Día del Estudiante

Día del Estudiante

El miércoles de la semana que concluye se festejó el Día del Estudiante. Es una fecha que tuvo un origen trágico. Veamos: bajo el gobierno de Porfirio Díaz, el 22 de septiembre de 1910 se inauguró la UNAM, lo que antes fue la Real y Pontificia Universidad de México, cumpliendo un mandato del mismo año, el cual formalizaba la Ley Constitutiva presentada por Justo Sierra.
Hasta 1929 dicha Ley, señalaba al Ministro de Instrucción Pública como jefe de la Universidad y el rector, era nombrado por el Presidente de laitu. Ese año alumnos de la Facultad de Derecho, organizaron un movimiento estudiantil que buscaba la autonomía universitaria. El 5 de mayo llamaron a huelga y colocaron la bandera rojinegra en la puerta de su escuela, sin embargo dos días después, por órdenes del Presidente Emilio Portes Gil el rector la clausuró. Pero luego el 9 de mayo, la huelga fue declarada oficialmente.
Varios días después de negociaciones inútiles, el movimiento universitario derivó en violentos enfrentamientos entre estudiantes y fuerzas del orden público. Los estudiantes
Iban armados con garrotes, y se enfrentaron a la policía cerca del Edificio de San Ildefonso, y cuando trató de dispersarlos con potentes chorros de agua y en las calles, se enfrentaban a bomberos y policías, quienes a fuerza de hachazos buscaban derribar las puertas de las instituciones donde se habían refugiado los estudiantes.El enfrentamiento terminó cuando el Jefe del Departamento del Distrito Federal, ordenó la retirada de policías y bomberos. La represión del 23 de mayo hizo que muchas otras facultades y la opinión pública apoyaran el movimiento estudiantil. Seis días después, el Presidente Emilio Portes Gil concedió oficialmente la autonomía de la máxima casa de estudios.
Actualmente México tiene una gran población estudiantil. Son considerados estudiantes los hombres y mujeres que realizan actividades en el cultivo del conocimiento, aprendizaje y práctica sea en espacios científicos o artísticos. Ellos fueron los que lucharon en favor de la libertad de cátedra y para demandar autonomía. La celebración de este día, debe ser espacio para entender la diversidad de personas que se encuentran inmersas en los cambios de la actualidad. Ahora ya no buscan autonomía,muchas libertades están garantizadas. Hoy las luchas son porque las instituciones les conozcan y les abran espacios para escucharles, para saber qué piensan. La Universidad Metropolitana se pregunta: ¿Quiénes son nuestros estudiantes? Hoy es menester saber cuáles son sus características, actitudes, motivaciones, expectativas y problemáticas, para poder con ello contribuir a su formación integral, para tratar de fomentarles aquellas capacidades que se desarrollan más en esta etapa de la vida, el pensamiento abstracto, la aptitud creadora o el espíritu científico y crítico.
Los estudiantes son parte sustantiva en la vida universitaria, y es menester inculcarles en su aporte diario a la experiencia educativa en un contexto social y político, en que los valores son poco claros, donde las culturas están cambiando, los medios de comunicación alteran sus resoluciones y cuando las estructuras familiares se han modificado sustancialmente y son estas circunstancias las que afectan la transición del adolescentes a la edad adulta. Los estudiantes no son materia prima, son el sentido de las instituciones, son la fuente de conocimiento, escucharles y entender sus luchas y demandas diarias, fortalecen el futuro de las instituciones educativas y de México. Son capital humano que soporta el mayor potencial de conocimiento de los pueblos, de las democracias y de los sistemas sociales que los agrupan.
El 23 de mayo de 1929 los estudiantes lucharon por lograr la autonomía universitaria, esto es la independencia política y administrativa de una universidad pública respecto de factores externos. El principio de autonomía sostiene que la universidad debe ser autónoma y autogobernada y que debe elegir sus propias autoridades y programas de estudios.
Así entendida, la autonomía está fundada en la necesidad de evitar que los vaivenes del poder político, se traduzcan en cambios arbitrarios de la vida y las autoridades universitarias. La autonomía es un antiguo principio de organización de las más antiguas universidades europeas.
Con autonomía, los diferentes colectivos universitarios: profesores, alumnos y personal no docente, se controlan de manera directa mediante elecciones internas para elegir a los diferentes órganos de gobierno.
De este modo, la autonomía universitaria pretende preservar a la universidad de las luchas partidistas del poder político. Sin embargo las autoridades académicas y los miembros de los órganos de gobierno, pueden llegar a defender los intereses de sus colectivos (llámense profesores, alumnos o trabajadores no docentes), de la propia institución o de la sociedad.
Después de los eventos del 23 de mayo de 1929, los alumnos de la Facultad de Derecho agredidos, exigieron que la Plaza de Santo Domingo en la Ciudad de México, fuera llamada Plaza 23 de Mayo o Plaza del Estudiante.
Esa fecha, es un recordatorio en pro de una educación más abierta y participativa, aunque claro, los que la celebran desconocen su origen y es tomada como un pretexto para ausentarse de las labores académicas.
Posteriormente, muchas universidades públicas de las entidades, también lograron su autonomía. La UAZ, en el año de 1968. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70