Las + Recientes

La decisión política del nuevo gobierno en torno a los salarios

La decisión política del nuevo gobierno en torno a los salarios

El observatorio de salarios de la Universidad Iberoamericana acaba de publicar su informe 2018. El panorama es muy preocupante: México es uno de los países con los más bajos salarios del mundo. Especialmente los jóvenes: el 50 por ciento de estos se incorporan a trabajar sin prestaciones y trabajan más de 8 horas diarias. Lo cual está provocando que los chicos que ingresan al mercado de trabajo no puedan acceder a vivienda, la formación básica de patrimonio familiar y, con ello, ascender a un proceso de movilidad social. ¿Qué generaciones estamos creando con esto? La precarización de las nuevas generaciones anuncia mexicanos sin calidad de vida, que se verá reflejado en salud, educación de sus hijos y en el tema de seguridad. El presente anuncia un futuro aun peor.
De 1976 a la fecha, el poder adquisitivo de los salarios ha caído 85 por ciento: durante los 80’s cayó 65 por ciento, con la crisis de 1994 bajó otros diez puntos, y desde 2012 volvió a caer otro 10 por ciento. Los investigadores del observatorio afirman que si se calcula a cuánto ascendería ahora mismo el salario mínimo, si no hubiera caído el poder adquisitivo, sería de 12 mil 400 pesos al mes (contra los 2 mil 600 actuales). Y en caso de los salarios medios, las cifras serían muy grandes. La caída en caso de los llamados sectores medios, por ejemplo, el empleo ilustrado, sufrió especialmente una importante disminución: los salarios promedio de los trabajadores con doctorado, en 2005 ascendían en promedio a 24 mil pesos, para el 2018, el promedio es de 14 mil. La realidad laboral en el país es una calamidad. Si el 52% de los trabajadores está por debajo de la línea de pobreza laboral, no podemos esperar desarrollo humano.
Esta realidad es producto de decisiones políticas clave: el sexenio de Salinas de Gortari (con los llamados pactos) amarraron los salarios a la inflación, y no a la productividad. Por eso, los salarios se mantenían estancados en una estrategia económica que tenía como objetivo, justamente, mantener baja la inflación. Y se dieron las anomalías donde empresas con alta productividad (como la industria del centro del país) tuvieron ganancias muy grandes, pero sus trabajadores recibían salarios de hambre. En esa estrategia intervino el corporativismo sindical ligado al PRI, que firmó esos pactos. Y poco después vinieron las reformas laborales que mantenían bajos los salarios sin necesidad de la complicidad de los sindicatos. La Des-sindicalización contribuyó a deteriorar aún más el poder de compra de los salarios. En este importante informe producto de la investigación de las Universidad Iberoamericana, podemos observar cómo la realidad salarial es, en el fondo, producto de decisiones políticas desde el Estado. Así las cosas, esperamos que el cambio de régimen político, impacte la realidad de los salarios de los trabajadores mexicanos. En los últimos 4 sexenios hemos tenido decisiones políticas contra el trabajo, y por ello los salarios se han derrumbado; ahora, esperamos que los ingresos por concepto de trabajo se modifiquen radicalmente, producto del cambio de orientación de las políticas económicas.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70