Zacatecas se desangra, el gobierno puede actuar y no lo hace

Zacatecas se desangra, el gobierno puede actuar y no lo hace

245 muertos en lo que va del año. El ritmo del año pasado es casi idéntico: 244 al 14 de mayo del año pasado. El 2017 fue el año más violento: rebasó las escalofriantes cifras del temible 2011. ¿Cómo es posible que los jóvenes vean caer a los chicos anteriores a ellos y aun así se enrolen en las filas del crimen? No deja de haber jóvenes al sacrificio de Moloch. La bestia pide sangre. ¿Y el gobierno qué hace? Ya vamos a la mitad del quinquenio y no cambia nada. Todo sigue igual.
Zacatecas está dentro de la zona de influencia de un grupo delincuencial que tiene un corredor de Tamaulipas a Guerrero, y usan los puertos de Michoacán (Lázaro Cárdenas) para exportar sus mercancías ilegales. Crearon un modelo delincuencial que consiste en el llamado “crimen de segundo piso”, el cual consiste en controlar a todos los grupos que se dedican al robo, secuestro, extorsión o cobro de piso, como un titiritero los controla a todos, les cobra impuesto y les da protección. La protección consiste en controlar a su vez a los gobiernos locales (municipios), infiltrar las policías estatales y dominar los territorios. Esto es, no es el narco tradicional que se preocupaba por tener libertad de acción en el tráfico de las sustancias, y a partir de eso, pactaban con las autoridades. Sino que expolian directamente a la población de todos los niveles socioeconómicos. El daño de este modelo delincuencial es enorme: desgarra el tejido social, incendia de miedo y hace a todos los grupos sociales vulnerables de ensanchar la estadística de víctimas. Una característica es que captura a la juventud a través de los jóvenes lumpen que son parte del ejército delincuencial de reserva, y a los otros jóvenes los incita al consumo de la droga.
Como este modelo tiene como base el control territorial y la captura de los jóvenes, se debe atacar atendiendo su lógica de reproducción: recuperando los territorios y evitando que los jóvenes se incorporen a sus filas. Por ello, los universitarios le propusieron al gobernador Tello una estrategia llamada Brigadas de Activación Social (BAS), y aceptó. Eso dio esperanza de que tenía interés en atender el problema. Sin embargo, ya va medio año, los universitarios están listos para empezar el trabajo de campo y el gobierno todo lo enmaraña en vericuetos burocráticos y no inicia el proceso. No tiene prisa. Zacatecas se incendia y la burocracia congela documentos en trámites inútiles. Pensábamos que al gobernador Tello le urgía arrancar estrategias efectivas. La estrategia militar puede hacer poco ante un modelo de segundo piso: pueden gastar mucho dinero y no cambiará nada. Lo que percibe la ciudadanía es que el gobierno está volcado en la operación electoral y congeló su acción directiva. Zacatecas se desangra mientras su burocracia respira inutilidad y busca votos oficiales. YA EXISTE UNA PROPUESTA para atender ese modelo delincuencial sin la lógica del enfrentamiento que resuelve los factores que lo provocan, pero el gobierno no lo opera. ¿Cómo se llama un gobierno que tiene la receta para el mal, cuenta con los recursos para eso, los medios de implementación, y no lo hace? ¿Cómo se llama a esa inacción, a esa omisión? Zacatecas en llamas y el gobierno actúa como burocracia estéril.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ