‘Estafa Maestra’ y decisiones en la caverna: la transparencia de la UAZ

‘Estafa Maestra’ y decisiones en la caverna: la transparencia de la UAZ

¿Un reglamento sobre transparencia debe ser transparente? ¿No es paradójico que un cuerpo normativo que pretende impulsar la participación de todos a través de su vigilancia y testimonio se haga en la oscuridad y nadie lo conozca? Y al final, se apruebe por la junta de directores sin el previo conocimiento de la comunidad universitaria y sin deliberación. Las universidades nacieron, desde el lejano siglo XII, con el carácter de comunidades. Por ello, los planes de estudio y los asuntos del gobierno debían ser parte del conocimiento de toda la comunidad. Además, como las universidades nacieron como centros del conocimiento fundados en el uso de la razón, los temas eran necesariamente objeto de la deliberación o dicho en términos originarios, de la “disputatio”. ¿Puede haber una institución del uso de la razón sin debate público? La disputación necesita argumentación, justificación con razonamientos que buscan la verdad de la cosa y dichas argumentaciones son presentadas desde el principio de publicidad. Las universidades medievales tenían eventos concurridos de profesores y estudiantes para presenciar la esgrima de la ‘Cuestio’ en turno. Como podemos ver, el alma de la institución está fundada en el uso público de la razón que, al mismo tiempo, necesariamente conforma una Comunidad. Si se hace todo lo dicho en la oscuridad del espacio cuasi-privado de las autoridades, se está matando el alma de la mater del conocimiento.
En varias universidades estatales ha caído la mancha de la corrupción que afecta a toda la institución. Y la cura es la vida transparente de todos sus procesos. La corrupción es hija de la oscuridad. Por parte de la UAZ no ha habido la iniciativa de transparentar todos sus procesos y debatir públicamente sus problemas. Las decisiones se toman en una cueva oculta y de pronto aparecen aplicándose, sorprendiendo a los afectados. No se comparte el proceso mediante el cual se llegó a dicha decisión. Ahora bien, en este momento, (casi) se cumple un año que se prometió la puesta en marcha de un sistema universitario anticorrupción y sigue en la nada. Dos años de administración y no se ha cumplido eso que se le exigía al rector anterior: transparencia. Actores institucionales afirman que de pronto saldrá la propuesta de un reglamento para atender los malos manejos y se aprobará sin haberse discutido por la comunidad universitaria. Sin conocimiento y argumentación pública: sin deliberación abierta. Con estas formas de gestionar las decisiones, se asfixia poco a poco el alma de la universidad.
Los universitarios quieren que una comisión autónoma y con juicios objetivos, informe a la comunidad que ocurrió en la Unidad de Contaduría y Administración (FCA) en los proyectos que fueron señalados en la Estafa Maestra. Es nota nacional que 219 millones están señalados en dicho fraude. Ninguna autoridad ha querido abrir el caso al interior de la UAZ, ¿por qué? ¿Qué explica el silencio y la omisión de las autoridades universitarias? Y además, ¿qué explica que el prometido sistema anticorrupción se mantenga fuera del debate público y se quiera aprobar en un órgano controlado como lo es la junta de directores (Consejo Universitario)? No han entendido que en la vida pública nacional, el PRI se derrumbó justo por este tipo de conductas que generaron hartazgo a los ciudadanos. Si no corrigen esas opacas conductas, se exponen a que un tsunami ocurra en la UAZ. Las decisiones deben salir de la caverna.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70