Reducir problema de baches, justificación para cambiar adoquín en Centro Histórico

Reducir problema de baches, justificación para cambiar adoquín en Centro Histórico
Trabajos que se llevan a cabo en la avenida Hidalgo foto: odín salinas

Viejo material medía 40×40; el colocado en zonas ya intervenidas es de 20×20

El arquitecto Luis Mario Báez asevera que también mejorará la imagen urbana

 

Para reducir el problema de los baches y para mejorar en cuestión de imagen con la posibilidad de generar nuevos diseños. Éstas son las dos razones por las que se cambió el adoquín en las calles del Centro Histórico que están siendo intervenidas, tanto la calle Tacuba como la Avenida Hidalgo.
El viejo adoquín, dijo el arquitecto encargado de los trabajos Luis Mario Báez desde el ayuntamiento capitalino, era de 40×40 mientras que el colocado en las zonas donde ya se concluyeron las obras es de 20×20.
El hecho de que sea de un tamaño menor, sostuvo, beneficia al tema del bacheo y el gasto en mantenimiento. Explicó que esto se debe a que, con adoquines más pequeños, se distribuye mejor la carga de los vehículos pesados, lo que conllevará menos problemas hoyos y baches.
Con las piedras de un tamaño más reducido, apuntó que se logra tener “una calle más duradera” y también facilita futuras intervenciones que deban realizarse por alguna falla con las redes hidráulicas o de electricidad que están en el subsuelo ya que “no tenemos que abrir toda la calle con zanjas longitudinales, sino que permite levantar sólo dos o tres piedras, sin dañar todo el ancho de la calle”.
Precisó, en cuanto a la necesidad de cambiar el adoquín, que los trabajos de introducción de las tomas domiciliarias de agua y las de descarga sanitarias, así como las correcciones en el alumbrado público y escénico, además de la fibra óptica, provocaron que el 90 por ciento de las piezas tuviera que levantarse por completo y, por lo tanto reponerse después de manera integral.
Al observar las obras del centro, se advierte el contraste notable entre el adoquín grande y el pequeño que fue puesto tras la intervención.
Al respecto, Luis Mario Báez informó que en los límites de la obra con las zonas donde no se trabajará se tiene contemplado modificar los pasos peatonales de forma que sean tapetes de piedra de tonalidades y materiales distintos.
Esto generará “una integración en la totalidad de los pavimentos; dado que es la misma piedra no genera diferencia visual agresiva e inoportuna”.
Puntualizó, en ese tenor, que los pasos para peatones ya no estarán pintados de blanco o amarillo, sino que “estos tapetes los hacemos con piedra, distinguiendo formatos y el sentido de colocación de las piezas y otros materiales regionales que nos permiten hacer transiciones integradas”.
En cuanto a los espacios de estacionamiento en la calle Tacuba después de los trabajos realizados, dijo que no hubo una disminución, sino que se respetaron los cajones registrados en la dirección de tránsito antes de las obras y que son unos 60 espacios.
Destacó que se consensó este tema con las dependencias involucradas y los comerciantes de la zona, por lo que “conservamos el número de cajones y estamos dando cumplimiento a la normatividad para inclusión de cajones con discapacidad y para carga y descarga, en puntos estratégicos, para que quienes llevan mercancía o lo necesario para comercios y viviendas puedan tener condiciones” de llevar a cabo sus traslados.
El arquitecto refirió que en esta zona de la calle Tacuba el cierre integral del adoquinado y el piso quedará concluido al 100 por ciento esta semana, mientras que para la avenida Hidalgo se tiene un periodo de término estimado entre tres semanas y media y cuatro, ya contando las posibles afectaciones que tengan los trabajos con las lluvias.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70