Las + Recientes

Continúa el programa pedagógico

Continúa el programa pedagógico

Editorial Gualdreño 335

 

Las actividades de la XII Bienal FEMSA continúan en Zacatecas y para quienes hemos procurado asistir lo programado hasta ahora ha sido una oportunidad de acercarnos a una manera diferente de abordar las nuevas manifestaciones del arte, a través de su programa público y de su programa pedagógico.

El statement de la bienal en su página web dice que: “La XIII Bienal FEMSA, Nunca fuimos contemporáneos, propone cuestionar la temporalidad implícita en las bienales, cuya periodicidad presupone, desde sus orígenes, que tales eventos mostrarían lo más avanzado en materia artística cada dos años, como una definición de la actualidad. […] la noción de lo contemporáneo despliega, paradójicamente, la imposibilidad de una definición válida, una vez que el presente se redefine a cada instante. Esta misma imposibilidad ha servido de argumento para que las bienales se reinventen en cada edición”.[i]

En esta edición, quienes hemos participado como espectadores junto con los expositores de los programas Estudios y Ensayos, así como quienes hemos sido partícipes de las charlas con los curadores y los artistas comisionados, nos hemos planteado reiteradamente la pregunta de qué es lo que hace de algo una pieza de arte y qué podemos considerar como arte contemporáneo. De esta manera, se ha propiciado un diálogo muy interesante entre quienes exponen y quienes escuchamos. La prevalencia del pensamiento crítico ha permeado prácticamente cada una de las sesiones que se han llevado a cabo en El Santero dando como resultado el inicio de una reflexión con respecto no sólo a la temporalidad, sino a las formas y los contenidos de lo que actualmente los artistas están buscando y aportando; y digo inicio porque lo que es seguro es que las actividades de la bienal han contribuido a que los asistentes a estos eventos públicos y de acceso gratuito -sean artistas o no- se asuman como parte de un proceso de construcción del diálogo en torno al arte.

Uno de los propósitos de Nunca fuimos contemporáneos, ha sido poner en tela de juicio la función atribuída a las bienales de presentar un “diagnóstico de época” a través del arte contemporáneo; pero más allá de eso, las ideas surgidas en las sesiones programadas hasta ahora, han contribuido a sacudir los paradigmas de lo que se tenía preconcebido como arte. También es cierto que muchos de nosotros nos preguntábamos qué era lo que estaba sucediendo con estas nuevas manifestaciones artísticas pero lo dejábamos ahí, sin respuesta; me atrevo a afirmar que la tendencia, mientras observábamos, era adelantar juicios de valor o de gusto sin ir un poco más allá, sin tener la disposición de abrirnos a nuevos campos de conocimiento. Solíamos decir que el llamado “arte contemporáneo” era malo en comparación con lo que no lo era, o bien, que no nos gustaba y que prácticamente cualquier persona podría hacerlo; actualmente y en la búsqueda permanente de respuestas podemos decir que la situación es otra, muy diferente a lo que teníamos preconcebido.

Sigo insistiendo en que sería muy bueno que cada vez más personas se dieran la oportunidad de participar en los programas de la bienal. Para asistir basta con tener la disposición de escuchar y de aportar. Eso es algo que quiero destacar: en las sesiones que se han levado a cabo lo importante es que hemos aprendido a escuchar, a indagar y a no quedarnos sólo con la idea de lo que vemos de manera inmediata. Se ha ido construyendo una comunidad a partir de las actividades de la bienal y eso es una de las principales aportaciones de Nunca fuimos contemporáneos; ¿quiénes han asistido hasta ahora? Estudiantes, profesores, artistas, gestores culturales, profesionistas jubilados e incluso personas que nunca antes habían tenido relación directa con el sector artístico y cultural, pero sobre todo jóvenes, muchos jóvenes (y escucharlos siempre resulta revitalizante). Los invito a que visiten la página de la bienal,[ii] ahí encontrarán toda la información sobre lo que es Nunca fuimos contemporáneos, de dónde surgió el nombre, qué se pretende, cuáles son sus principales programas y en qué consiste cada uno de ellos, quiénes son los artistas comisionados y cuáles son las actividades que están por realizarse.

El jueves pasado, escuchamos en el programa Ensayos -en el que los artistas comisionados realizan charlas durante su residencia en El Santero para compartir los procesos e investigaciones relativos a los proyectos que van a realizar- a Antonio Bravo; y el módulo del programa pedagógico estuvo a cargo de Nicolás Pradilla y Citlali Córdova. Esta semana, tocará el turno, del 26 al 28, a Sofía Olascoaga (cocuradora de la 32a Bienal São Paulo), quien abordará “las intersecciones del arte y la educación como vías de activación de espacios para el pensamiento crítico y la acción colectiva”. Dese la oportunidad de asistir al Santero, será seguramente bienvenido.

Que disfrute su lectura.

 

[email protected]

 

 

[i] https://www.bienalfemsa.com/nunca-fuimos-contemporaneos-statement/

[ii] https://www.bienalfemsa.com

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70