curiel, delegado de la Comisión Nacional del Agua, sostuvieron frente a la población que no se les había informado sobre el proyecto porque no estaba aún terminado con detalle.

“Ha faltado comunicación, efectivamente; sí ha faltado mucha comunicación sobre todo con el pueblo. Desgraciadamente este proyecto estaba en proceso, estaba en estudio. No podíamos venirles a explicar un proyecto que todavía no estaba terminado. Hoy estamos aquí porque el proyecto está terminado”, dijo Maldonado Moreno.

Y remachó González Curiel después, “no se les informó antes porque era venir a especular”.

Entrevistado tras finalizar la junta de información, Luis Fernando Maldonado Moreno precisó que el proyecto estuvo terminado en marzo de este año, que la autorización de la construcción se obtuvo en abril, que ya estuvo en la zona gente del Instituto Nacional de Valuación que se encargará de estimar el monto a pagar a los ejidatarios por la expropiación de los terrenos, y que se tiene recurso por 275 millones de pesos del presupuesto de la Federación autorizados para este 2018 para el camino de acceso a la cortina de la presa con limite al 31 de diciembre próximo para ejercerse, pero que…”lo que nos falta es la asamblea ya con El Potrero, ya para decidir”.

Una decisión que puede ser sí o puede ser no, pues también dijo, que “no sé va a expropiar a la fuerza, para eso son las asambleas ejidales”.

Agregó no obstante que si hay una negativa de la mayoría de los ejidatarios de El Potrero “por supuesto que el proyecto se aborta o bien buscaremos una nueva zona” para construir el camino de acceso a la cortina de la presa, pues aseguró que es el único problema ya que la cortina misma, se levantara sobre propiedad federal.

Parte del río que se pretende aprovechar

Precisó después que el vaso pretende realizarse en terrenos de los ejidos El Potrero y Atotonilco así como de particulares, en los dos primeros casos, se han realizado asambleas donde se negoció una parte del área pero no se ha votado aprobándola.

Ahora dijo, se requiere una ampliación para el camino ya mencionado, que también está pendiente como ya se señaló, de votarse por los ejidatarios.

De esta forma dijo, “tenemos que reiniciar nuevamente con las asambleas para hacer un solo convenio de ocupación previa y un solo convenio de afectación”.

Agregó también que el señalamiento de que se generó una acta apócrifa en una de las sesiones, la del pasado 15 de abril, es falso.

Sostuvo, porque él asistió, que sí hubo asamblea donde se aprobó que se hicieran los trámites para el estudio técnico-justificativo para el cambio de uso de suelo que ya obra en el registro del Registro Agrario nacional (RAN).

El funcionario dijo no saber de “dónde salió esa información”, en referencia a que el documento fue una falsificación, como la Rede Mexicana de Afectados por la Minería y el Observatorios de Conflictos Mineros de Zacatecas expuso en un comunicado, pero también ejidatarios lo señalaron ayer a La Jornada Zacatecas, comentando que se usó la lista de asistencia para hacerla pasar por la de votación, algo que ya está detectado, y que atribuyen a un ardid del Comisariado Ejidal.

Maldonado Moreno también precisó luego de preguntársele por la mención que se hizo en la reunión de un amparo interpuesto por los ejidatarios contra la construcción de la Presa Milpillas, que lo promovió el Comisariado Ejidal a principios del 2017, pero que el juicio fue sobreseído porque justo no se había iniciado la obra, por lo que no podía suspenderse un acto que no se había dado.

Todo este recuento ha sucedido sin que la comunidad fuera informada y menos aún consultada.

Hasta ayer los servidores públicos de la SAMA, la delegación de la Conagua, la Secretaría General de Gobierno a través de su subsecretario de Concertación, Adolfo del Real, el titular de la Procuraduría Agraria, el Comisariado Ejidal y la presidenta municipal de Jiménez del Teúl, Victoria Espinoza, realizaron a invitación de los dos últimos, una junta de información ayer en El Potrero para este propósito.

Moreno Maldonado dijo que espera que esta semana se acuerde una fecha con los comisariados ejidales para realizar las asambleas donde se tomaran las decisiones por los ejidatarios.

Y aseguró que “estamos en los tiempos que dictan este tipo de negociaciones”.

Algunos de los inconformes llevaron pancartas

Desconfianza
Entre los oradores que manifestaron su inconformidad con que se extraiga el agua, del que además precisan, es el Río Atengo y no Milpillas, de Jiménez del Teúl para traerlo al corredor Fresnillo, Calera, Zacatecas, Guadalupe por un ducto de 170 kilómetros de largo que atraviese la Sierra Madre Occidental, la señora Antonia Villa Valdés, manifestó además, luego en corto a Adolfo del Real, que hace años que a su esposo algún funcionario, ya le había pedido “las escrituras de la casa, su credencial –de elector-, su curp, su recibo de luz”, presuntamente por que la obra de la presa iba a pasar por su terreno, a lo que el campesino se negó.

Ella también refirió que los primeros servidores públicos que recibieron en El Potrero para hablarles del proyecto de la Presa Milpillas les aseguraron que el agua se dirigiría a la cervecería Modelo de Calera y para una empresa de jugos, una versión en que coinciden otros pobladores.

Ayer se manifestó la desconfianza también sobre el discurso que han oído reiteradamente los ejidatarios de que el gobierno les llevara “el progreso y el desarrollo”, refiriendo uno de los oradores a los funcionarios, que “aquí no ha llegado, pero para ustedes y sus cuates tal vez sí”.

Agregó que el progreso para ellos es “vivir feliz y dignamente en el lugar que cada quien elige” y que al progreso ahora se le llama “destruir”.

En ese tono estaban las intervenciones, cuando llegaron al lugar integrantes de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas, encabezados por Efraín Arteaga Domínguez, quien llegó acompañado entre otros habitantes de comunidades afectadas por macroproyectos extractivos, de Roberto de la Rosa Dávila, líder comunitario de Salaverna, Mazapil, cuyo caso, el enfrentamiento con la empresa Frisco de Carlos Slim, ha sido ampliamente difundido en medios, y denunciada la destrucción del poblado.

La intervención de Roberto de la Rosa, se centró en denunciar la alianza entre las empresas y los gobiernos, concretamente el de Alejandro Tello Cristerna, para afectar a las comunidades, y alertar sobre ello a los habitantes de El Potrero, Atenco, ante este tipo de proyectos.

Señaló para el caso concreto de la Presa Milpillas que la zona está rodeada de proyectos mineros que implicarán que el agua que se pretende traer del afluente presuntamente por su calidad para los pobladores del centro del estado no la tendrá más por los contaminantes que implica la presencia de estas empresas.

Efraín Arteaga por su parte, dijo que aunque el título de concesión de la Conagua emitido al Gobierno del estado, señala que utilizará el agua para “uso público urbano”, hay indicios de que será para la cervecera, esto con información consultada a especialistas.

Sobre la consulta que ha hecho con ellos, entre otros, docentes investigadores en la Maestría en Hidráulica de la UAZ, sostuvo que han manifestado que una de las opciones a la construcción de la Presa Milpillas, es la tecnificación del campo en la región, pues comentó que el 80 por ciento del uso que se le da en Zacatecas al agua se refiere a las actividades agrícolas, por lo que no es el consumo humano lo que está agotando los mantos acuíferos.

Dijo que con los 6 mil millones que se estima costara el proyecto de la Presa Milpillas, se podría tecnificar 120 mil hectáreas.

Y agregó, ya que propuso que hay opciones distintas a la construcción del embalse, que se realice un foro donde puedan exponer sus puntos de vista profesionistas y académicos, entre otros, Darcy Tetrault, docente investigador en la Unidad Académica en Estudios del Desarrollo de la UAZ, que fue citado por uno de los pobladores de El Potrero como alguien que ha ofrecido información distinta a la oficial sobre el proyecto.

Sumado al recuento de dudas y desconfianza, Arteaga Domínguez, también puso en tela de juicio el que, aunque la concesión diga que el agua sea para “uso público urbano” esto se cumpla, recordando que se ha engañado a la población respecto de la privatización del ejido, y la del petróleo con argumentos que desde la oficialidad han negado estos objetivos para que luego se verifiquen en la realidad.

Con el documento oficial, agregó, “efectivamente aquí viene el título de concesión de Conagua que es para uso público urbano, ¿pero saben qué? Yo no le creo ¿ustedes si le creen al gobierno?”.

La respuesta fue un
coreado, “Nooooooo”
El líder de la UNTA también observó que luego que ha habido un relevo en el gobierno federal, con Andrés Manuel López Obrador, seguro el proyecto de la Presa Milpillas será revisado “con lupa, porque México no está para seguir tirando el dinero al bote de la basura”, y menos para intereses privados y extranjeros.

Ayer las autoridades informaron que el proyecto de la Presa Milpillas implica una cortina de 87 metros de altura, que el embalse no cubrirá ninguna zona poblada por lo que no habrá desplazamiento forzado de personas ni daños a viviendas u otros bienes.

La presa generará cuatro kilómetros y medio cuadrados de espejo de agua, “aquí se les va a transformar en un mar”, dijo el titular de la delegación de Conagua. Contendrá hasta 64 millones de metros cúbicos de líquido y estarán disponibles para su tránsito mediante el acueducto 42 millones de metros cúbicos para el citado corredor, por lo que los 20 restantes podrán ser utilizados para diferentes propósitos como riego, acuicultura o abrevaderos, por los pobladores de los ejidos.

De igual forma se mencionó que no dejará de correr el agua por el río, en lo que se llama gasto ecológico, para que la flora y la fauna en su tránsito no se vea afectada, según el titular de SAMA, quien también sostuvo que solo el 15% del afluente será dirigido al corredor Zacatecas, Fresnillo, Calera.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70