Las escuelas de primeras letras para niñas

Las escuelas de primeras letras para niñas

El último apartado del Reglamento de Enseñanza Mutua, también conocido como Opúsculo de Ribot por haber sido Ignacio Ribot quien lo redactó; se ocupa sobre el método o sistema escolar. En él hace alusión a los aspectos generales de las escuelas primarias para niñas de Zacatecas, llamadas en el segundo tercio del siglo 19, de primeras letras, menciona que deberían funcionar de acuerdo con el sistema de enseñanza mutua.1 En esencia, lo estipulado en el Reglamento relacionado las escuelas de niños, se podía y debería aplicar en las del género femenino, si bien habría que diferenciar algunos ramos de enseñanza debido a las peculiaridades de las mujeres. A los ramos que se enseñaban en las de niños, en las escuelas de niñas además de la gramática, escritura y lectura, aritmética y moral, se agregaban los de dibujo y costura, en la que se incluía el bordado y otras “tareas mujeriles” como acostumbraba decir a los quehaceres desempeñados por el género femenino.
Tales ramos, divididos en dos secciones, se distribuían de la siguiente manera: en la primera que comprendía hasta la clase sexta se enseñaba la lectura en sus diferentes etapas, escritura en pizarra, “dechados y costura blanca”, las memorias de aritmética y gramática, concluyendo con “pociones (sic) elementales de moral y urbanidad” contenidas en el libro 3°.
En la segunda sección, que comprendía la séptima y octava clases, se enseñaba lectura y escritura, aritmética y gramática en su fase práctica; dibujo, bordados y labores análogas y se continuaba con las nociones de moral y urbanidad. Las secciones se integraban de acuerdo con lasedades, pero también por el grado de instrucción adquirido por las niñas.
A cada sección correspondía un horario repartido entre la mañana y la tarde. Grosso modo, en las escuelas más o menos organizadas de acuerdo con el método lancasteriano o sistema de enseñanza mutua en el horario de la mañana los ramos de enseñanza y actividadesse distribuían de acuerdo con el siguiente horario de clases: las pupilas que cursaban la primera sección de lectura tomaban clases 8 a 9; continuaban de 9 a 10 con la sección correspondiente a la escritura; de 10 a 11 pasaban a las lecciones de aritmética y de 11 a 12 con las de gramática. Por su parte, las de la segunda sección, donde estaban las niñas de mayor edad y que se encontraban másavanzadas, de 8 a 9 de la mañana les eran tomadas las lecciones de lectura y ortología; de 9 a 10 escritura; de 10 a 11 lecciones de aritmética o gramática y de 11 a 12 dibujo.
Por la tarde, después de regresar de sus casas, reanudaban las actividades con la práctica de aritmética o gramática de 2 a 3; Bordados de 3 a 5. La jornada escolar cotidiana concluía con las lecciones de moral de 5 a 5 y media.
En el caso de las niñas que cursaban la segunda sección, las clases de aritmética y gramática en sus fases teórica como práctica indistintamente por la mañana o tarde, tomaban una clase u otra, según se programara. Lo que significa que el horario de estos ramos no era fijo. Para la enseñanza del dibujo y la costura, se buscaba apoyo de instructores o instructoras especiales. Para estos dos ramos propios de la enseñanza de su género se requerían útiles como lápices, además de muestras para el caso del dibujo. Para las clases de costura: almohadillas, dedales y tijeras entre otros.
El apartado del mismo Opúsculo de Ribott relacionado con las escuelas de niñas no menciona si se les aplicaban castigos a las infractoras de algunas faltas, no así los premios anuales que si los consideraba, según se lee en la siguiente cita: “Respecto a todo lo demás relativo al establecimiento, se seguirá estrictamente como se ha dicho, lo dispuesto para los establecimientos de niños, con la última y única diferencia siguiente relativo a los premios anuales”.2 Además de la entrega de las cartas de satisfacción y dinero, otros premios que al finalizar los cursos anuales se entregaban a las niñas más sobresalientes, consistían en “algunas manufacturas de lujo”,3 que, aunque propiedad del establecimiento, habían sido realizadas por ellas mismas. Productos similares a los que en la época de la escuela rural de Rafael Ramírez y el tiempo que abarcó el periodo estabilizador se conocieron como “trabajos manuales”
Cabe agregar que, a lo largo y ancho del estado de Zacatecas, en los diez partidos territoriales de su división política y los reales de minas, ciudades, pueblos, villas y haciendas repartidos en ellos fueron contadas las escuelas de primeras letras para niñas que se abrieron. El que hubiera muy pocas preceptoras y que menos de estas conocieran o enseñaran con el método mutuo, pero sobre todo debido a la escazes de recursos económicos para la fabrica material de los establecimientos y el pago de sus sueldos, fueron factores por los que la instrucción de las niñas fuera marginal y en mucho menor medida que la de los niños y jóvenes. Un alto porcentaje de las maestras o preceptoras enseñaban a sus alumnas “haciendo de tripas corazón” y las instruían en lo poco que sabían recurriendo al método que conocían, predominando el tradicional o antiguo.

Referencias de archivo.
1 AHEZ, Fondo Jefatura Política, Serie Instrucción Pública, tomado del “Reglamento de enseñanza mutua, tomado del Opúsculo con las modificaciones necesarias para que puedan seguirse en los establecimientos municipales de instrucción primaria en el estado”
2 “Reglamento del Sistema de Enseñanza Mutua …”, op. cit., f. 12.
3 Loc. Cit.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70