Las + Recientes

Obras en el Centro Histórico tardarán, por lo menos, otros 90 días más

Obras en el Centro Histórico tardarán, por lo menos, otros 90 días más

Hubo pocos trabajadores participando en las labores; el horario anunciado no se cumplió

Los comerciantes no quieren celeridad en los trabajos sino que se realicen con calidad

 

La actual administración municipal de la capital, que encabeza Judit Guerrero López, no terminará antes de que termine su mandato las obras de intervención en el Centro Histórico, adelanta Jesús Espinoza Jiménez, quien estima que su conclusión, programada inicialmente para el 31 de mayo pasado, tardará por lo menos otros 90 días más.
Los vecinos y comerciantes de la zona esperan que el ayuntamiento de Zacatecas dé una fecha para concluir las labores, y para ello, que al final del periodo vacacional se convoque a una junta. La más reciente abordó las obras en la calle Tacuba, los anchos de las banquetas y acabados.
“Esperamos que ahora que reanuden las labores y antes de que salga esta administración, poder tener una junta para valorar la calle Hidalgo, pero siendo honesto, yo de mi parte en menos de 90 días no creo que se vaya a terminar esta obra”.
Hay que valorar, dijo el integrante de la Junta Vecinal de Comerciantes del Centro Histórico de Zacatecas, que ya se avecinan de lleno los tiempos de lluvias; recordó que una tormenta extraordinaria de un día que se verificó en semanas pasadas, retrasó ocho días las labores en la calle Tacuba.
“Entonces esperemos en Dios que las lluvias sean benévolas, que no haya una afectación mayor, es lo que menos queremos nosotros como comerciantes y usuarios del Centro Histórico de Zacatecas”.
¿Esta fue Crónica de una muerte anunciada?
“Lo malo es que los muertos fuimos los comerciantes del Centro Histórico, esa es la realidad. Creo que no se previeron muchas cosas, la primordial, los tiempos y los acabados de la obra, que si realmente se hubieran hecho como dijeron se habría terminado en poco más de 120 días”.
Dijo que hubo pocos trabajadores participando en las labores al inicio, y que el horario anunciado de 12 a 16 horas fue en realidad de no más de ocho al día en tres cuartas partes del tiempo de realización de los trabajos.

Ni el número ni la eficiencia se cumplieron, agregó, y rechazó las declaraciones de la presidenta municipal que achacaron a los comerciantes los retrasos en la obra, “realmente nosotros nunca las detuvimos, creo que hicimos que se pensaran mejor”.
Recordó que al principio se firmó una minuta en que se asentó que no se iban a cerrar a la circulación las dos calles a la par y que fueron las autoridades municipales quienes eligieron que la primera a intervenir sería la calle Tacuba.
“En eso nosotros no tuvimos injerencia (…) y los retrasos ya son cuestión del constructor y de los dineros de las obras, pero de nuestra parte no hubo retraso como tal”.
El recuento del impacto de las polémicas intervenciones en la calle Tacuba, y la avenida Hidalgo, referida por el integrante de la Junta Vecinal de Comerciantes del Centro Histórico de la ciudad de Zacatecas habla del cierre de seis comercios en la calle Tacuba, unos cincuenta transeúntes accidentados, treinta con alguna lesión, y la reducción en ventas en promedio entre los locatarios de 45 por ciento.
En este momento ya los comerciantes no quieren celeridad para que se finalicen los trabajos sino que se realicen con calidad.
En ese sentido dijo que no queda más que “echarle porras a los constructores y al municipio para que piensen no en terminar pronto sino en la posteridad, en cómo se dejarán las calles para nuestros descendientes. Eso pediríamos, obras de calidad porque con los días vamos a tener problemas en las banquetas, que se estén despegando las losetas o en el emboquillado”.

Tres patrones y ningún DRO
Jesús Espinoza Jiménez también responsabilizó de los retrasos de la obra a los criterios diferentes que para su realización han manifestado el municipio, la Junta de Monumentos Coloniales y la delegación del Instituto Nacional de Antropología e Historia, esta última a la que le achacó la responsabilidad principal.
En su opinión, debió priorizarse el tránsito de peatones, principalmente, y luego de sillas de ruedas, bicicletas y motocicletas, esto en referencia al emboquillado, que definió como “no amigable”, pues decidieron las autoridades que quedara muy profundo y abierto, afectando a quienes usan tacones o el avance de los vehículos ya descritos.
Otra cosa destacada, es que las razones que se argumentaron por las autoridades para realizar las obras no fueron verificadas por la realidad, la apertura de las zanjas no ha exhibido un subsuelo anegado por el agua procedente de fugas de agua y no se tocó para nada la bóveda, que sí por los trabajos, tuvo algunas afectaciones.
Solo en el cruce de Allende y Aldama, donde se ubica el semáforo, al abrir se vio “lo más perjudicial”, dijo.
“Creo que nos vendieron mal la publicidad y nosotros somos los más afectados en este momento (…) ofertaron que era el embovedado, al que no se le hizo nada”.
En ese sentido ha quedado claro que las obras más que atender a un tema funcional implicaron una intervención más bien estética, aunque sí se han realizado trabajos en la red de agua y drenaje.
Otro aspecto con el que nunca se cumplió fue la intervención de los Directores Responsables de Obra que por ley debieron haber verificado el cumplimiento de normas y el apego al proyecto.
“No los hubo porque se decía que el cobro que hacían ellos se salía del presupuesto, pero no, en toda obra tiene que haberlos, entonces no lo hay en estas obras”.

Los primeros resultados
La modificación de los emboquillados, el espacio que hay entre losa y losa ahora de pórfido y más pequeñas en área que las originales de cantera, y su profundidad, ha traído, como ya se expuso, una serie de accidentes y dificultades para andar el arroyo, por lo que en Tacuba sí han solicitado que se modifiquen y se homologuen a una parte que ya lograron se acondicione para hacerla más amigable al transeúnte.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70