Corrido de Antonio Aguilar

Corrido de Antonio Aguilar
Antonio Aguilar

La Gualdra 347 / Música / Corridos

 

Voy a cantar un corrido,
con orgullo a no dudar
pa relatarles la vida
de don Antonio Aguilar.

Año de mil novecientos,
diecinueve en la memoria
Villanueva, Zacatecas
ahí comenzó esta historia.

De niño vivió en Tayahua
el campo lo vio crecer.
Y la tierra colorada
cimentó su proceder.

En la iglesia de su pueblo
oyó a doña Angela cantar,
era su señora madre,
con una voz celestial.

Oyó los cantos del pueblo
en los campos de labranza,
en las calles empedradas,
en callejones y plazas
eran cantos de alegría,
de amores y de esperanza.

Siendo apenas un muchacho
dejó su querido pueblo
se fue pa buscar la vida
y hacer realidad su anhelo.

Se preparó con ahínco,
con esfuerzo y decisión
en las lides del bel canto
ésa era su vocación.

De México hasta Los Ángeles
pasando por Nueva York,
le dio por cantar boleros
buscándose la ocasión.

En un viaje a Puerto Rico
la vida le iba a cambiar
ahí se encontró al “Jibarito”
un compositor sin par.

Fue don Rafael Hernández
quien le propuso cambiar.
Lo suyo no era el bolero
lo suyo era lo ranchero
¡la música nacional!

Por un gran traje de charro
dejó el vestuario catrín,
espuelas y ancho sombrero…
una leyenda sin fin.

Simpático y dicharachero,
de buena voz y prestancia
en la radio y en los discos
ahí dejó su constancia.

Arriba de los caballos
cantando y haciendo suertes
anduvo por medio mundo
con su espectáculo ecuestre.

Y en el cine ¿qué me dicen?
Puros grandes personajes
salidos de nuestra historia
y de corridos famosos:

El gran Heraclio Bernal
y Valentín de la Sierra
también Lamberto Quintero,
Felipe Carrillo Puerto…

Y dos héroes legendarios
a los que en cine dio vida
don Emiliano Zapata,
y el Centauro Pancho Villa.

Y ahí queda para la historia
una obra excepcional
es “Los hermanos del Hierro”
película sin igual.

Su cine fue para el pueblo
lo mismo que sus canciones
supo contar sus historias
y también sus emociones.

Gabino Barrera, Benjamín Argumedo
Simón Blanco y Lamberto Quintero
Valentín de la Sierra, Juan Colorado…

Con la hermosa Flor Silvestre
vivió una vida de amor
un romance de leyenda
que el tiempo no consumió.

El trovador se despide
con gusto y con emoción
nos dejó cine y canciones
gran legado, sí señor.

Adiós Rancho del Soyate.
adiós Tayahua querido
por aquí pasó un jinete
en su caballo rosillo.

Vuela vuela palomita
vete volando al breñal
¡y que vivan Zacatecas…
y don Antonio Aguilar!

 

*Cineteca Nacional /CDMX. 9 de julio de 2017.

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70