La antítesis del silencio, de Alejandro Nava

La antítesis del silencio, de Alejandro Nava
La antítesis del silencio, de Alejandro Nava

Editorial Gualdreño 346

 

 

Ahí en el piso

ahí en el mundo

busca una dimensión

que lo separa

espacio-tiempo

traza una línea y se vuelve infinita

como si él se negara a terminar su obra

oculto en el cincel y su espíritu

hace soñar la luz vertical

el agua escucha

y… él sube al universo.

Alejandro Nava, [1956-2014]

Alejandro Nava murió muy joven, fue lo primero que pensé cuando a mediados de junio, Silvia me mandó un mensaje para decirme que finalmente -a poco más de 4 años de la muerte de Alejandro-, se inauguraría en el ex templo de San Agustín una exposición retrospectiva llamada Antítesis del silencio. Nava nació en agosto de 1956 y falleció en febrero de 2014 -cuando todavía no tenía los 58 años cumplidos-, el próximo mes cumpliría 62 años.

Fue inevitable que me llegara la nostalgia y me pusiera a recordar que fue en septiembre de 2012 cuando inaugurara en Zacatecas su exposición Ironías de la soledad; una muestra exhibida en tres lugares diferentes debido, entre otras cosas, a la cantidad de la obra de esa colección, de ahí que el Museo Zacatecano, la Ciudadela de Arte y la Galería Irma Valerio, albergaran las esculturas en metal que había concebido en su mayoría durante la primera parte de su enfermedad; una instalación que incluía fotografías en gran formato y un video; y cerca de 90 piezas al óleo en las que se podía ver ya su retorno definitivo a lo figurativo.

Algo pasó en Alejandro cuando se supo vulnerable, cuando la enfermedad entró a su vida sin pedir permiso… fue su lucha contra el miedo, quizá, la que lo llevó a enfrentarse esos últimos años a una manera diferente de abordar el tiempo, el espacio, el silencio, la sencillez de las cosas más mundanas, el arte mismo. Fue justo durante esa época en la que retomó los principios básicos de dibujo aprendidos durante su juventud en el IZBA, en el IPBA y en los talleres de artes plásticas de Aguascalientes y Cuernavaca; y volvió a plasmar objetos, siluetas y personajes en sus telas.

Su manera de producir siempre fue prolífica, pero durante esos cuatro últimos años de vida se volcó apasionadamente en la creación; su gusto por la fotografía, la escultura, el video, la pintura y la poesía se acrecentaron, encontrando en el silencio y la soledad una forma de encontrarse con él mismo. Creo que en el fondo Alejandro quiso siempre ser poeta y su manera de acercarse de manera natural a la poesía era mediante el trazo de sueños, de espacios aparentemente vacíos, pero llenos de melancolía y de deseos de alargar la vida. Eso es lo que podremos ver en la exposición que se inaugurará el 12 de julio a las 19:00 Hrs. -con una permanencia hasta el 30 de septiembre- en el ex templo de San Agustín, y que da continuidad al título de aquella exposición llevada a cabo en el Museo Felguérez durante el 2004, Topografías del Silencio, con la que celebraba sus 30 años como artista plástico.

Si con sus “topografías” pretendía representar en aquel entonces los relieves del silencio, en la muestra que abrirá sus puertas el próximo jueves comprenderemos el por qué del nombre… Decía anteriormente que Alejandro amaba la poesía, recuerdo ahora haberlo escuchado leer en voz alta poemas japoneses en compañía de su hija Ximena; él decía que lo que más le gustaba de ellos era su sonido y el ritmo que se lograba con las pausas adecuadas, es decir, la melodía generada cuando con palabras bien pronunciadas se reproducían las ideas de los poetas.

Algo similar pasa con su obra, las líneas y los colores cobran vida cuando el espectador las observa, desprovisto de prejuicios y abierto al juego de seducción ante los trazos, las figuras, las diferentes texturas y contornos de sus piezas. El silencio siempre será necesario para escuchar también lo que la obra de Alejandro quiere que escuchemos, ahí la paradoja, ahí la ironía: callemos para poder ver con claridad, callemos, sólo así podremos escuchar que no estamos solos. El ritmo, los sonidos que podamos percibir dependerán de nosotros.

Que disfrute su lectura.

 

[email protected]

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70