Día del Niño

Día del Niño
Foto de Federico Martínez. Hermanos. Día del Niño.

Editorial Gualdreño 336

 

Hoy se celebra el Día del Niño en México, a diferencia de otros países en los que se celebra hasta el 20 de noviembre. En nuestro país se celebra este día por disposición del ex presidente Álvaro Obregón desde 1924; la ONU aprobaría en 1959 la Declaración de los Derechos del Niño y la Convención sobre los Derechos del Niño hasta 30 años después.[1]

El Consejo Nacional de Población muestra en su página cifras muy interesantes con respecto a este sector de la población, alrededor de “27.6% son niñas y niños  de 0 a 14 años de edad, es decir, 33 millones 446 mil 694 personas”, y como hoy se celebra su día seguramente usted escuchará en los discursos oficiales que urge poner más atención a este grupo específico de la población porque los niños “son nuestro futuro”; ayer empezaron las campañas para elegir a nuestros representantes, así que casi es seguro también que los candidatos les regalarán balones en las colonias y les llevarán algún payasito “para que los entretenga” mientras ellos se toman la foto, sonrientes, a fin de mostrar un rostro solidario y comprometido, pero sobre todo “preocupado” por la niñez zacatecana. Luego, el Día del Niño terminará y otra vez pasarán al olvido los menores de edad, que como no tienen todavía credencial de elector y no pueden votar, no serán tan “importantes” para quienes desean, a costa de lo que sea, tener un puesto de elección popular.

Dejemos eso a la conciencia de los candidatos y de los políticos; por lo pronto, van unos datos que tal vez nos ayuden a dimensionar el hecho de que los niños mexicanos en este momento requieren más atención que nunca: en México, de acuerdo a la investigación realizada por Elena Azaola, “cada año son privados de su libertad en promedio 4,500 adolescentes acusados de haber cometido delitos considerados graves por la ley”,[2] la autora dice también que hace apenas 4 años “hubo un total de 16,885 adolescentes en todo el país que fueron objeto de diversas medidas por haber cometido infracciones a las leyes penales”.[3] Sean delitos graves o no, se trata de infracciones a la ley cometidas por menores de 18 años; las causas son muchas y de orígenes diversos, pero lo cierto es que los altos índices de desigualdad son determinantes para que muchos de ellos empiecen a trabajar desde muy chicos, abandonen finalmente sus estudios y para que terminen delinquiendo: la idea del dinero fácil tiende a ser mucho más atractiva para muchos de ellos cuando la de tener un trabajo honrado y bien remunerado se vuelve casi un imposible.

En dos ocasiones anteriores le he hablado de un niño a quien conocí hace años en el centro; me refiero a aquél que vendía artesanías en las calles de nuestra ciudad y que me contaba con mucho orgullo que la fiesta de su comunidad era hermosa, decía sentirse muy orgulloso de su origen indígena y de sus tradiciones. Años después lo encontré en otras circunstancias, decía que había abandonado la escuela y que ahora trabajaba “en otras cosas”. Hace mucho que no lo veo. A veces quiero imaginar que se regresó a su comunidad, que trabaja en su rancho, que volvió a usar su vestimenta tradicional y que ha aprendido a tocar un instrumento musical para tocarlo en sus celebraciones, que vive feliz en el campo. Quiero pensar que por las tardes se dedica a platicar con su abuelo -a quien me decía que admiraba tanto- y que volvió a ser el niño de sonrisa amplia y ojos limpios a quien conocí; y digo niño porque ahora debe tener cuando mucho unos 14 años. Quiero imaginar que se cansó de vivir aquí y por eso no lo he visto; a quien veo de vez en cuando es a su madre, su mirada es cada vez más melancólica, más dura, por eso no me atrevo a preguntarle por él. A quien sí quiero preguntarle es a los candidatos: ¿qué harán por ellos? ¿Cómo promoverán que sus derechos sean respetados y garantizados?

 

 

[email protected]

 

 

 

[1] Consejo Nacional de Población. http://www.conapo.gob.mx/es/CONAPO/30_de_abril_2015_Dia_del_Nino_y_de_la_Nina

[2] Azaola, Elena, Diagnóstico de las y los adolescentes que cometen delitos graves en México, UNICEF, México, 2015, p. 9.

[3] Ibidem, p. 10.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ