Debe México recuperar la soberanía nacional de todos los sectores económicos: Arizmendi

Debe México recuperar la soberanía nacional de todos los sectores económicos: Arizmendi
Luis Arizmendi impartió ayer la conferencia magistral “Karl Marx: Peligros de la barbarie y desafíos de la modernidad” foto: andrés sánchez

El Siglo 21, observó, vive la más grave crisis en la historia del capitalismo planetario

El país tiene tres configuraciones de la acumulación por desposesión muy agresivas

“La clave de la transición hacia un México de paz sí es el desarrollo económico nacional con una perspectiva estratégica y eso exige recuperar la soberanía nacional sobre los núcleos estratégicos de todos los sectores económicos”, entre otros y como imprescindibles, sus recursos energéticos. “Sin la renta natural es imposible el desarrollo económico estratégico de ningún país del sur. Eso es un reto de primer orden que tenemos”, dijo en entrevista, el economista Luis Arizmendi.

Hay mucho que hacer al respecto pero en primer lugar, puntualizó, modificar la distribución del porcentaje de la renta petrolera y gasera.

Al respecto, comparó el caso de Bolivia durante su “peor momento” neoliberal cuando las trasnacionales le dejaban apenas 20 por ciento de la renta gasera (correlación que Evo Morales invirtió, dijo) y observó que en México los acuerdos celebrados con los consorcios implican dejarle al país apenas 10 por ciento, “de ese tamaño es la gravedad”.

“Pero además en verdad ni eso, porque la Comision Nacional de Hidrocarburos no va a estar vigilando la explotación de petróleo en el Golfo de México”, que además acotó, se adelantó dos años para empezar este 2018 cuando se tenía planeada para 2020.

En busca de la soberanía perdida
La manera en que el país puede modificar la distribución de la renta petrolera con las trasnacionales es la investigación de cómo se hicieron las licitaciones para la explotación de los hidrocarburos.

“Hay mucha corrupción que tiene que ser investigada, el modo en que fueron licitados los bloques en el Golfo de México”. Y los resultados, añadió, “tienen que impactar a la totalidad de las licitaciones, no a unas cuantas. Y eso ya genera una primera puerta de posibilidades para abrir perspectivas al desarrollo nacional”, opinó.

Luis Arizmendi impartió ayer la conferencia magistral “Karl Marx: Peligros de la barbarie y desafíos de la modernidad”, dirigida “a dar cuenta de la vigencia” en el Siglo 21 de la racionalidad crítica que el filósofo alemán fundó, en el contexto de celebración 6 Congreso Latinoamericano de Ciencias Sociales “La obra perdurable de Marx. A 200 años de su natalicio”, que organiza la Unidad Académica de Ciencias Sociales de la UAZ.

El fantasma de Marx
recorre el mundo

El docente en la Facultad de Economía de la UNAM dijo que el debate actual ha colocado de regreso a Marx “porque no hay ninguna perspectiva como la que él creó para poder dar cuenta de las relaciones entre capitalismo y crisis”.

El Siglo 21, observó, vive la más grave crisis en la historia del capitalismo planetario, la primera propiamente mundial en términos económicos pero que apareja una crisis alimentaria global que ya ha generado 300 millones de muertos por causas asociadas a la pobreza extrema, una pérdida de vidas humanas equivalente a 600 por ciento de los decesos que dejó la Segunda Guerra Mundial.

Se añaden a esta crisis contemporánea, una crisis ambiental globalizada que generaría los efectos de una guerra atómica plantearía en caso de que se incremente la temperatura mundial en cinco o seis grados, lo que se prevé altamente posible para inicios del Siglo 22, dijo.

Al escenario convergen también las políticas bélica y nuclear más amenazantes en la historia del capitalismo.

“Todas estas dimensiones juntas: crisis financiera mundial, crisis económica planetaria, crisis alimentaria global, crisis ambiental mundializada y geopolítica bélica nuclear, constituyen la crisis más grave en la historia del capitalismo”, expuso Arizmendi.

El capitalismo “necropolítico”
mexicano y otras amenazas

Y en ese contexto mundial “México tiene una de las configuraciones más amenazantes en la historia del capitalismo, no solo latinoamericano sino mundial”, advirtió. Luego que en el país se han desarrollado “tres configuraciones de la acumulación por desposesión muy agresivas”, sostuvo.

La acumulación por desposesión del salario nacional, su subordinación global a través de la intervención a sus núcleos estratégicos, y el que denominó “capitalismo necropolítico”.

Explicó que entre 1982 y 1988 se reeditó en México una estrategia que ya se había aplicado en Argentina durante la dictadura militar, financiar “una explosiva deuda externa” mediante la expropiación del salario nacional, a eso llama acumulación por desposesión del salario.

Y entre 1988 y 2006, comentó, se creó el Tratado de Libre Comercio “como punta de lanza para la subordinación global de México”.

Así dejó de ser el país un prototipo de la soberanía nacional para constituirse en uno de la subordinación hacia Estados Unidos, “que quiere decir la subordinación de los núcleos estratégicos de todos los sectores económicos: petróleo, gas, agua, biodiversidad, alimentación, educación, banca, prácticamente todo ha estado profundamente intervenido”.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70