Las + Recientes

“Si no fuera por las becas de la UAZ no habría podido estar en la escuela”

“Si no fuera por las becas de la UAZ no habría podido estar en la escuela”
Santiago Ramos Torres, estudiante de décimo semestre en la licenciatura de Economía FOTO: LA JORNADA ZACATECAS

■ Otros estudiantes no cuentan con el apoyo; se debe a la desinformación: Santiago Ramos

■ Invita a sus pares a que “le echen ganas” por su condición de estudiantes foráneos

“Prácticamente si no fuera por las becas que ofrece la UAZ, de hospedaje y alimentación, no habría podido estar aquí en la universidad”, ofrece su testimonio Santiago Ramos Torres, estudiante de décimo semestre en la licenciatura de Economía, quien está por egresar en breve.
Ramos Torres ha ido y vuelto cada fin de semana desde que inició sus estudios superiores en la UAZ, desde su lugar de origen, la comunidad Tahona del municipio General Pánfilo Natera, a la capital del estado.
“Los primeros años vivía con 200 pesos, pero luego la inflación creció bastante en los últimos años y ahorita para ajustar necesito 500 pesos –semanales”.
¿Cómo los distribuye entre sus gastos? Dice que 200 pesos los ocupa en gasolina para su motocicleta y le restan 300 que destina a fotocopias, productos de aseo personal, y pagos para diversión, esta frase la remata con un “se ajusta muy a gusto” y una carcajada que se oye franca.
Pero su experiencia dista de la de otros estudiantes que no cuentan con el respaldo de ser becarios de la UAZ para su hospedaje y alimentos, también acota.

“Es distinto el caso de algunos compañeros que pagan renta y compran comida diario. Entonces con lo que traen no completan y necesitan trabajar y a veces andan batallando mucho porque ni para el camión –tienen-. Entonces sí es más difícil”.
Esta situación se debe “más que nada a la desinformación”, opina. Dice que él tenía una amiga que ya estudiaba en la capital del estado y lo instaba a hacerlo también replicándole a sus consideraciones de que no podía hacerlo por falta de recursos, con la información de que existían becas, pero además, le dijo dónde conseguirlas.
“Eso fue lo que me ayudó, que ella tenía la información y me la proporcionó. Hay personas que no tienen acceso a esa información”.
El estudiante dice que muchos de sus pares llegan a la capital del estado y se dan cuenta de la existencia de este tipo de servicios estudiantiles ya cuando están por egresar de la universidad o “a veces ni siquiera cuenta se dieron, y durante toda su carrera estuvieron batallando, estuvieron sufriendo bastante”.
A esa afirmación que ya implicaría que hay una deficiencia en la socialización de esta información al interior de la comunidad universitaria, se agrega otra consideración, ¿qué tanto depende el bienestar o el mejor estar de un estudiante de un hecho fortuito como conocer a alguien que la tenga y la proporcione, pero también de la capacidad para dar esta cobertura por parte de la Universidad Autónoma de Zacatecas, para estudiantes foráneos en la situación de Santiago Ramos Torres?
Responde que la cobertura refiere aproximadamente al 25 por ciento de los 40 mil estudiantes que actualmente conforman comunidad estudiantil de la UAZ.
Santiago Ramos Torres desde los cinco o seis años, según su testimonio, ha ayudado en las labores del campo a su padre que es agricultor en Tahona, General Pánfilo Natera, y todavía lo hace en periodos vacacionales.
Cursó la preparatoria en la cabecera municipal de aquella demarcación y para hacerlo pedía “ride” en la carretera diario, de ida y vuelta, a fin de recorrer los 16 kilómetros que separan a ambas localidades, pero su experiencia también sabe que a pie este tránsito implica una hora de camino.
En este momento su padre, un pequeño propietario que siembra frijol, maíz y ocasionalmente chile, y su madre, quien se dedica al hogar, batallan para sostener los estudios de sus tres hijos, dos de ellos matriculados en estudios superiores de la Universidad Autónoma de Zacatecas.
El propio Santiago y su hermana menor, también becaria de alimentos y hospedaje de la Máxima Casa de Estudios en el estado. Hay también un joven que ya tiene la oportunidad de estudiar la preparatoria en su lugar de origen.
“Sí está muy complicado porque prácticamente llegamos nosotros el viernes, y el domingo nos regresamos. Entonces durante toda la semana están preocupados buscando de dónde van a sacar el dinero para darlos para la semana. Entonces sí está muy complicado para ellos”.
El mensaje que quiso ofrecer Santiago a sus pares, fue hacerles una invitación a que “le echen ganas” por su condición de estudiantes foráneos. Dijo que ha atestiguado que a veces por no hacer un trámite o conseguir algún documento se quedan sin estudiar. Los instó entonces a “no esperar a que nos lleguen las cosas, investigar, buscar la información sobre las becas, sobre los apoyos y los requisitos -para conseguirlas”.
Reiteró su invitación a que los estudiantes sean más proactivos, “se muevan y busquen la manera de facilitarse las cosas y facilitárselas a sus padres”.
Estudiar Economía, dice Santiago, ha sido la mejor decisión de su vida. Poco antes de inscribirse en la licenciatura en Psicología alguien le dijo que si se matriculaba en la Unidad Académica de Economía podría al egresar, ocuparse en una empresa, generar la propia, dar clases o dedicarse a la política.
Todas estas son actividades que él les gustaría ejercer. En este momento es integrante de Fuerza Universitaria Autónoma, una organización estudiantil que dijo, no está controlada o dirigida por ningún profesor, y que tiene el objetivo de buscar mejores condiciones para los estudiantes, “tratamos de ayudar a todos en lo que nosotros podemos”.
Ayer se celebró en México el Día del Estudiante. El origen de esta conmemoración refiere la lucha por la autonomía universitaria en la Máxima Casa de Estudios del país (UNAM) en el año de 1929 e implicó para los jóvenes que buscaban este cometido su enfrentamiento violento con las autoridades de la época.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70