Ante el colapso del Neoliberalismo, Otra economía es posible: una local

Ante el colapso del Neoliberalismo, Otra economía es posible: una local

Hace unos días se anunció la posibilidad de gravar la carne de puerco que viene de EEUU, con lo cual aumentaría el precio al consumidor. Y con ello, la posibilidad de una cascada de aumentos en productos de primera necesidad, que pone a repensar todo el modelo del desarrollo nacional. La dependencia que tiene México con el vecino del norte cuestiona la política de los gobiernos neoliberales que orientaron la economía al mercado externo. La idea de que la apertura a los mercados globales iba a ser la solución del crecimiento económico propio, se ha revelado como una gigantesca falsedad. Ahora es momento de pensar en los intereses y criterios nacionales para edificar el tipo de economía que requerimos. La lección es la siguiente: energéticos y alimentos no pueden exponerse a la teoría neoliberal de la autorregulación del mercado global como pivote de crecimiento económico. Ese dogma ha llevado a los países del sur a un brutal desastre en sus economías. No más. Ocupamos des-dogmatizar nuestras economías y retomar los valores de la justicia para los nacionales y sus hermanos (como los centroamericanos).
Sin embargo, al momento de planear e implementar políticas dirigidas al mercado propio, caemos en la cuenta de que la mayor efectividad para hacerlo es realizarlo en escalas menores a las nacionales, es decir, que para diseñar e implementar políticas económicas debe hacerse desde escalas sub-nacionales: locales. Lo ‘local’ puede tener diversas traducciones, como la región, el estado, el municipio o territorios con identidades culturales (como étnicas) o naturales (como cuencas) específicas. Eso significa cambiar radicalmente las formas estandarizadas de hacer la planeación del desarrollo en este país. Eso de generar un programa nacional con idénticas reglas de operación para todo el país es una necedad. Requerimos adoptar las reglas del desarrollo económico local (en sus diversas escalas) para repensar la producción de productos agrícolas, la estrategia de industrialización, los cuidados al medio ambiente y las mediciones del desarrollo, entendido no sólo como mero crecimiento del PIB, sino de indicadores que nos hablen de la calidad de vida de los mexicanos y los zacatecanos. Lo cual implica no sólo pensar en otros modos de hacer economía (desarrollo alternativo), sino verificar el tema de las escales desde las cuales lo vamos a impulsar.
En Zacatecas, podemos crear una economía local que garantice el consumo de huevo, carne, hortalizas y cereales básicos. Y sobre esta base, la producción de manufacturas y hasta bienes de capital que sean viables y factibles elaborar acá. Se puede. Es cosa de sacudirnos esos dogmas que tanto daño nos hicieron en los últimos 30 años. La participación, organización y creatividad de los zacatecanos florecerá conformé nos veamos en la necesidad de producir lo que comemos, garantizar lo que vestimos y educarnos para adquirir y/o generar las tecnologías que la vida sana requiere. Un giro es esencial: volver a crear una economía sobre la base de la noción de ‘necesidad’ y no de ‘deseo’ en un mercado global. La coyuntura es propicia para que caminemos en ese sentido. Otra economía es posible: una local.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70