Presa de Milpillas podría resolver crisis hídrica de Zacatecas por 30 años

Presa de Milpillas podría resolver crisis hídrica de Zacatecas por 30 años
El lugar exacto de la presa será un área alargada de 300 hectáreas que pasará por las comunidades Atotonilco, El Potrero y El Llano; se ubicará sobre la cuenca del Río Milpillas FOTOS: LA JORNADA ZACATECAS
  • El agua será conducida desde Jiménez del Teul hasta la zona Zacatecas- Guadalupe
  • El corredor que abarca estos dos municipios, así como los de Fresnillo, Calera, Enrique Estrada, Morelos y Vetagrande concentra 40% de la población total de la entidad
  • Una de las ventajas de esta obra es reducir la sobreexplotación de los acuíferos subterráneos, pues se enfocará a las aguas superficiales; beneficiaría a 500 mil personas

Los 42 millones de metros cúbicos anuales que se obtendrán mediante el Sistema Milpillas serán destinados exclusivamente a “uso público urbano”, de acuerdo con el permiso de aprovechamiento de aguas superficiales que recibió Gobierno del Estado por parte de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

No se permitirá, según Conagua, que el agua sea utilizada por la minería, la cervecera o cualquier otra industria.

En el proyecto elaborado por la administración gubernamental se desglosan los antecedentes que sustentan la necesidad de construir la presa de Milpillas y el acueducto que conducirá el agua desde Jiménez del Teul hasta la zona conurbada de Zacatecas y Guadalupe.

Actualmente, el corredor que abarca estos dos municipios, así como los de Fresnillo, Calera, Enrique Estrada, Morelos y Vetagrande concentra al 40 por ciento de la población total de la entidad.

La cantidad de habitantes en esta zona en 2016 era de 485 mil 100 y para 2050 se calcula que rebasará el medio millón, con un aproximado de 570 mil 50 personas.

Estos aumentos poblacionales, se sostiene en el proyecto, “representarán un reto en cuanto al abastecimiento del agua”, afirmación con la que se busca justificar el proyecto del Sistema Milpillas, ya que éste abastecerá a la región mencionada del vital líquido durante los próximos 30 años.

Uno de los beneficios de esta obra, que se enumera en el documento, es el de reducir la sobreexplotación de los acuíferos subterráneos pues se enfocará a explotar las aguas superficiales.

También se menciona que disminuirá el actual desabasto del vital líquido en las zonas urbanas, además de que aumentará de manera “considerable” la calidad del agua destinada al consumo humano.

La cantidad de líquido que llegará a los municipios de destino será la de 1.3 metros cúbicos por segundo, lo que equivale a 42 millones de metros cúbicos al año.

Asimismo, se refieren beneficios para las comunidades del municipio de Jiménez del Teul donde se ubicará la presa.

En este sentido, se señala que “se han estado gestionando y realizando proyectos de rehabilitación y nuevas redes de agua potable, (y) estudios para la planta de tratamiento de aguas residuales en la cabecera municipal”.

El lugar exacto de la presa será un área alargada de 300 hectáreas que pasará por las comunidades de Atotonilco, El Potrero y El Llano, y estará ubicada sobre la cuenca del Río Milpillas.

El costo de la presa se estima en mil 800 millones de pesos que serán etiquetados de manera multianual en el Presupuesto de Egresos de la Federación y en el Fondo Nacional de Infraestructura, mientras que el responsable de la licitación es el gobierno de la República a través de la Comisión Nacional del Agua.

La segunda fase del Sistema Milpillas será la construcción del acueducto, que medirá 167 kilómetros de longitud; 6 de ellos pasarán por terrenos ejidales y particulares y 158 estarán ubicados sobre caminos estatales y carreteras federales.

Para llegar a los municipios de destino se atravesarán las sierras de Jiménez del Teul y Valparaíso hasta Fresnillo, donde comenzará a recorrer la autopista que va de El Mineral a la capital del estado.

En esta parte de los trabajos se incluirá también la construcción de dos plantas de rebombeo y de una planta potabilizadora.

El costo del acueducto se calcula en 4 mil 200 millones de pesos. El 49 por ciento se obtendrá del Fondo Nacional de Infraestructura y el 51 por ciento del recurso se conseguirá mediante una Asociación Público Privada que deberá contratar a un plazo de 25 años el Gobierno del Estado.

Los gastos de operación y mantenimiento, según el proyecto, estarán a cargo de los organismos operadores de agua, los cuales tendrán dinero para cubrir esta responsabilidad derivado de “los ahorros de gastos de operación y la recaudación por la prestación del servicio de agua potable”.

Mientras que la construcción de la presa depende en su totalidad del gobierno Federal, el acueducto estará a cargo de las autoridades estatales, por lo que la licitación se realizará a través de la Secretaría de Agua y Medio Ambiente.

No obstante, megaproyectos hídricos como el del Sistema Milpillas han sido fuertemente criticados en el mundo y México no se ha quedado al margen de la oposición a este tipo de obras. El desplazamiento de comunidades enteras, al igual que en el caso de proyectos mineros, y cifras irrisorias para comprar las tierras ejidales y particulares son algunas de las situaciones que han provocado la realización de este tipo de obras.

Por ejemplo, en el medio digital Contralinea se documentó el desplazamiento de 170 mil personas, sobre todo indígenas, por la construcción específicamente de represas en el país.

Se citan los hechos ocurridos en Sinaloa, Baja California, Sonora, Durango, Nayarit, Michoacán, Puebla, Jalisco, Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Veracruz, Hidalgo, San Luis Potosí, Nuevo León, Querétaro, Coahuila y Chihuahua.

En muchos de estos casos, además, se señala que los pueblos que fueron despojados para desarrollar los proyectos hídricos e hidroeléctricos no fueron ni siquiera consultados y se han evidenciado agresiones en contra de los habitantes de los lugares afectados por defender sus tierras y exigir, al menos, un pago justo por los territorios que se usarán para llevar a cabo las obras.

La inundación permanente de bosques, la pérdida del lecho de los ríos y de la vida silvestre de estos lugares y demás daños ecológicos por la realización de estos megaproyectos son otras de las consecuencias que se advierten en este trabajo periodístico.

Cabe señalar que este miércoles se reúne personal de la Secretaría de Agua y Medio Ambiente (SAMA) con ejidatarios inconformes.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70