El futuro de la UAZ incluye “construir, promover y aprovechar liderazgos académicos colectivos” (3/4)

El futuro de la UAZ incluye “construir, promover y aprovechar liderazgos académicos colectivos”  (3/4)

En el bello libro de Antoine de Saint-Exupéry titulado “El principito”, el zorro y el principito entablan un trascendente diálogo sobre los ritos. El zorro asevera solemnemente: “Los rituales son necesarios”. El principito con el espíritu inquisidor que le caracteriza, pregunta: “¿qué es un rito? A lo que el zorro responde: Es lo que hace que un día sea distinto de los otros días; una hora de las otras horas…”
Cuánta razón le asiste al zorro. La ruta caminada por la humanidad en su conformación como sociedad nos ha enseñado que las celebraciones son necesarias. Como parte de nuestro patrimonio cultural, con el paso del tiempo se han acumulado los festejos y los rituales en su matiz de ceremonias que corresponden a momentos especiales relacionados con la existencia. El Día del Maestro se suma a este hacer memoria de quiénes somos, y así reconocernos en comunidad.
Comenté previamente en esta columna, en 2018 en que la celebración del Día del Maestro en México cumplió un siglo, la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), llevó a efecto su ceremonia para estimular a los docentes con 25 y 30 años de antigüedad, honrar a docentes fallecidos, y además, entregar el reconocimiento a la trayectoria al mérito docente a Rodolfo García Zamora. Todo ello con el fin de reafirmar los valores que, desde sus orígenes, constituyen la razón de ser de las universidades, más allá de las cambiantes condiciones sociales. Esta ceremonia, constituida ya en tradición, enorgullece a la UAZ.
En el transcurso de la ceremonia protocolaria el secretario general del SPAUAZ, Pedro Martínez Arteaga, al hacer uso de la palabra, hizo referencia a: la evolución de la autonomía universitaria; la transición del ICAZ en UAZ; los recientes movimientos del SPAUAZ en defensa de la universidad pública; y destacó la participación en ellos, de los estudiantes, razón de ser de la UAZ, porque “sin estudiantes no hay universidad”; también evocó su propia etapa de estudiante preparatoriano en la que le impartió clase Rodolfo García Zamora, maestro con cerca de 50 años de servicio docente, mente lúcida, inquieta e integradora, que con su pasión para enseñar despierta en sus estudiantes el apetito por el conocimiento y el compromiso social.
Posteriormente Rodolfo García Zamora emitió un mensaje al auditorio, en el cual, en apretada síntesis y con rigor académico, presentó una panorámica de lo que ha sido el devenir histórico de la UAZ desde 1968 hasta la actualidad. Aquí vale mencionar una frase de Xabier Gorostiaga, ex rector de la Universidad Centroamericana de Managua, 1991-1997, cuando señala: “Los nuevos desafíos de la globalización demandan, como nunca, la función crítica y, a la vez propositiva de la universidad.” Y esas dos condiciones se dieron en el discurso de García Zamora, aceitando con ello la buena comunicación entre universitarios y de la universidad con la sociedad.
Tal disertación, que resultó ser una radiografía institucional, lo recomendable es que se lea completa. Las mutilaciones y simplificaciones al texto lo trivializan. Desde luego, la revisión adecuada del mencionado documento obviamente requeriría más tiempo, líneas y más reflexión.
No obstante lo anterior, aquí simplemente ponemos de relieve algunos puntos. García Zamora, convencido de que la universidad pública puede ser un elemento de mejora social, hace un señalamiento de la problemática universitaria en el contexto actual partiendo del acontecer en 1968, año de la nominación como UAZ, y a nivel mundial, la juventud se movilizó para mejorar al mundo, porque no le gustaba lo que ocurría y se convirtió en protagonista de la historia.
Las movilizaciones juveniles no lograron componer el mundo, pero con ellas ganaron muchas batallas en el campo de la democracia. La herencia de 1968 es invaluable. En la UAZ fue el motor del Simposium de Reforma de 1971, y de posteriores innovaciones tendientes a lograr la excelencia académica y la equidad social. En 1977 hizo crisis la presencia de dos proyectos para la UAZ: el oficialista y el progresista. En todo ese lapso una constante en UAZ ha sido el problema de la falta de financiamiento, mismo que se ha agudizado en la actualidad. Actualmente a la juventud tampoco le favorece lo que pasa en la sociedad. El proyecto educativo nacional la tiene postergada. Así las cosas “Sigue vigente el reclamo de los universitarios.”
Pero García Zamora no se queda en la denuncia, sino que propone un plan de acción compuesto de cinco puntos. Concluye haciendo propia la frase de ReyidEbred: “La única forma en que las fuerzas progresistas puedan coexistir y avanzar es su unidad en la diversidad.”Pongo a disposición de los lectores el documento completo que es ya parte de la memoria histórica universitaria y zacatecana.
Asumamos con orgullo estas décadas de historia porque el saber acumulado prestigia a la UAZ como institución formadora de personas que poseen el potencial para el fortalecimiento de la sociedad, contribuyendo a la solución de problemas comunitarios. Vale la pena aceptar los desafíos propuestos.
Así se observa el mundo desde El Mirador de Heródoto.

*Cronista de la UAZ
[email protected]
cró[email protected]

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70