Las + Recientes

Tarea de Legisladores Zacatecanos: Impulsar Otra Ley Minera

Tarea de Legisladores Zacatecanos: Impulsar Otra Ley Minera

En 1992 fue el año decisivo en la estructuración neoliberal de la Constitución mexicana. La política de la propiedad y uso del suelo y subsuelo se convirtió en uno de los ejes centrales de la revolución mexicana; por ello el artículo 27 fue, por varias décadas, tema tabú en las propuestas de modificación. Lo mismo el 3ro y el 123. Artículos que conformaban la identidad constitucional. Modificar dichos artículos significaba desmontar el propio imaginario de la identidad política mexicana. Al modificarse el artículo 27 se rompió el fundamento del proyecto de nación y comenzó otro. Por ello, ahora podemos decir que tenemos una constitución post-revolucionaria de un Estado Neoliberal. En pocas palabras, se legalizó (otra vez) el despojo. Algunos historiadores llamaron a este periodo posterior a 1992, el neo-porfirismo. Y no les faltó razón: se estimula la acumulación de propiedad, se apoya a los agricultores exportadores con el consiguiente abandono del pequeño y mediano agricultor. Y en el terreno de la riqueza del subsuelo se volvió a entregar esa propiedad de la nación a ricos inversionistas extranjeros que han dejado al país en ruinas. En particular, se creó una de las leyes que reglamentan el artículo 27, la Ley minera. Es probable que los propios equipos de administración de dichas empresas hayan propuesto la redacción de la ley.
Si el nuevo gobierno quiere una cuarta transformación, como lo anuncia, entonces debe modificar la constitución para hacer de esta una carta post-neo-porfirista. Superar el neoporfirismo actual debe ser una tarea angular. Los neoliberales quieren hacer de la dualidad ‘antiguo-nuevo’ el criterio para elegir lo deseable: como si lo nuevo fuera lo único deseable y lo anterior, lo indeseable. Es una postura falaz. En las instituciones no importa que los criterios sean viejos o nuevos, todos los criterios que analicemos han sido nuevos en algún momento. Ese argumento es poco menos que tonto. Lo importante en la vida de las instituciones es la dualidad ‘justo-injusto’; como en las teorías es ‘verdadero-falso’, sin importar si una teoría es vieja o nueva. Los neoliberales, en su momento, fueron al pasado: regresaron al porfirismo. Así las cosas, la pregunta es, ¿cómo se puede regresar a la constitución al sendero de la justicia? Y en el tema minero, sin duda, es modificar la ley reglamentaria al articulo 27 y establecer las condiciones en las cuales los capitales privados pueden explotar los yacimientos y cuánto deben aportar de sus ganancias a la hacienda púbica. Y en qué momentos no se puede concesionar la explotación de los recursos nacionales, sobre todo cuando está en el paquete el uso de cantidades gigantescas de agua. Las minas usan más agua que toda la población del estado de Zacatecas, en el mismo periodo. Se deberán restablecer las prioridades de la nación: la conservación de los recursos naturales estratégicos y el bienestar económico de las mayorías. Esperamos que los legisladores zacatecanos promuevan una nueva ley minera que ponga estos asuntos sobre un papel que se avale en el Congreso de la Unión. No esperamos menos de ellos: otra ley minera. Una que sea justa para los mexicanos.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70