PRI entre adaptación y extinción

PRI entre adaptación y extinción

¿Cómo está entendiendo el PRI el resultado de la elección 2018? ¿Cuáles son las premisas que construirán al nuevo partido? ¿Qué perfiles, en congruencia, se encargarán de materializar una oposición inteligente pero minoritaria? ¿Será una mutación o simplemente un cambio de antifaz?
Preguntas semejantes deben (o deberían) estar recorriendo los pasillos del tricolor. Y si sus militantes y representantes ya tienen una idea, ésta debería acercarse a la opinión que los mexicanos tienen al respecto de su futuro. De lo contrario, algo va mal en su diagnóstico.
¿Cómo saberlo? Podrían comenzar por consultar los resultados de la encuesta “El PRI después de la elección” que distribuyó este fin de semana Consulta Mitofsky en su portal de internet.
Los datos se blanden en dos grandes tendencias: 34.8% de los encuestados mencionaron que el partido desaparecería “a partir de ahora”, mientras que el 44.6% aseguró que la institución se recuperaría en un tiempo. El restante 20.6% o no supo (indefinido temporalmente) o prefirió no contestar a la pregunta.
La cifra de quienes visualizan el declive definitivo del PRI no es menor. No obstante, todavía aventaja por diez puntos el sentir público de que el partido acudiría a un proceso de recomposición entre sus filas, como hacia afuera.
Hasta ahí el escenario pareciera otorgarle algo de gracia al gran perdedor de la elección. Es en el matiz de ese 44.6% de los mexicanos que dicen que el partido se recuperará, que la realidad se ensombrece un poco más.
Al cruce de cifras el panorama pinta menos halagüeño, ya que si bien el segmento de mexicanos que esperarían la recuperación del partido, ésta solo tendría validez y legitimidad cuando el partido se allegue de otros perfiles distintos a los ya conocidos. ¿Congelar a los priistas que han acumulado un pasado cuestionable?
Esto debido a que del grueso de personas encuestadas, el 69.9% sostuvo que era necesario “Buscar nuevos miembros con ideas frescas”, contra un lejano 17.2% que optó por “Utilizar la experiencia de sus políticos”. Aquí la gente se mostró menos indecisa, apenas 12.9% no supo o no contestó.
La noticia no es del todo mala cuando se compara con la expectativa de los priistas encuestados, quienes en su mayoría (71.3%) opinaron también que el partido debería recomponerse con nuevos perfiles e ideas, contra la minoría (21.9%) que aseguró era necesaria la intervención de sus actores ya conocidos. En la mínima, solo 6.8% de los priistas consultados no supo qué contestar a la pregunta.
En términos simples: o el partido da señales de haber comprendido la paliza electoral que la ciudadanía les propinó en las urnas por el hartazgo, o el PRI se perfila en algunos años como un partido en retiro del sistema político mexicano. Claro, si es que deciden tomar en cuenta la percepción pública.
Al respecto de si el PRI debe cambiar su nombre y emblema, o conservar ambos, el 40% de los ciudadanos aseguró que deberían mantener su imagen, no así el 43.8% de quienes afirmaron que serán necesarios, en esta recomposición, distintos símbolos.
Una vez más los priistas consultados en la misma encuesta apreciaron el tema de forma similar a la ciudadanía. De entre ellos, el 47.3% iría por el cambio de nombre e imagen, en oposición al 43.6% de los que preferirían conservar esos símbolos -aun y cuando en la campaña presidencial se vieron obligados a proponer nuevos emblemas para no cargar con el viejo escudo priista.
La medición de Mitofsky es al menos un referente en este proceso de reconfiguración del Revolucionario Institucional, a nivel nacional como en los estados. Marca un punto de partida que podría ser contrastado más adelante por el comportamiento que manifieste el partido a la ciudadanía en estos momentos de redefinición.
Más que un subterfugio para los actores políticos derrotados o excluidos, el PRI ahora estaría obligado a mostrar congruencia con el sentir de los votantes si es que quiere seguir al ritmo de la aprobación pública, o perecer.
Vive un periodo de adaptación que, de ensayarlo como mera simulación y reacomodo, pondrá en jaque la viabilidad del instituto político alegórico del sistema político mexicano. Ese de donde los otros partidos también abrevaron y se erigieron en alternativas por escisión, no por proyectos políticos.
En Zacatecas Alejandro Tello Cristerna parece leer de manera semejante el panorama que ilustran los datos de Mitofsky. En distintas ocasiones ha advertido que quien no comprenda que el PRI ha entrado en fase adaptativa, no va a entender la lucha de su instituto político por el futuro inmediato. Le llama “la lección de la gente”.
Su contraparte (candidatos perdedores y priistas resentidos) continúan valorando la elección como una traición del gobierno a sus aspiraciones. Prefieren al PRI de Miguel Alejandro Alonso Reyes, que solo con dinero “arrasaba” en las urnas. Ese PRI que hoy se juega el pellejo.

Twitter: @GabrielConV

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70