¿En serio, López Obrador?

¿En serio, López Obrador?
César Ramos. El Libertador.

La Gualdra 345 / Especial Elecciones 2018

 

 

“¿Vas a votar por López obrador?”, me preguntaban algunos amigos y conocidos, con un gesto de sorpresa, que en algunos casos rayaba casi en el asco. “¿En serio, López Obrador? Ese señor está loco, enfermo de poder”, solían añadir. Al igual que todos aquéllos a los que nos denominan como “chairos”, siempre respondí con un rotundo “sí, como lo he hecho los dos sexenios anteriores”, ante lo cual recibí miradas de desapruebo o mofa.

Esta ocasión, considero que, tal cual lo indica el nombre de su coalición, “Juntos haremos historia”, pues no se puede evitar encontrar a más del cincuenta por ciento de la población, lo cual, además de ser una cifra irrefutable en el proceso electoral, también significa que el pueblo ha recuperado su poder, que estamos unidos pese a que nos quisieron hacer creer que no.

Me parece simbólico que más de la mitad de la población que votó este domingo apoyara al tabasqueño, pues creo que encontramos en su figura, en su forma de vestir, de hablar y de andar, alguien cercano, alguien alcanzable, y no a aquel político de apariencia impecable, que sólo se acerca a la gente durante las campañas cuidando que no se le ensucie la ropa y los zapatos. Encontramos en él a alguien que nunca renuncia a la lucha, que se perfecciona con base en los errores; un ejemplo de perseverancia.

En el proceso de los últimos doce años de la política mexicana, he aprendido a perder, a llorar, a ver la impunidad en la cara de quienes se ostentaron como representantes de la población y que, no obstante, nunca hicieron nada por ésta. Aprendí a esperar, a defender, a criticar y ahora a ganar. Porque sí, hemos ganado mucho.

Lo que sigue, como ya el propio presidente electo lo ha dicho, es la unión. No debe haber un divorcio político en el que, pareciera, se le da un cheque en blanco al mandatario. Durante este último sexenio le quitamos el poder, al menos mediático, al ejecutivo, porque nadie nos puede decir que cada tweet, cada publicación en Facebook, cada marcha a la que acudimos no sirvió de nada. Tanto sirvió que el partido que durante más de setenta años estuvo en el poder, hoy está en la debacle.

“¡Nos vamos a convertir en Venezuela!”, me dijeron muchas veces; “¡el populismo es lo peor que le pueda pasar a México!”, me aseguraron. Ante semejantes hipótesis sólo queda demostrar que el país no queda solo en manos de un hombre, sino en las de todos, y que ya ha quedado demostrado que sí podemos lograr el cambio, que el mando es nuestro. El ánimo que nos ha dejado esta elección es augurio de que lo nuevo puede ser mejor.

Les digo: sí, en serio, López Obrador.

 

*Zacatecas. Ensayista literaria.

 

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70