De turistas en nuestra ciudad

De turistas en nuestra ciudad
Museo Francisco Goitia. Foto de la Secretaría de Turismo de Zacatecas.

Editorial Gualdreño 347

 

 

Inició ya la temporada vacacional y en la ciudad poco a poco comienzan a verse caras nuevas, las de los turistas que llegan a visitar Zacatecas. Los estudiantes foráneos se han ido a sus casas a descansar; mientras tanto, los que nos quedamos aquí también podemos aprovechar para ser “turistas” en nuestra propia ciudad, dándonos la oportunidad de salir de nuestro entorno habitual y visitar lugares aquí mismo que no conocemos, o que hace mucho no visitamos debido a la carga de trabajo y la rutina.

Hace un par de semanas, como parte de las actividades del programa pedagógico de la Bienal FEMSA, en sesión con el artista José Miguel González Casanova, se planteaba esta posibilidad, la de proponer mediante una agencia de viajes simbólica, actividades diferentes, de esparcimiento, descanso y aprendizaje para los habitantes de la ciudad, que por diferentes razones no pueden salir a vacacionar. Luego, el sábado pasado, en otra sesión del mismo programa, pero esta vez coordinada por el curador Daniel Garza Usabiaga, nos fuimos al Museo Pedro Coronel para realizar las primeras actividades de un ejercicio de curaduría con el fin de que los integrantes del equipo participante seleccionáramos tres piezas de la colección El Universo de Pedro Coronel que relacionáramos con temas específicos como la muerte, los astros, la presencia de pájaros y felinos, la metamorfosis y la simbología de los materiales; este ejercicio me hizo ver con nuevos ojos una colección que conozco desde hace años y que visito -ya por el tema de mi investigación o por actividades realizadas con mis alumnos- frecuentemente. Los resultados de ambas actividades se verán próximamente, porque la idea es que en fechas próximas se concluyan de forma que los zacatecanos puedan participar de ellas.

Mientras eso sucede, les propongo que juguemos un poco a ser turistas de nuestra ciudad, que imaginemos que no somos de aquí y que es la primera vez que visitamos Zacatecas; o bien, si es de otra ciudad y lee esto, son para usted también estas recomendaciones gualdreñas -sólo para un día, a manera de sugerencia-:

Por la mañana, si sale a caminar temprano al centro, pruebe en ayunas el aguamiel que venden los señores en las inmediaciones del Portal de Rosales, sus propiedades nutricionales y medicinales son muchas y el sabor es refrescante y delicioso. Para desayunar puede escoger entre los diferentes tipos de birria y barbacoa que venden en el mercado Arroyo de la Plata o la que está en el Callejón de Quijano -si elige esta última pídala asada y con el consomé aparte-. Después, camine por la c. Rayón, suba al callejón del Resbalón y ya estará a unos pasos del Museo Francisco Goitia, atraviese el hermoso jardín de Sierra de Álica y encontrará la que fuera anteriormente la casa de los gobernadores que desde hace casi 40 años alberga una colección de arte zacatecano encomiable, obras de Julio Ruelas, Pedro y Rafael Coronel, Manuel Felguérez y por supuesto del artista originario de Fresnillo -autor del Caballo Famélico, Tata Jesucristo y Paisaje con ahorcados-, Francisco Goitia. Cuando salga de ahí, rumbo a la Av. Hidalgo, se encontrará a su paso las oficinas de turismo en las que le facilitarán folletos muy didácticos sobre los distintos recorridos que puede realizar los días posteriores.

En la Av. Hidalgo, de regreso al Portal de Rosales, se encuentra actualmente la Feria de Libro, mis puestos favoritos se encuentran justo al principio y al final de la feria, porque ahí puede encontrar primeras ediciones de libros antiguos, cuyo tiraje está agotado o bien, publicaciones difíciles de conseguir por lo especializado del tema. Para comer, encontrará también diferentes opciones, si quiere probar la auténtica comida tradicional puede elegir entre un “taco envenenado”, la comida del Mesón de los Remedios -al final de la c. Aguascalientes-; o bien, comida de autor como la de la Catedral del Mar. Después, el cafecito en la Acrópolis, el Alicia, o el San Patricio. Al atardecer, visite la Catedral para que vea el retablo de Javier Marín y quédese en el centro a ver cómo el sol se oculta mientras toma una copa en las inmediaciones de la Plazuela Miguel Auza; de regreso a casa, pase por unas campechanas de la Av. Hidalgo para cenar. Y prepárese a seguir recorriendo la ciudad al día siguiente, porque las opciones son muchas y esto apenas fue la sugerencia para un día. Nos quedan varios museos, galerías y espacios culturales por recorrer; a fines de este mes llega el Festival del Folclor, la Cineteca seguirá con su programación habitual y toda esta semana habrá teatro.

Nosotros nos tomaremos un descanso también, pero regresamos en agosto. Goce la ciudad en estas vacaciones.

Que disfrute su lectura.

 

[email protected]

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70