Centro Cultural Centenario Toma de Zacatecas, un armatoste de concreto con pocas opciones de uso

Centro Cultural Centenario Toma de Zacatecas, un armatoste de concreto con pocas opciones de uso
Exterior del Centro Cultural Centenario Toma de Zacatecas fotos: andrés sánchez y miguel ángel núñez

Está sin acabar y abandonado; fue “el proyecto más ambicioso” de la anterior administración

En septiembre se cumplen dos años desde que Miguel Alonso inauguró este espacio, en su último día como gobernador y a pesar de que las obras no estaban terminadas

La obra sólo llegó a 60% y una inversión restante que supera los 200 mdp para terminarlo

 

El polvo recubre las butacas que, tapadas con plásticos, permanecen a oscuras por la falta de electricidad. No hay paredes ni techos ni baños ni camerinos ni elevadores; ni siquiera escaleras que permitan acceder a los pisos superiores por la parte trasera del escenario. Sin acabar y en el abandono.

Así está en la actualidad el Centro Cultural Centenario Toma de Zacatecas, “el proyecto más ambicioso” de la administración gubernamental del ex gobernador Miguel Alonso Reyes y que ahora se erige como el ejemplo perfecto de un elefante blanco.

En el mes de septiembre se cumplen dos años desde que el ex mandatario estatal inauguró este espacio, en su último día como gobernador y a pesar de que las obras no estaban terminadas. Un 90 por ciento de avance fue el que reportaron las autoridades en ese momento.

La realidad: tan sólo un 60 por ciento de avance, una inversión restante que supera los 200 millones de pesos y la necesidad de buscar espectáculos que, en Zacatecas, puedan llenar las 4 mil 58 butacas que ahora aguardan bajo el polvo.

Hay filtraciones por las lluvias

Si se desciende del crucero a Vetagrande o se llega, por el lado contrario, desde la Calzada Solidaridad, a distancia se observa una estructura inmensa, color arena, que rompe con el paisaje natural de la zona. Un edificio ovalado de 24 mil metros cuadrados, repartidos en tres niveles de 8 mil 240 metros cada uno.

Es el Centro Cultural Centenario Toma de Zacatecas que se ubica en un terreno de 4 hectáreas en total, que formaban parte de las 100 hectáreas que conforman el área natural del Ecoparque pero que se separaron para poder construir “un espacio que le faltaba a Zacatecas”, como lo calificó el ex gobernador Miguel Alonso Reyes, actual director del Fondo Nacional del Turismo (Fonatur).

En todo el perímetro falta la pared; el muro exterior que aislará las actividades que se realicen en el centro se ubicará justo detrás de la estructura color beige que hoy rodea el inmueble. Falta el techo; no hay plafones que cubran las instalaciones eléctricas, sistema contra incendios y comunicación de voz y datos que tampoco están concluidos al 100 por ciento.

La entrada principal se encuentra en la parte de atrás, es decir, en la que no puede verse desde la carretera sino que mira hacia el cerro.

Techumbres sin terminar

En este lado, en cada extremo, hay dos huecos para elevadores; ahora, vacíos y sin paredes que los recubran. También hay escaleras anchas de acceso a los dos niveles superiores y que permiten llegar a la zona elevada de las gradas del teatro.

Precisamente en el espacio principal de este recinto, el área del teatro, hay dos niveles de butacas. Ambos están instalados en su totalidad y actualmente los 4 mil 58 asientos están cubiertos con plásticos y empolvados.

El escenario y también el espacio de la orquesta que está frente a la primera fila de butacas están cubiertos con tablones de madera.

El acceso al escenario es por rampas de madera habilitadas de manera provisional y los muros que se encuentran a los costados de esta área están sin recubrir ya que es necesario un material específico para la acústica del lugar. No tiene terminada la mecánica teatral; no hay sistemas de sonido ni de sonido ambiental ni siquiera aire acondicionado.

Son 4 mil 58 butacas que aguardan bajo el polvo

El tamaño del escenario es similar, según expuso Manuel Ambriz Medina, director de construcción de la Secretaría de Obras Públicas, al de teatros como la Sala Telmex, en Guadalajara.

En este escenario a medio acabar, sin las condiciones mínimas para realizar una presentación, hace dos años el ex gobernador Miguel Alonso Reyes trajo al tenor Fernando de la Mora para la inauguración que hizo del Centro Cultural Centenario Toma de Zacatecas sin estar concluido, sólo para incluir esta obra entre las de su sexenio, que acababa al día siguiente del evento.

Detrás del escenario hay un sistema de pasillos que conducen a los camerinos, los baños, los almacenes de utilería e incluso a un auditorio pequeño pensado para conciertos de orquestas de cámara o conferencias, que concentren a un número menor de espectadores. Ninguno de estos espacios está habilitado, sólo son salas de hormigón vacías y oscuras.

En esta parte, no están terminadas ni las escaleras por lo que no se ha podido acceder a los pisos superiores de esta zona que son los que albergarán las salas de ensayo de la Banda Sinfónica de Zacatecas y las aulas de la escuela de música del Instituto Zacatecano de Cultura.

Aspecto interior del inmueble

En uno de los laterales del recinto, el que está en el lado contrario al Ecoparque, se encuentra el espacio para el estacionamiento, en el que actualmente hay 350 cajones. Falta ampliarlo en 250 cajones de estacionamiento más para hacer un total de 600 y aún no tiene pintada ni colocada la señalética.

Manuel Ambriz Medina precisó que en el Centro Cultural se han gastado hasta el momento 387 millones de pesos, cuando el proyecto total se estimó en 600 millones, lo que conllevaría una cantidad de recursos necesaria para ponerlo en funcionamiento de 213 millones de pesos más.

No obstante, el monto será mayor pues hay conceptos que todavía están pendientes como la iluminación, el sonido, la mecánica teatral y el aire acondicionado que se compran fuera de México, lo que incrementa su costo por el tipo de cambio que ahora hay, frente al que había en 2015 y que fue el usado para hacer la proyección presupuestal.

Para justificar el proyecto, el ex gobernador Miguel Alonso Reyes, ahora funcionario federal, sostuvo en sus discursos que “nuestro legado cultural y nuestra cada vez más creciente demanda de espacios para la apreciación de actividades artísticas hacía necesario que Zacatecas contara con un inmueble con suficiente aforo y moderno equipamiento para que los espectadores disfruten cómodamente de conciertos, obras teatrales, actividades literarias, académicas, así como de espectáculos y actividades masivas de manera confortable y que a la fecha ningún espacio en Zacatecas puede albergar ni tampoco ofrecer”.

No hay plafones

Tal era la necesidad de tener un espacio de estas características que, al llegar el actual mandatario estatal Alejandro Tello Crsiterna, se decidió no gestionar recursos para concluir este centro debido a que las prioridades del estado eran otras.

En dos años sólo se ha buscado aminorar el deterioro del centro pero no se le ha invertido un solo peso. Se han barajado diferentes alternativas de uso, como la creación de un centro de México Conectado o un espacio para la capacitación de elementos de seguridad, aparte del objetivo cultural y artístico con el que fue concebido.

Sin embargo, todavía no hay un presupuesto fijo gestionado para terminar esta obra que, por el momento, continuará como un elefante blanco dejado por la pasada administración gubernamental.

Falta pintura en los muros y no hay mantenimiento
Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70